lunes, 31 de marzo de 2008

Drácula no era conde

El novelista irlandés Bram Stoker se inspiró para crear su célebre vampiro humano en un personaje sanguinario que vivió en Transilvania a mediados del siglo XV. Se llamaba Vlad Tepes y era el señor de uno de los tantos principados moldavos de esa época.

Drácula es un sobrenombre que comparte con su padre, también cruel en extremo. Hay quienes dicen que dicho sobrenombre proviene del rumano dracul y que significa "diablo". Lo cierto es que en 1456, el voivoda, es decir, el príncipe (no conde) Drácula empaló a seiscientos sajones. Con esta masacre comenzó su fama tenebrosa, que luego se incrementaría a medida que su lucha permanente contra los turcos se hizo más sanguinaria.

Al príncipe Drácula le gustaba hacer gala de una minuciosidad no por extravagante menos perversa. Uno de sus historiadores relata que, en 1472 le mandó una carta a su soberano, el rey de Hungría, en la cual le anunciaba que procedía a enviarle por vía separada (no se sabe con qué fin) veintitrés mil ochocientos nueve... ¡trozos! de prisioneros turcos muertos por él mediante la técnica del empalamiento. Esta despiadada forma de ejecución consistía en hacer sentar a los prisioneros en un palo aguzado, de modo tal que desgarrara sus entrañas.

En 1476. Vlad fue muerto. Su cabeza, ensartada en una pica, fue llevada a Constantinopla, donde permaneció un año "en exhibición". Nunca nadie sugirió que fuese un vampiro.
En 1730, según afirma G. Klaniczay en un estudio de 1987, se registró en Transilvania una "gran epidemia de vampiros". La escritora Emily Gerard (la cual es citada por el periodista Rolando Riviére, de quien tomamos parte de esta historia) dice en un libro de viajes editado en 1888: "Los campesinos rumanos creen en la existencia del nosferatu, una suerte de diabólico vampiro.

Cada persona que es atacada por un nosferatu se convierte a su vez en un vampiro hasta que se le clava una estaca en el corazón." Estas son las historias que recogió Stoker en el Museo Británico. También el castillo del personaje de Stoker se parece al de Vlad Tepes. Construido en lo alto de una montaña, su irregular arquitectura impide describirlo ordenadamente.

Algunas habitaciones fueron abiertas en la piedra viva. Hay escaleras de caracol que no llevan a ningún lado. Allí vivió, entre sombras, el sanguinario príncipe y ahí también hizo vivir Bram Stoker a su siniestro conde, que rejuvenecía cada vez que bebía la sangre de sus víctimas.

El cuidado de los frenos

Más que recurrir a nuestros frenos sólo en situaciones de cuidado o de peligro, también hay que hablar sobre los cuidados que debemos tener con ellos, ya que son uno de los recursos que nos permiten impedir una colisión.

La mayoría de los automóviles modernos cuentan con sistema de frenos de disco en las ruedas delanteras, ya que son éstas en las que recae el mayor esfuerzo de frenado. Durante la desaceleración se transfiere peso al eje delantero, por lo que tienden a desgastarse con mayor rapidez que los frenos traseros, que pueden ser de tambor o de disco, dependiendo del automóvil que se trate.

Si contamos con un sistema de frenado con antibloqueo (ABS), es importante saber que éste no se activa si el pedal del freno no se aplica a fondo, por lo que en una frenada de emergencia o de pánico lo mejor es no tratar de modular el pedal, sino literalmente "pararnos" sobre el mismo.
En una ocasión mi padre me prestó su auto, el cual cuenta con este sistema (ABS); me dio un gran susto cuando un taxi frenó repentinamente frente a mí y al presionar el pedal del freno el auto seguía su marcha, tuve que pisar a fondo para que se detuviera y de todos modos le di alcance a su defensa, no paso a mayores.

En carretera, al descender por pendientes pronunciadas, generalmente es mejor frenar con motor realizando cambios descendentes de la caja de velocidades de manera que el motor aporte un poco de resistencia para liberar el exceso de trabajo a los frenos, ya que si los sobrecalentamos perderán eficiencia y nuestras distancias de frenado serán más largas, reduciendo nuestra seguridad al conducir.

No menos importante es recordar que es normal que los frenos en un vehículo con transmisión automática tiendan a durar un poco menos que en uno con transmisión manual, ya que en el primero siempre hay una ligera tendencia a moverse hacia el frente, misma que hay que retener con los frenos, por lo que se utilizan con mayor frecuencia y presión.

De dónde proviene la frase "poner en la picota"

La usamos habitualmente cuando decimos que a alguien se lo ha expuesto públicamente al juicio de los demás. En realidad su origen es casi el mismo aunque con un pequeño detalle diferenciador que debe haber importado mucho a sus protagonistas. La picota era una columna de piedra de la altura de una persona en la cual, por siglos, los antiguos europeos colocaban las cabezas de los reos ajusticiados por algún delito grave. Se los mostraba públicamente, sí, pero no para que los juzguen -era un poquitín tarde ya- sino para asustar a los que estuvieran a punto de delinquir.

domingo, 30 de marzo de 2008

¿Por qué el tango se llama así y cuál es su origen?

En el año 1802 ya había en el Río de la Plata unos lugares llamados "Casa y sitio del tango", las autoridades de la época -el Cabildo- los llamaban indistintamente "tangos" o "tambos" debido a que uno de los más famosos había sido en su origen el ámbito donde se ordeñaba las vacas.
De allí la deformación posterior de la palabra. A los "tangos" acudían con exclusividad los negros a bailar sus candombes y danzas similares, pero ninguna de ellas se parecía en lo más mínimo a lo que luego fue la música popular de Buenos Aires.

