De las olimpiadas y cosas peores

Cuando era niño, los eventos como las de las olimpiadas y Miss Universo eran todo un evento a celebrarse en casa de mi abuelita; una vez anunciada la fecha de un futuro espectáculo, mis tíos y mis papás se organizaban para celebrar - lo que sea -. En aquel entonces no tenía idea del orden en el cual se transmitían los eventos… para mi era simplemente esperar a que todo el mundo llegas a apoderarse de la única televisión en la casa, no importaba cuál justa deportiva fuera, mi familia gozaba de la compañía, la algarabía y la botana. Se escuchaban vitoreos apoyando a los equipos capitalistas, a los latinoamericanos, a los mexicanos…. en ese orden.

Después, Televisión Azteca tuvo la ocurrencia de llevar a sus comediantes a los Mundiales de fútbol tanto como a las olimpiadas; Televiso imitó el concepto… en justas subsecuentes ya no se veían los juegos, las familias esperaban a los actores y presentadoras de las televisoras en lugar de las competencias. En los resúmenes ocurría lo mismo, el Compayito tenía mucha mayor cobertura que los deportistas, ya no se trataba de los juegos, sino de anuncios comerciales y entretenimiento bobo.
Las olimpiadas de Río 2016 no las vi, al no ser transmitidas por televisión abierta y tener que descargar aplicaciones para seguirla me impidieron darle seguimiento. Primero porque con la calidad de la televisión actual desde hace años la he dejado de consumir. Segundo, porque únicamente instalo las aplicaciones necesarias, ni una más. El hecho de haberle negado a la TV los derechos de trasmitir los olímpicos corresponde al campo de los chismes financieros. Tampoco tengo televisión de paga, pasan los mismos programas una y otra vez, llenos de anuncios comerciales, en casa preferimos los canales de Youtube y Netflix.

La única competencia en vivo que presencié, fue una de las tantas de Phelps; mientras cenábamos en un restaurante estaba en las pantallas. Del resto me enteraba en los memes de las redes sociales…. sobre todo de la inmensa idiotez de quejarse de la apariencia física de una gimnasta. Atrás quedaron los días cuando vi los maratones completos, con acercamientos a los pies de los corredores para apreciar el enorme esfuerzo. Éstas semanas no vi ni media hora de juegos… la verdad, no los extraño.
Esperemos a ver si mejoran en Tokio 2020

Clásicos Ilustrados n° M-10 (31 de octubre de 1981) En este número: "La guerra de los mundos".

Les quiero presentar uno de los comics que marcó mi infancia "Clásicos Ilustrados" M-10 publicada por Editorial La Prensa el 31 de Octubre de 1981. En realidad se trata de la cuarta versión de esta maravillosa colección publicada varios años después de que la editorial dejara de publicar historietas en forma regular. La correspondencia la hallamos en Classics Illustrated" n° 124 publicado por Gilberton Comics (USA) en Enero de 1955.

La guerra de los mundos es una novela de ciencia ficción escrita por Herbert George Wells y publicada por primera vez en 1898, que describe una invasión marciana a la Tierra. Es la primera descripción conocida de una invasión alienígena de la Tierra, y ha tenido una indudable influencia sobre las posteriores y abundantes versiones de esta misma idea. De la novela de Wells se han hecho innumerables adaptaciones a diferentes medios: películas, programas de radio, videojuegos, cómics y series de televisión.

LA GUERRA DE LOS MUNDOS es una de las obras más relevantes de la historia de la literatura de ciencia-ficción por la influencia que tuvo en el desarrollo del género. Esta fue la primera vez que se relataba una hipotética invasión de la Tierra por seres de otro mundo, marcianos en este caso. La novela se convirtió en un referente para todos los aficionados a la ciencia-ficción, y aún hoy puede leerse con agrado, si pasamos por alto todos los descubrimientos científicos, más o menos recientes, que han acabado con el mito de la vida inteligente en el planeta rojo.

En 1938, un jovencísimo Orson Welles aterrorizó a los norteamericanos con su logradísima versión radiofónica de esta obra. Mucha gente creyó realmente que los marcianos estaban invadiendo la Tierra, y en algunas ciudades americanas se vivieron escenas de pánico e histeria. Nunca antes un programa de radio había provocado un efecto semejante, lo que venía a certificar que la novela de H. G. Wells seguía conservando toda su fuerza más de cuarenta años después de haber sido publicada.

