Consumación de la Independencia de México (27 de septiembre) [Lámina escolar]

Consumación de la Independencia de México (27 de septiembre) Lámina Escolar
Haz click sobre la imagen para descargarla en un tamaño mayor.

Conspiración de Monteagudo

Un grupo formado por miembros del alto clero, nobles, ricos propietarios, algunos oidores y militares, se reunían en la casa de ejercicios espirituales llamada la Profesa. En estas reuniones se distinguía el canónigo Matías Monteagudo, inquisidor que habla adquirido gran notoriedad entre el partido español, entre otras cosas, por haber contribuido a que el Santo Oficio procesara a Morelos. Las reuniones se convirtieron en una conspiración que pretendían que en la Nueva España no se jurase la Constitución y que se continuara gobernando al país con forme a las Leyes de Indias hasta que fuera restablecido el orden. Este plan fracasó, pero se ideó proclamar la independencia ofreciendo el reino a un infante español que gobernaría como soberano absoluto, anulando la Constitución.

Guerrero derrota a Iturbide en Zapotepec Iturbide pensaba derrotar a Guerreo para terminar con el movimiento insurgente; sin embargo, a pesar de la fuerza con que disponía, Iturbide fue derrotado en varias ocasiones. El 28 de diciembre de 1820 fue atacada la retaguardia de su ejército y murieron cientos de sus hombres. Otra derrota sufrieron las tropas destinadas a la persecución de Guerrero, el 2 de enero de 1821 cuando éste sorprendió a uno de los comandantes del enemigo, destrozando la compañía de granaderos del sur. Dos nuevas derrotas sufridas por los realistas en el mismo mes de enero, persuadieron a Iturbide de que la campaña contra los insurgentes seria larga y al parecer, advirtió la conveniencia de pactar con ellos para lograr la consumación de la independencia, por lo que comenzó a maquinar la forma de convencer a Vicente Guerrero.

Apodaca entrega el poder al mariscal Novella

A la declaración de Independencia mencionada en el Plan de Iguala, siguieron pronunciamientos y desacuerdos dentro del propio gobierno. El 5 de julio de 1821 se celebraba una junta de guerra con los oficiales realistas de la ciudad de México, encabezados por los oficiales de los cuerpos, de órdenes y los capitanes Buce-Llorente y Carballo, depusieron al virrey Juan Ruiz de Apodaca pues consideraban que carecía de firmeza al defender la causa española. Para sustituido nombraron mariscal de campo y director de artillería a Francisco Novella, a pesar de que hacía poco tiempo desembarcó en Veracruz el huevo virrey Juan O'Donojú. Novella gobernó en la capital del Virreinato hasta el 26 de septiembre, día en que llegó a la ciudad O'Donojú anticipándose un día a la entrada del Ejercito Trigarante.

Iturbide emperador

Se había logrado la Independencia de México y sin embargo, la gente se preguntaba, ¿Por esto murieron tantas personas que siempre pensaron en la libertad? Esto condujo a que las fuerzas antagónicas comenzaran a tener conflictos, lo que desembocó en el surgimiento de tres partidos políticos: lturbidistas, republicanos y borbonistas. Fue tanta la diferencia entre ellos, que los primeros tuvieron que recurrir al motín. El 18 de mayo de 1822, el sargento Pío marchó acompañado de soldados, al grito de "¡Viva Agustín I!", llegaron a la casa de Iturbide, quien pareció sorprenderse e inmediatamente se dirigió al Congreso con su guardia. Entraron al salón de sesiones y amenazaron con colgar a quien se les opusiera, proclamando a Iturbide como emperador. Este acto que fue totalmente ilícito, dio forma al imperio Mexicano que en aquellos tiempos abarcaba desde el río Colorado, hasta Panamá.