De allí que no fue este el origen de la palabra tal como hoy la conocemos. Fue, tan solo, una coincidencia. Recién por el 1880 aparece el tango como tal. Nace de la música cubana, de ciertas polkas y del tanguillo español que sí le da su nombre.

Confundida al principio con la antigua danza de los negros y bailada en sus orígenes reales por gente de corte muy popular, se la desprecia. Hasta que ya avanzado el siglo XX se suman, como transgresores, los más rebeldes de las clases altas. Luego, de allí al mundo.

viernes, 28 de marzo de 2008

¿Cómo hacer una buena fogata?

Si cuentas con el espíritu aventurero y aprovechas los días de descanso para pasear y acampar con tu familia o amigos, tal vez tengas que hacer una fogata en el campamento. Para la misma debes elegir un buen lugar para hacerla, lejos de raíces de árboles o de ramas colgantes. Necesitas tener libre un espacio de al menos 3 metros de diámetro, barre los residuos vegetales y las hojas secas, hasta dejar al descubierto la tierra. 

Coloca algunas piedras alrededor del espacio en dónde estará la fogata; pero cuida que estas piedras no sean recién sacadas del río, ya que pueden romperse violentamente al contacto con el fuego, ya que seguramente estarán frías y contendrán algo de agua. Las piedras son protegerla del viento y evitar que se disperse. 

Usa leña de árboles caídos o ramas muertas, estas las puedes cortar con alguna hacha que tienes que recordar llevar. No derribes árboles vivos o de los que pierden el follaje en algunas épocas del año. La leña verde no arde bien y provoca que se genere mucho humo. Una de las fogatas más fáciles de hacer es la que tiene forma de pirámide, además, distribuye mejor el calor, empieza a arder despacio, dura mucho y no produce chipas. Comienza a hacerla juntando yesca: ramitas secas, piñas, cortezas tiradas. También puedes usar papel periódico hecho bolitas, pero que no esté apretado. 

Si tienes programado este viaje, recuerda dejar secar el periódico al sol algunos días antes. Ahora haz un montoncito de yesca y colócale los leños paralelos, uno a cada lado. Sobre los extremos de estos coloca otros dos atravesados, de forma que sus puntas formen un cuadro en el piso. Sigue haciendo esto con otros leños hasta que te quede la pirámide compuesta por varias capas. 

Cuando casi se hayan juntados los leños de una capa, forma la siguiente con mas de dos de ellos, y luego corona la primera pirámide con un par de leños juntos. Finalmente, enciende la yesca del fondo. No olvides los fósforos en casa y recuerda llevarlos en una bolsa de plástico.

jueves, 27 de marzo de 2008

Salud y estética masculina

A continuación encontraras algunos consejos de salud; practícalos y olvídate del asunto. Tu pareja te lo agradecerá, pues los hombres somos muy afectos a ser descuidados en algunas ocasiones, y la mujer percibe esas actitudes como nocivas. Entonces, la responsabilidad en este asunto es solamente tuya; tu sabrás si las tomas en cuenta.

CABELLO.

Si tienes el cabello seco y maltratado, aplícate aguacate licuado con un poco de aceite de almendras dulces o yema de huevo con miel de abejas o mayonesa (¡JA!, aunque es cierto no tienes que hacerlo, en vez de ello, lee con calma los diferentes tratamientos para el cabello que hay en el súper mercado. No te recomiendo los que están en los pasillos para damas, ya que el tratamiento del cuero cabelludo es muy diferente). Pero si, por el contrario, tu cabello es grano, lávate diario con un champú al cual le mezcles un gel natural de sábila.

PAPADA.

Se pone en evidencia que tienes sobrepeso, y da un aspecto de labio de orangután, ese pliegue que se forma entre la barbilla y la grasa acumulada; si te sucede esto, ponte a dieta y haz ejercicio, no hay mejor solución. Ahora que para reafirmarla, date un masaje de la barbilla a las clavículas todos los días.

CARA.

Si tienes granos, piel grasa, espinillas o acné, puedes aplicarte una mascarilla, casi cualquiera sirve para limpiar la piel. Lávate siete veces al día dejando que se seque al aire libre la piel de tu cara. Pero si está reseca, ponte miel de abeja, que humecta y da elasticidad a la piel. Si tienes tics nerviosos, auto masajéate los músculos del rostro respirando profundamente; asegúrate de tomar 200 miligramos de zinc al día junto con 300 miligramos de selenio, y adiós problema.

OREJAS.

Limpia la cerilla con el dorso del corta uñas o con un hisopo. Las orejas sucias es un detalle que termina por matar las pasiones para siempre.

NARIZ.

Corta los vellos que sobresalen de los orificios nasales. ¡A las mujeres les parece asqueroso! Si en la piel de la nariz tienes granos, espinillas o simplemente grasa, hazte limpieza de extracción. Por otro lado,si padeces de congestión nasal constante, practica la "ducha nasal", que consiste en hacer pasar té colado de manzanilla dejando que resbale hasta la garganta y posteriormente escupir. Este remedio humedece y drena el contenido de tus cornetes.

MANOS.