Ahora, a más de un centenario de su publicación, la historia sigue teniendo el mismo impacto sobre el lector desprevenido cuyo interés se incrementará en la medida que avance en la lectura de tan espectacular obra maestra de la literatura fantástica.

Dado que en donde sea que suba el archivo para compartir tarde o temprano desaparecerá, he decidido que si quieres disfrutar de ésta obra, te pido dos cosas... una, que te suscribas a cualquiera de las redes de Pulso Digital... y dos... pídeme el comic ya sea por correo electrónico o por medio de mensaje directo en Twitter o Facebook.

Si tienes más joyas como esta, no dudes ni por un segundo en remitirla pues son verdaderas legiones de lectores las que seguramente esperan impacientes por conocer o recordar tales documentos.

Correo de contacto: pulsodigital@gmail.com





¿Cómo puedo reducir los puntos ciegos cuando conduzco?

La clave está en saber colocar los espejos laterales en ángulos correctos, la mayoría de los conductores pone el reflejo demasiado pegado al vehículo y sólo puede ver poco más de un metro de los lados, lo que hace factible el impacto con otros autos que intentan rebasarlo, dice Michael Flannagan, profesor del Instituto de Investigación del Transporte de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, quien estudia los sistemas de mejoras visuales de los conductores. Abre un poco los espejos laterales para tener una visión más amplia de lo que ocurre a los lados de tu auto. Verás que funciona mejor y tendrás menos sustos.

¿De verdad una botella de vino de 30 dólares sabe mejor que una de 10 o sólo es mi imaginación?

El precio no es tan importante como muchos factores (la pureza de la fruta, el añejamiento o el sabor final que deja en tu lengua). Los vinos más valiosos son aquellos cuyo sabor, después de beber un trago te dura en la boca más de un minuto. Algunos de 10 dólares pueden tener un final rudo e incluso amargo, pero con buen sabor y cuerpo, mientras los de 30 un final poco duradero.

¿Los jeans negros son tan bien vistos como los azules? ¿Cómo puedo combinarlos?

Claro, puedes usar los jeans negros de la misma forma que los azules y pueden aparentar ser menos casuales que los segundos. Combínalos de la misma forma que los tradicionales. La diferencia radica en que los azules se siguen viendo bien aun cuando son viejos y deslavados, pero los negros pierden su encanto cuando se decoloran por el sol. Si eso le pasa a tus jeans es momento que los cambies por unos nuevos si tu deseo es lucir impecable.

¿Qué le pasa a mi cuerpo cuando combino alcohol con una bebida cafeinada?

Los principiantes pronto terminarán borrachos. "Cuando a una bebida cafeinada le añades alcohol incrementas el metabolismo de tu cuerpo y la sensación de euforia aparece muy pronto', explica Anthony Vega, director médico del Centro Seafield para el Estudio del Alcohol y el Abuso de Sustancias de Westhampton Beach, en Nueva York. Al combinar el alcohol (que es un depresivo) con la cafeína (un estimulante), además le estás administrando a tu cuerpo una sustancia capaz de provocarle náuseas, palpitaciones, problemas cardiacos y en casos severos un infarto. Si bebes eso y bailas, es factible que la deshidratación llegué rápido, pues una bebida así constituye un poderoso diurético. Una bebida no te matará, pero su exceso sí puede conseguirlo.

¿El jabón líquido mata más bacterias que el de barra?

Antes de que salgas a comprar uno tienes que leer lo siguiente: el arte de eliminar bacterias a través del jabón no consiste en el producto en sí, sino en la fricción que realizas con tus manos, señala Elaine Larson, directora del Centro para la Investigación Interdisciplinaria de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos. Asegura que el propósito del jabón, tanto de barra como líquido no es matar gérmenes, sino removerlos a través de la fricción, puesto que sus componentes se centran en debilitar la resistencia bacteriana. La técnica correcta para lavar tus manos es humedecerlas y añadir jabón, hacer fricción en las palmas y la parte anterior de las manos y entre cada uno de los dedos. Luego sécalas perfectamente para evitar que queden húmedas, pues este ambiente favorece su proliferación. Larson no recomienda el empleo de jabón antibacterial en los hogares, pues su uso frecuente promueve la mutación de los gérmenes y el desarrollo de resistencia a los compuestos.