Vicente Guerrero y su padre

Vicente Ramón Guerrero Saldaña, nació en Tixtla (hoy ciudad Guerrero), Guerrero en agosto de 1782. Al pasar por su pueblo natal el ejército de Morelos, fue invitado por la familia Galeana a unirse al movimiento de Independencia en noviembre de 1810. Después de la muerte de Morelos, y ante las constantes victorias que Guerrero obtuvo, el virrey Juan Ruiz de Apodaca envió a Pedro Guerrero, padre de Vicente, a persuadir al caudillo para que depusiera las armas a cambio de conservar el grado de general y de una fuerte cantidad de dinero. El padre pidió a su hijo que aceptara las ofertas del virrey pero Guerrero llamó a sus soldados y les dijo: "Compañeros, este anciano respetable es mi padre, viene a ofrecerme empleos y recompensas en nombre de los españoles. Yo he respetado siempre a mi padre, pero mi patria es primero".

Entrega del mando a Agustín de Iturbide Durante su proceso militar, Agustín de Iturbide había entrado a unos ejercicios espirituales en la Profesa, lo que atrajo las simpatías del inquisidor Monteagudo y sus allegados. Para aquellos hombres de antaño, el odio que Iturbide mostró por los insurgentes y su completa adhesión a favor del partido español, lo acreditaron como lo que ellos llamaban "un hombre de orden". De esta forma, el virrey le nombró Comandante General del Sur y rumbo de Acapulco, creyendo que acabaría fácilmente con Vicente Guerrero. Para ello, lo dotaron de todas las facilidades posibles y se formó un cuerpo especial de tropas para combatir en el sur al caudillo con el objeto de pacificar el reino.

El Plan de Iguala

Considerada como una necesidad, la Independencia era asumida en el Plan de Iguala como un hecho histórico en el que debían unirse tanto españoles como americanos para lograda, pues sólo de esta forma se podría mantener la religión católica y la unión entre mexicanos y españoles. En el Plan de Iguala (proclamado el 1 de marzo de 1821) se establecía que la nación debía constituirse bajo la forma de gobierno monárquico moderado, declarándose emperador a Fernando VII para el caso de que se presentara en México a jurar el plan o en su defecto, a los infantes, sus hermanos o a otro individuo de su casa reinante que nombrase el Congreso, se declaraba que todos los habitantes de la Nueva España, sin distinción de origen, tenían opción de empleos y se prometía mantener en sus cargos a todos aquellos empleados que reconociesen y jurasen el plan.

La regencia del Imperio

Iturbide procedió a nombrar a los individuos de la Junta Provisional Gubernativa conforme al artículo seis del Plan de Iguala. La Junta nombró una regencia presidida por Agustín de Iturbide y, como miembro honorario, a Juan O'Donojú, además de otros personajes distinguidos por su riqueza o ilustración, echando por completo al olvido a los viejos insurgentes. La naturaleza de la Junta reveló el propósito de Iturbide de congregar a las clases sociales más poderosas del país en un círculo que formaría la corte del futuro monarca. Así se consumó la Independencia de México, mediante una transición de elementos contrarios que, aunque parecían bien unidos, no lo estaban realmente y más adelante aparecerían las discordias entre ambos.

Consumación de la Independencia

La tercera etapa de la Guerra de Independencia (1816-1819) se caracterizó por la derrota de la mayor parte de los jefes insurgentes: Castellanos capitula a fines de 1816; Rayón y Mier y Terán a principios de 1817. En 1818 sucumben los fuertes de los Remedios y Jaujilla. Por otra parte, el virrey Apodaca, aplica una política de indultos y consigue que muchos héroes de la resistencia acepten abandonar las armas. Otros se esconden, como Guadalupe Victoria y más de alguno, es derrotado. Para 1819 sólo quedan en pie de lucha en el sur algunos guerrilleros como Pedro Ascencio y Vicente Guerrero.