Date auto masaje relajante en cualquier lugar del cuerpo. Si tienes algún tic o movimiento incontrolable en las manos, tienes inseguridad y falta de autocontrol, date a la tarea decrecer en fuerza interior y exterior. Por supuesto que este remedio sirve para que dejes de comerte las uñas, que —hablando de esta parte de tus manos— deben estar limpias; usa un cepillo especial y al bañarte hazles el favor tanto a las de las manos como a las de los pies.
Por otro lado, si tienes ese desagradable síndrome de las manos sudorosas, la solución consiste en frotar tus manos mojadas en piedra de alumbre y dejarlas secar al aire libre, esto provocará que no te vuelvan a sudar. Si padeces el síndrome del "manos de lija", y ya no aguantas esa resequedad, utiliza un gel de sábila y vitamina E. Para los hongos en las uñas, usa griseofulvina de 30 miligramos por un lapso de tres a seis meses, pero cuidado porque requiere de vigilancia médica.

PIES SUDOROSOS.

Utiliza alumbre como en el remedio para manos. Para el mal olor, utiliza talco directamente al interior de tu calzado. No olvides cambiarte los calcetines diario, así como los zapatos. En caso de tener hongos en las uñas, el remedio de la griseofulvina, al igual que en las manos.

OJOS.

Los ojos en un ambiente contaminado necesitan atención; prueba con lavados de té de manzanilla colado en un ojero. También está la opción del colirio comercial. Si tienes los ojos bolsones, ponte compresas de agua helada o hielo directo masajeando alrededor, o también puedes usar esos antifaces de plástico que se meten al congelador.

LABIOS.

Aplícate en invierno manteca de cacao para evitar los labios agrietados. Además debes aplicarla cuando vayas a la playa.

DIENTES.

Limpiarlos perfectamente después de comer con hilo dental, cepillado y enjuague. Para las encías inflamadas o sangrantes, hacer buches de cuachalalate y encino o bien de algún enjuague bucal especializado. Ambos remedios aprietan las encías y las ponen de buen color, e impide que sangren y que se les meta comida con facilidad. Otro valioso remedio es utilizar tronquitos de raíz de regaliz: desinflama encías y estómago, aparte de brindarte un refrescante aliento.

BARBA Y BIGOTE.

Si usas barba y/o bigote recórtalos asiduamente, a menos que quieras hacer del descuido, tu moda. El pelo en la cara da un muy buen aspecto si sabes cómo recortarlo. No escatimes en adquirir una buena rasuradora en caso de que hayas tomado la decisión de dejarte la barba; escoge una que tenga regulador de largo para que uses el que más te convenga.

PIEL.

El tallado en seco es una opción para mejorar el tono y la consistencia de tu piel. Aplícalo con un cepillo de cerdas o con un zacate natural. Frótate toda la piel antes del baño diario, te estimulará la energía y exfoliará la piel. Debes usar agua fría para ducharte, y aprovechar al máximo los rayos del sol lo más seguido posible pues ayuda a sintetizar vitamina D, aparte de proporcionarle un buen aspecto a tu piel. Este método es ideal para quemar impurezas, cuando lo hagas toma betacarotenos (contenidos en la zanahoria), y después de asolearte ponte crema para hidratar la piel; también sirve la papaya molida. Recuerda que el tono de la piel es un signo inequívoco de qué tan saludable seas.

PIEL DE LA CARA.

Usa azúcar con limón para exfoliar la piel, y después vitamina A (retinol) y E (alfatocoferol) para humectar y revitalizar, quitar arrugas y mantener la salud de la piel del rostro.

Cuida tus prendas de piel

Mi esposa me acaba de regalar un maletín estilo "mensajero" de piel. No es nuevo, lo encontró en una venta de garage. Me gusta, lo admito, y está un poco descuidado. Así que es momento de jugar al restaurador y dejarlo como nuevo. La correa huele un poco mal, ahí bastará el agua y el jabón. para el resto hay que ser prudentes en cuanto a qué es lo que se le aplicará. ¿Tienes alguna pieza de piel que necesite "mantenimiento"?

A no ser que tus prendas de cuero o piel estén muy sucias, evita llevarlas a la tintorería, aun a aquellas que se especializan en este tipo de prendas. La belleza de la piel está en el tono que le da el uso; cualquier intento por hacerla parecer nueva destruirá ese tono. Limpia una vez al año las prendas de piel suave y frótalas con aceite mineral para evitar que la piel se reseque y se agriete. Primero, lava la prenda con un trapo húmedo y con jabón de calabaza u otro jabón especial para piel; luego, enjuágala con un trapo mojado o con una esponja. Quítale a la prenda el exceso de agua y déjala secarse a temperatura ambiente, y una vez que esté seca frótala con aceite mineral. Para finalizar, retira el exceso de aceite con un trapo limpio.

En mi caso bastó un poco de jabón de calabaza.... y quedó como nueva. 

miércoles, 26 de marzo de 2008

Consejos para una venta exitosa

Todos somos clientes y todos somos vendedores; vendemos nuestros productos, nuestros servicios, nuestro tiempo o nuestra imagen. Muchos tienen un don par vender cualquier cosa, es como si hubieran nacido para ello. Para todos los demás existen ciertos ritos que tenemos que seguir para lograr una venta exitosa.

¿No te gustaría incrementar tus ganancias? sigue estos pasos:

· Un camino fácil para brindar servicio de calidad es hablar de manera positiva. Recuerda no comentar con el cliente los problemas o situaciones difíciles por las que pasamos, me refiero a que no tiene que saber los problemas por los que atraviesas tu o tu empresa contigo, procura hablar sólo de los acontecimientos buenos que éste quiera escuchar.

· Tómate tu tiempo para pensar lo que tienes que decir y la forma en que lo debes de decir a quienes les estás brindando el servicio.

· Una parte importante de las relaciones públicas, consiste en llamar a los prospectos por su nombre y título, esto demuestra respeto y sugiere reconocimiento, franqueza y amabilidad.

· Usa el apellido del prospecto siempre que haya oportunidad y/o le solicites alguna información, de tal manera que siempre parezca natural. Asegúrate de pronunciar su apellido correctamente, a la mayoría de las personas les gusta oír su nombre.

· Hay que recordar siempre que el decir "gracias" al prospecto cada vez que solicites alguna información o requerimiento, es básico, aún cuando estemos en situaciones de gran actividad.
· Habla pausadamente, no permitas que tus frases se agolpen al querer hacer un trato rápido, ya sea porque te falta tiempo o porque tienes otra cosa que hacer y se te hace tarde. De ser así, mejor busca otro momento para continuar.

· Utiliza un ritmo adecuado al charlar. Para saber el compás que presenta tu voz, grábate en una situación común de venta y después escúchate a ti mismo; detecta lo que tengas que modificar y practica frente al espejo.

Un vendedor se hace exitoso con la práctica.

martes, 25 de marzo de 2008

8 Magníficas formas de iniciar el día

¡Ah las mañanas¡ ¿Hay quien realmente disfruta de levantarse temprano? Aunque para muchos hay días en los que es realmente difícil salir de la cama. En esas ocasiones la cabeza se siente como si estuviera pegada a la almohada y las sábanas no desean que nos separemos de su cálido abrazo.

La manera en la que nos despertamos influye mucho en la forma que pasaremos el resto del día. Por lo tanto, si un día el sonido de la alarma te es similar a las uñas rasgando en la pizarra, sólo sigue estos pasos.

1. Despierta antes que el despertador. 

Si acostumbras a dormirte temprano y a la misma hora, siempre y cuando sea temprano, el sonido intermitente del despertador no será el que te despierte, sólo será el que te avise que ya es la hora marcada. Y si lo que quieres es despertar con calma, que sea la música la señal de alarma.

2. Toma una ducha. 

La mayoría de ustedes probablemente ya hace esto, la explosión de agua es lo más seguro para despertarse, pero no ajustes la temperatura demasiado caliente, ya que genera el efecto de querer volver a dormir.

3. Pon música. 

Está demostrado que la música es una buena terapia para reducir el estrés, te coloca en un estado positivo y te induce un sentimiento de tranquilidad. Puedes poner música al prepararte para el día; sentirás calma y paz antes de salir al maldito tráfico de la mañana.

4. Haz ejercicio. 

Yo sé que en lo último que piensas al despertar es en el ejercicio, probablemente sea la cosa más alejada de tu mente, pero si adquieres esta costumbre, te sorprenderá la manera en que te sentirás alerta, y no sólo por la mañana sino todo el día. No es necesario que instales un gimnasio, con que salgas a caminar será suficiente.

5. Estírate. 

Que es lo que hacen los animales al despertarte, se estiran, es como el balazo de salida, es cuando el ritmo cardíaco se ajusta para sentirse despierto y preparado para afrontar los retos del día. Además, a diferencia de café, el estiramiento mejora la fuerza y flexibilidad de los músculos.
Comienza por tensar y relajar los músculos de los pies, y luego gira suavemente cada tobillo, en círculos tres o cuatro veces hacia la derecha y luego hacia la izquierda. Continua con cada uno de los músculos, iniciando con los pies y terminando con la cabeza, se tensa cada grupo muscular contando hasta cinco y después lo relajas. Esto debe llevarle unos cinco a siete minutos.

6. Come un desayuno equilibrado. 

Tener un delicioso y equilibrado desayuno a la luz de la mañana es la mejor forma de aumentar los niveles de energía y ayudar al cuerpo a quemar la grasa en las células. En lugar de comer siempre pan tostado y mermelada, ¿por qué no probar una opción más saludable como las uvas o el yogurt? Las uvas tienen propiedades antioxidantes y el yogurt apoya a la flora intestinal.

7. Bebe té verde o café. 

Sorber una cálida taza de té es una actividad que te ayudará a prepararte para el día que tienes por delante y te hará sentir alimentado. El té verde tiene alto contenido de antioxidantes. El café no es malo para la salud, pero te hace dependiente de la cafeína. Aunque si tuviste una mala noche, lo mejor es preparar una taza de café bien cargado.

8. Trata de beber 2 vasos de agua antes de salir. 

Durante el día, si puede, trata de beber unas cuantas botellas de agua, y al final del día bebe de 2 a 4 vasos con la cena. Esto puede parecer mucho al principio, pero tu cuerpo realmente necesita de 8 a 10 vasos de agua para permanecer hidratado correctamente. Puede que tengas que usar el baño más de lo habitual cuando se inicia por primera vez, esto es sólo temporal. A medida que tu cuerpo se acostumbre a tener toda el agua que necesita, la absorberá en tu sistema y las visitas al baño volverán a la normalidad.

Todo el mundo tiene una rutina de la mañana, puede ser un placentero remojo en la tina o en una frenética carrera para tomar el autobús, la forma en que se gasta la primera media hora de la mañana establece cómo será el resto del día. Pruebe uno o varios pasos, y experimenta hasta encontrar lo que más te convenga.

lunes, 24 de marzo de 2008

Cómo olvidarte de ser olvidadizo

La memoria no un músculo, ya que no es algo concreto que puedas ejercitar. Mas bien, es una forma de organizar la información en tu cerebro. Así que si eres de los que se les olvida todo, como yo, pero estas dispuesto a mejorar tu memoria, es necesario cambiar y reorganizar la forma en la que piensas. Ayudaras a  mantener en forma memoria y a la manera en la que funciona.