La mayoría de los criollos había aceptado la derrota cuando una nueva coyuntura los puso en el camino de la independencia. En 1820 una revolución de signo liberal obligó a Femando VII a restablecer la Constitución de Cádiz. Las Cortes, compuestas de liberales exaltados, dispusieron medidas contra los bienes y las inmunidades del clero; la noticia de esos cambios causó profunda pena entre el grupo español y la aristocracia criolla de México. El virrey Apodaca se negó a poner en vigor dicha constitución y en cambio, apoyó el Plan de la Profesa, donde se sostenía que mientras el rey estuviese oprimido por los franceses, su virrey en México debía gobernar con las Leyes de Indias y con entera independencia de España. Sin embargo, cuando el gobernador Dávila se vio obligado a proclamar el orden constitucional en Veracruz, el virrey declaró restablecida la Constitución en todo el virreinato y convocó a elecciones municipales, instauró la libertad de imprenta y desencadenó, sin quererlo, la actividad en los grupos sociales organizados. El grupo español que sostenía el plan dele Profesa trató de ponerlo en práctica y los criollos ricos, que ya hablan manifestado su interés por la independencia, vieron el momento oportuno para conseguida sin necesidad de introducir las reformas sociales por las que se había venido peleando. Ambos grupos coincidieron en que se necesitaba un jefe qué había de llevar adelante sus propósitos y para ello fue seleccionado Agustín de Iturbide.

Apoyado por el alto clero, los españoles y los criollos mineros y latifundistas, Iturbide pactó con Guerrero y lanzó el Plan de Iguala o de las Tres Garantías. Luego emprendió una doble campaña diplomática y militar que consistió en ganarse la amistad de los jefes insurgentes contra los que años antes había combatido.

Por su parte, los españoles dele capital destituyeron al virrey Apodaca, culpándolo de los triunfos de Iturbide y nombraron sucesor al mariscal Novella. A los pocos días llego de España Juan O'Donojú con el cargo de virrey, quien aceptó negociar con Iturbide y puso su firma en el Tratado de Córdoba que ratificaba en lo esencial el Plan de Iguala. El 27 de septiembre de 1821 el Ejército Trigarante, con Iturbide al frente, hizo su entrada triunfal a México y al otro día se nombró al primer gobierno independiente.

La ilustración muestra, de izquierda a derecha, los retratos de Vicente Guerrero y Agustín de Iturbide y al centro, la primera página del Acta de Independencia del Imperio Mexicano.

La consumación de la independencia produce gran entusiasmo. En todas las poblaciones se hacen desfiles con carrozas alegóricas, se construyen arcos de triunfo; hay fuegos pirotécnicos y muchas muestras de regocijo general. Los poetas componen odas, sonetos, canciones, marchas y coplas alusivos a la patria liberada. Nacen vanos periódicos, se publican folletos, se lanzan hojas volantes y se intercambian cartas que se refieren obsesivamente al hecho de la consumación de la independencia. Se habla de la riqueza y variedad económica de México, se dice que la nueva patria, "por su ubicación, riqueza y feracidad, denota haber sido creada para dar la ley al mundo todo"; se anuncia "a los pueblos que está restablecido el imperio más rico del globo.

Abrazo de Acatempan

Iturbide repitió sus ofrecimientos a Guerrero, quien por fin aceptó acudir a una entrevista con el jefe del ejército realista. La reunión se efectuó en el poblado de Acatempan, perteneciente al municipio de Teloloapan, Guerrero, el 10 de febrero de 1821. Durante esta reunión, conocida corno El Abrazo de Acatempan, los caudillos hicieron planes para llevar a cabo la consumación del movimiento de Independencia, se pusieron de acuerdo en todos los artículos del Plan de Iguala y enseguida Guerrero puso a sus soldados, unos 3 000 hombres, a disposición de Iturbide. Desde este momento, Guerrero lo reconoció como jefe del movimiento de Independencia.

Entrada del Ejército Trigarante

O'Donojú ordenó a las fuerzas realistas que evacuaran la ciudad en cuanto comenzaran a entrar las tropas trigarantes que debían sustituidas.

Amaneció por fin el día anhelado en que después de varios años de lucha, México veia consumada su Independencia. A las diez de la mañana entró, en medio del frenético entusiasmo de la población, el jefe del Ejército Trigarante, seguido de su estado mayor y de un numeroso cortejo de personas. En la esquina del convento de San Francisco, Iturbide se detuvo para que el Ayuntamiento le hiciera entrega de las llaves de la ciudad, que devolvió inmediatamente y continuó su camino hasta Palacio donde, al lado de O'Donojú, presenció el desfile del ejército. Después los discursos y las ceremonias religiosas, continuaron los festejos.