Alguna vez te has preguntado ¿por qué es que no se puede recordar lo que cenaste ayer?, y sin embargo recuerdas todas y cada una de las palabras de tu canción favorita. En los siguientes pasos puedes date cuenta porque se te olvida algo, así como las herramientas para recordar.

1. Los números de teléfono. 

¿Por qué se te olvidan? Mucha de la información que recibes se almacena en tu memoria de corto plazo, la cual no está diseñada para recodarlo todo, de lo contrario te volverías loco con la cantidad de datos absorbes; digamos que se almacena sólo algunos minutos, lo cual es completamente normal y por lo tanto naturalmente se te va a olvidar. Así que no hagas mayores esfuerzos por recordar cada número que te den, mejor anótalo. Ahora bien, so te confías en que todos los números que necesitas están almacenados en tu teléfono móvil, deberías anotarlos en alguna agenda, ya que en caso de que se te pierda o que te lo roben tendrás un respaldo seguro en papel ¿O es que acaso crees que los puedes recordar todos?

Un truco para recordar cierta cantidad e números es la de asociarlos con alguna figura, por ejemplo: 0 = círculo, 1 = pluma, 2 = cisne, 3 = senos, 4 = una vela… y así sucesivamente, hasta armar con ellos una historia (¿Bizarro no?). Ahora déjame decirte que pocos son los privilegiados que con todo y trucos pueden recordar siete o más dígitos.

2. Fechas y aniversarios. 

¿Por qué se te olvidan las fechas importantes? El hecho de que no puedas recordar una fecha trascendental en tu vida es tal vez la mayor causa de peleas programadas. Para ayudarte a ti mismo cuentas con las agendas electrónicas, la memoria de los celulares, al correo electrónico y los calendarios en línea; en casi todos puedes programar el que te recuerde alguna fecha de trascendencia y con varios días de anticipación. De está forma nunca te atrapará desprevenido algún aniversario o cumpleaños. En mi caso el Google Calendar es mi mejor aliado, antes solía usar el de Hotmail.

3. Los nombres. 

El único nombre que se no se me olvidó la primera vez que lo escuche, fue el de mi novia, que ahora es mi esposa. ¿Por qué? pues porque le di importancia desde el primer instante en que me lo dijo (amor a primera vista). Yo no podía dejar de prestarle toda mi atención, así que cuando te presenten a alguien, lo único que debes hacer para recordar su nombre es prestar el 100 % de atención, y repetirlo en alguna frase inmediatamente después de que te lo digan.

4. Las malditas llaves. 

¿Por qué se olvida en dónde demonios dejamos las llaves constantemente? Es imposible (y poco práctico) recordar cada detalle de nuestra vida cotidiana, de modo que nuestro cerebro compensa esto haciendo generalizaciones de nuestros recuerdos. Por ejemplo, en lugar de recordar cada fruta que alguna vez te has comido, nuestro cerebro crea un esquema de cada manzana, pera o sandía: que es suave, de color rojo, dulce, de agradable olor. Esto mismo sucede con tus llaves. En vez de recordar en dónde las dejaste, recuerda como suenan al chocar entre si de que color son. Por lo tanto deberás crear rutinas para las mismas, por ejemplo, colocarlas sobre el mismo lugar o comprar un portallaves que habrás de colgar en un lugar visible.

5. Las contraseñas. 

La mayoría de las personas utilizan el número de teléfono de la casa como contraseñas, lo cual no resulta muy seguro. Para crear una contraseña impenetrable, deberás de asociar la palabra elegida con algo importante pero que pocos conozcan; algo así como un secreto que no puedes revelar; la mía es… ¡Ja! Crees que la voy a decir.

La cuestión es que debes elegir algo entre 6 y ocho caracteres, de preferencia que contengan un número para mayor seguridad. Asócialo con algo importante pero que sólo sea de tu conocimiento. Algo que ni la GESTAPO pudiera sacarte en una sesión de tortura.

6. Los códigos PIN. 

Cuando llego el correo que anunciaba tu número confidencial te recomendaron cambiarlo y destruir el papel en el que llegó, cosa que no hiciste. Y en caso de que lo hayas cambiado lo más seguro es que sea el año en que naciste. Si alguien te quiere robar tu dinero y te conoce lo suficiente, es probable que no tenga muchos problemas al querer adivinar tu número privado. Hazle difícil el trabajo y coloca tu número a la inversa o los dos de atrás pásalos adelante.

Otro truco es pasar esos números a sus respectivos lugares en el alfabeto, por ejemplo, si para ti la palabra BEBE, tiene algún significado, asígnale a B su respectivo número, que es el “2”, y a la E está en el quinto lugar colócale el 5 y así formarás 2525 = BEBE; ¡Fácil!

También te puedes servir de las combinaciones de letras con números que están en todo teclado telefónico; elaborado pero no imposible de realizar.

7. Es más valioso un pedazo de papel, que la mejor de las memorias. 

Si definitivamente lo tuyo no es recordar, te recomiendo que hagas lo que yo, compra una pequeña libreta de bolsillo; una de esas que apenas tienen 20 hojas y que te pueden sacar de más de un apuro. No requiere baterías, acepta cualquier carácter por extraño que parezca, sirve de mini diario y además es excelente para expresar cualquier pensamiento que te atraviese por la cabeza.

Y si de plano tienes una memoria de queso gruyere, entonces di a tus conocidos que eres un artista, y que no tienes tiempo para recordar los detalles, que lo tuyo es lo abstracto.

viernes, 21 de marzo de 2008

Cómo recuperar el enfoque

Todos sabemos lo importante que es centrarse en lo que deseamos. Pero ¿Qué sucede cuando perdemos nuestro enfoque?

Algunos de nosotros nunca elaboramos un plan ni nos preocupamos por trazar nuestros objetivos; pasamos la mayor parte del tiempo a la deriva, rebotando de crisis en crisis y sin un progreso real en la vida.

Otros, sin embargo, hacen un gran avance en sus trabajos o en sus carreras y repentinamente sucede algún imprevisto desastroso que logra que se pierda todo lo alcanzado; sin que sea posible recuperar el impulso que se tuvo anteriormente para lograr el éxito.

Nos distraen, se nos presentan adversidades, sufrimos de constantes interrupciones, nos enfermamos o… cualquier otro imprevisto. Es entonces que se nos agota la energía, esa que nos sobraba anteriormente y sentimos que el mundo que nos rodea va más lento.

Pero esto le sucede a todo mundo, y por lo general cuando nos ocurre, lo primero que se nos viene a la cabeza es "¿Por qué me está pasando esto a mí?", lo cual no resuelve nada.

En primer lugar hemos de reconocer que hemos perdido el enfoque y que tenemos que generar la oportunidad de volver a tener el ímpetu y el ritmo de antes. Esto es lo que lo que separa a los ganadores de los perdedores: la actitud.

El perdedor alega que esforzarse es demasiado difícil, que no vale la pena el esfuerzo. El “looser” piensa que su mala suerte no le ayudara y deja de intentarlo.

Pero el ganador no sufre demasiado por los contratiempos a los que se enfrenta. Ve en cada obstáculo un desafío a vencer y supera cualquier objeción con su preparación y con sus ganas de seguir adelante.

Entonces, ¿cómo podemos corregir este problema? Es fácil, aquí están los seis pasos:


PASO 1:

Define tu visión. Es necesario contar con una visión en la puedas dedicarte de lleno y concertar todos tus pensamientos. Si no tienes uno, es probable que realices cada una de tus acciones sin un fin específico, y por lo tanto no lograras muchos éxitos; le estás dejando a la suerte que decida tus logros. Las personas de éxito tienen una visión; los famosos de quince minutos sólo tienen a la suerte de su lado, y sus logros son reconocidos por extraños y durante un muy breve lapso de tiempo.

PASO 2:

Conoce tu Misión. Una misión es una listas de las normas sobre cómo vas a conseguir tus objetivos. Si no sabes cuales son estas normas es fácil que cometas errores al tomar decisiones equivocadas, mismas que en vez de ayudar sólo retrasaran tu éxito.

PASO 3:

Necesitas plan. Un plan te proveerá de un objetivo y de un centro de atención para tus actividades. Con el plan previenes que tus acciones no se centren en algo que no es importante para alcanzar tus objetivos. Los planes son la herramienta que centra y enfoca a las personas que logran superarse.

PASO 4:

Necesitas concentrarte, las personas que logran lo que quieren practican su habilidad para concentrarse sólo en lo que quieren y en lo que hacen.

PASO 5:

Conoce lo que es más importante para ti. No permitas que las distracciones te alejen de lo que quieres alcanzar, realiza sólo aquellas actividades que te lleven a lograr los resultados deseados. No desperdicies tu energía en lo que no es significativo.

PASO 6:

Enfócate nuevamente si te distraes. Ya lo pasado… pasado, trata a los errores como si hubieran ocurrido hace cien años (pero no los olvides). No puedes cambiar la historia, ni deshacer los faltas cometidas; lo que si puedes hacer es reorientar tus acciones y tu actitud.

No te tortures si has perdido el enfoque. Es muy sencillo volver a camino correcto, sólo tienen que concentrarte en aquello que quieres, siempre que definas y mantengas tus objetivos en la mira. De esta manera seguirás creciendo y prosperando.

martes, 18 de marzo de 2008

Cómo recuperarte de un gran error en el trabajo

Tristemente, los errores ocurren y en algunas ocasiones los grandes errores suceden. Quisiera creer que todos hemos cometido algún gran error en nuestro trabajo, y de una forma u otra hemos resuelto la situación.

Hace algún tiempo una oficina de mas jerarquía en mi oficina solicitó unas cantidades de los resultados de un proyecto, el dato se envío con prontitud y en la fecha establecida. Un día después nos solicitaron la documentación que daba sustento a esas cantidades. Dicho dato se basaba en un programa informático que se actualiza diariamente, y en caso de querer un reporte, el mismo arroja los datos más actuales.

Así es que no tomé la precaución de pedir una impresión de los datos que envíe a mis superiores el día anterior. Afortunadamente una de mis compañeras de trabajo si lo hizo y salimos del problema.

Shit happens” suelen decir en los Estados Unidos, y en caso de que no haber contado con la hoja que nos pedían nos habríamos metido en un lío. Espero que no necesites nunca estos consejos cuando te enfrentes a problemas cometidos por tus errores, tómalos en cuenta en caso de que los necesites.

1. Asume la responsabilidad.


Cuando descubras que has cometido un error, resiste la tentación de huir o de esconderte. Hazle ver a tu superior que el error ha sucedido, prepárate a atender el problema y pide disculpas.

2. Toma la iniciativa.


Una vez que has detectado el origen del problema, inicia las acciones para repararlo de inmediato, no importa que ya sea la hora de salida, o que el fin de semana esté próximo.