Emisarios de Iturbide

Después de que Iturbide sufrió varias derrotas resolvió buscar la colaboración de Guerrero para hacer realidad la consumación de la Independencia. Para ello, le escribió una carta en la que le proponía que se sujetara al gobierno; a cambio le ofreció dejarle el mando de sus tropas, aconsejándole esperar, pues quizá se conseguiría que un príncipe español ocupara el trono de México. Guerrero contestó esta carta, protestando que jamás aceptaría la vergüenza de tenerse por indultados y diciéndole a Iturbide que, aunque había sido uno de los mayores enemigos de la revolución, la patria esperaba de él su salvación, en cuyo caso le ofrecía ponerse a sus órdenes.

Dos nuevas derrotas sufridas por los realistas, hicieron que Iturbide se diera cuenta de que la campaña sería larga y dolorosa y que en lugar de luchar, lo mejor sería pactar con ellos.

O'Donojú firma el Tratado de Córdoba Concluido el Tratado de Córdoba, se envió copia a Novella, quien citó a una junta el 30 de agosto, a la que concurrieron los personajes más importantes de la ciudad de México, pero todo fue desorden y confusión y no se llegó a ningún acuerdo. Después de dicha junta, Novella contestó que O'Donojú debía presentarse en la capital para reconocer sus despachos y asegurarse de que el Tratado se confirmara sin violencia. Estas pretensiones, hicieron que O'Donojú, irritado, le contestara que era un intruso y que si no prestaba obediencia, le sujetaría a un proceso por el motín en que había sido depuesto Apodaca. Por fin, el 13 de septiembre se reunieron Iturbide, O'Donojú y Novella, y tres días después, se publicaron los Tratados de Córdoba y con ello se terminó la revolución de independencia.

El valor del acceso

  • El acceso a las personas
  • El acceso al capital
  • Acceso a la tecnología
  • El acceso a la infraestructura
  • El acceso a los porteros
  • El acceso a la confianza (y al beneficio de la duda)
  • El acceso a la civilización
  • Acceso a la energía
  • Acceso a la información
  • El acceso a un mundo natural limpio
  • Acceso a la responsabilidad
  • El acceso a la libertad
Algunos provienen de los mercados libres, algunos vienen de la infraestructura social, algunos de la tecnología. Tan fácil de subestimar, hasta que no se tienen. Creo que no debemos darlos por hecho.

Haz de Pulso Digital tu página de Inicio

Algunas personas me han escrito desde hace un tiempo para preguntarme cómo hacer de Pulso Digital su página de inicio.

La verdad es que se trata de algo bastante simple. Son 4 métodos ligeramente diferentes dependiendo del navegador que usen, y como son 4 los líderes en el mercado de los navegadores: Chrome, Internet Explorer, Firefox y Safari, explicaré el procedimiento solo en estos.

Uno por uno:

Google Chrome:

En Google Chrome hay que abrir el menú de personalización (que tiene forma de llave) y se abre un cuadro de diálogo donde, en la pestaña “Basics” viene la sección “Home page” y donde dice “Open this page” (la casilla debe estar marcada) hay que poner “http://www.pulsodigital.net” (sin comillas).

Internet Explorer:

En Internet Explorer hay que ir al menú de “Herramientas” (con forma de engrane) y abrir la pestaña General donde en la casilla de Página principal habrá que poner “http://www.pulsodigital.net” (sin comillas), luego hacer click en Aplicar y luego en Aceptar.

Firefox:

En Firefox hay que abrir el menú de Herramientas y luego el de Opciones. En la sección de “General” debe escribirse en el cuadro de Página de Inicio: “http://www.pulsodigital.net” (sin comillas)

Safari

En Safari hay que abrir el Menú de Ajustes (que tiene forma de engrane) y en la parte de “General” hay que hallar la zona que dice “Página de inicio”. Como en el caso anterior, hay que poner “http://www.pulsodigital.net” (sin comillas).

Como puede verse, los métodos son casi idénticos, con algunas variaciones menores, pero de esta manera, cada vez que inicien una sesión nueva en su navegador, aterrizarán directamente en http://www.pulsodigital.net.