3. Actúa con rapidez.


Olvídate de los descansos, olvídate de ir al cine o de comer fuera, olvídate de la vida social de pasillo y no permitas que te interrumpan con asuntos que no son importantes. Dedícate por completo a la resolver el asunto y actualiza constantemente la información que les proporcionas a tus superiores.

4. Haz un buen trabajo.


Si ya has reparado el daño y has realizado todo lo que está en tus manos, vuelve a revisar todo de nuevo, como en los exámenes escolares en los que si estudiaste. Pídele a alguien que lo revise contigo para verificar que no se te haya escapado ningún detalle.

5. Aprende la lección.


Una vez que la tormenta haya pasado, reúnete con tus compañeros o colaboradores para tomar acciones que prevean ese tipo de acontecimientos desastrosos. Implanten un sistema de respaldo, mejoren los controles de calidad, revisen los sistemas de seguridad… es decir, revisen los procesos y verifiquen el correcto funcionamiento de los sistemas redundantes.

El mismo día que en el que se ha solucionado el error será demasiado pronto para conocer el impacto a largo plazo de este resbalón, de hecho deberás preocuparte por tu puesto de trabajo y actuar de forma proactiva para que se olvide y se supere. Aunque también puede servir para que te vean como alguien que pueda resolver conflictos y salir triunfante de los contratiempos y las presiones.


Error en el trabajo

viernes, 14 de marzo de 2008

Maneja el estrés al volverte un trabajador independiente.


Muchas personas piensan que una vez que comienzan a trabajar por su cuenta, sin depender de un empleador, el estrés será una cosa del pasado. Creen que la única causa del estrés que padecen es debido a los caprichos de un jefe. El largo y sinuoso camino al cambiar de un trabajo de oficina a uno de casa puede minimizarse si antes conoces algunos contratiempos por los que te enfrentarás. 

He aquí algunos puntos que tienes que considerar y con los que tendrás que lidiar.

Rechazo en el cambio.

 Algunas de las fuentes de estrés inicial se originan al enfrentarte al cambio; repentinamente te sientes extraño cuando ves el amanecer desde tu recámara y tienes una sensación de incomodidad al verte en la cama hasta la hora que quieras. Es posible que disfrutes de la flexibilidad y de la libertad que se goza, sin embargo, este mismo sentimiento se convierte en rutina y puedes que extrañes ciertos aspectos del trabajo que no disfrutabas antes.

Negocios y finanzas.

Al iniciar como trabajador independiente, podrás ver como la inversión que tenías prevista para los primeros meses se agota, comenzarás a preocuparte por los ingresos y notaras que no son suficientes para cubrir todas tus necesidades. Pasado un tiempo tu empresa se convertirá en un negocio estable, pero no de inmediato. Así que tendrás que vivir con esa ambigüedad durante un cierto período de tiempo. 

Tiempo libre.

 Desde que tus amigos y conocidos saben que trabajas en casa, todos sienten que estarás disponible cuando sea que te necesiten. Tus amigos pueden llamar en horas de trabajo, tus niños esperan que los lleves a dónde quieran ir, tu pareja esperar que puedas ir a comprar los comestibles en cualquier momento, y tus tías y tíos sienten que pueden llamarte a cualquier 

Debes hablar de sus expectativas a los miembros de la familia y los amigos para garantizar el buen funcionamiento de tu negocio. Es fundamental que entiendan que aunque has empezado a trabajar desde casa, los esfuerzos que realizas son muchos y no garantizan el éxito, por lo que tienes que hacerles ver que debes concentrarte en tu trabajo. 

A pesar de que el estrés se asocia con las cosas negativas, es importante señalar que no todos los tipos de estrés son condenables. Los niveles bajos de estrés pueden ayudarte a obtener entusiasmo, el suficiente como para forzar tus capacidades. 

Ese estrés provoca la generación de adrenalina que necesitas para cumplir con tus obligaciones. Por otra parte, si estás convencido de que el estrés te hace perder la productividad y el enfoque, entonces tienes que tomar ciertas medidas para contrarrestar sus efectos. 

He aquí algunas sugerencias: 

Organiza mejor tu vida 

La organización de todos los aspectos de su vida puede ayudarte mucho más de lo que piensas. Posiblemente te sirva implantar algunas de las rutinas que tenias en la oficina, en donde tenías que congelar todos los aspectos de tu vida familiar para lograr algunos objetivos a corto plazo. Es importante que se mantenga una disciplina, incluso cuando se trabaja en casa.

Acepta la realidad 

Si has planeado cada aspecto de contar con tu propia empresa, es porque tienes una idea clara de lo que deseas alcanzar. Sin embargo, siempre ocurrirán imprevistos que desviaran las actividades y tendrás que replantear tus metas. Encuentra el aspecto positivo de cada situación y sigue adelante. 

Tiempo

 Va a ser muy difícil el pasar de sólo unas horas al día en casa a estar todo el día en la misma. Esto no es saludable para la vida familiar, así que asegúrate de tomarte el tiempo necesario para hacer las cosas que disfrutas. Pasa tiempo con tu familia y amigos fuera de tu hogar o acude a un masaje de vez en cuando. 

Salud

Aunque te parezca muy difícil, realiza el esfuerzo de mantenerte en forma. Si has elegido un escritorio como parte de tu trabajo en casa, posiblemente tengas que sentarte durante largos períodos de tiempo. Mantén la buena salud para ayudarte a lidiar con los desafíos de tu nueva compañía. 

Medita 

Una de las mejores maneras de combatir el estrés es respirar profundamente y relajarte. La meditación ayuda a limpiar tu mente de los distintos pensamientos que te mortifican. Además te ayuda en la creación de un ambiente positivo a tu alrededor. 

Es importante entender que el estrés puede producirse en cualquier situación. La tarea fundamental es identificar la fuente y tratarla adecuadamente con la ayuda de las herramientas mencionadas.

jueves, 13 de marzo de 2008

¿Qué ocurre con la luz cuando se extingue?

Para poder contestar esta pregunta hemos de tener en cuenta que la luz es una forma de energía, de la misma manera que lo es el calor. Con respecto a este último no nos cabe duda de que una vez que ha sido irradiado por un cuerpo se propaga por el espacio hasta ser absorbido por el aire y por otros cuerpos.

Quizá nos parezca extraño que algo semejante pueda ocurrir con la luz; y sin embargo es así: la luz, una vez emitida por una fuente luminosa, sea el Sol, una estrella, una llama o una lamparilla eléctrica, se propaga por el espacio hasta ser absorbida por otro objeto. En muchos casos es absorbida en parte, y en parte rechazada o reflejada. Los cuerpos de color negro son los que absorben totalmente la luz; en cambio, los que vemos coloreados, cualquiera que sea su color absorben parcialmente la luz y en parte la rechazan; finalmente, los que se nos presentan de color blanco reflejan totalmente la luz.

Como decíamos al principio, la luz es una forma de energía; por tal razón, cuando es absorbida por un objeto se transforma en otra forma de energía, o sea, que no se ha destruido. Esta transformación, a veces, da lugar a reacciones químicas, y en ciertos casos hasta produce corrientes eléctricas. En efecto, esto es lo que sucede con las llamadas células fotoeléctricas, con las cuales los físicos han logrado hacer verdaderas maravillas.

En la célula fotoeléctrica la luz que incide sobre ella se transforma en corrientes eléctricas, tanto más intensas cuanto mayor es la cantidad de luz incidente.

También podemos mencionar otro maravilloso fenómeno que ocurre en el reino vegetal: la fotosíntesis. Gracias a ella las plantas absorben la luz, y aprovechando esa energía forman una gran parte de su masa, multiplican sus células y fundamentan nuestro planeta. El motor de todo este gran proceso es la luz solar, que, al dar energía a los sistemas enzimáticos de las plantas, les permite absorber todos los alimentos de la tierra, y transformarlos desde su forma elemental, inorgánica e inactiva, en complejos orgánicos por cierto muy activos.

¿Las hojas de los vegetales son totalmente impermeables?

No se puede decir que las hojas sean impermeables. Hay que tener en cuenta que por medio de la hoja se establece un intercambio constante entre el ambiente y el vegetal, necesario para la asimilación clorofílica y para que la planta pueda respirar. Además, a través de las hojas hay una constante transpiración, necesaria para permitir la ascensión de las soluciones absorbidas por las raíces. Sin embargo, el vegetal debe evitar que esa transpiración sea excesiva y ponga en peligro su existencia.

Si estudiamos la estructura de las hojas, observamos que varía según los lugares en que crece el vegetal. Los mecanismos de defensa contra una exagerada transpiración se desarrollan más cuando la planta vive en climas calurosos y secos; si en estas condiciones la planta no se defendiese, el agua transpirada no podría ser compensada por la que absorbe por las raíces. La epidermis de las hojas está recubierta exteriormente por una capa de cutina, que es una materia dura de protección natural. 

Al nivel de la epidermis de la cara inferior se encuentran gran número de aberturas (estomas), a través de las cuales se establece el intercambio de gases entre la planta y el medio. En cambio, la cara superior de las hojas no suele tener estomas. La cutícula es muy importante porque, como es casi impermeable al agua y a los gases, representa una protección muy eficaz contra la transpiración y permite que se conserve el agua contenida por las células de los tejidos.

La capa cuticular falta en las plantas acuáticas sumergidas, porque, de desarrollarse, constituiría un obstáculo para la absorción de las soluciones que han de ser tomadas directamente del medio. Las hojas flotantes de las plantas acuáticas sólo tienen estomas en la cara superior, pues la inferior está en contacto con el agua. El espesor de la cutícula varía según el medio en que la planta se desarrolla normalmente.

miércoles, 12 de marzo de 2008

Cómo negociar por teléfono

Las negociaciones vía telefónica son más breves que los tratos en persona y suelen ser impersonales concentrándose en lo que se quiere decir. En este momento la capacidad de escucha juega un papel vital. Quien sabe escuchar estará más capacitado para llevar una negociación y para expresarse con libertad.

Al negociar con el prospecto debemos ser amables, flexibles y nunca rebasar los rangos que tenemos para la negociación. Cada llamada que realizas, cada prospecto con el que entres en contacto, es una oportunidad de negociar, buscando el beneficio del posible cliente y del tuyo.

Un negociador hábil estudia cuidadosamente los temas antes que empiecen las negociaciones, para determinar dónde hay ventajas, así como combinar los puntos a discutir. Esto implica que tengas total conocimiento de los productos y servicios que ofreces y los beneficios que obtendrá el cliente al contratarte o comprar lo que ofreces.

Para negociar debemos primero saber, qué deseamos obtener y qué estamos dispuestos a dar a cambio. Debes contar con los elementos para ofrecer el mejor producto, pero nunca ofrezcas algo que no puedas cumplir.

Las negociaciones afortunadas parten de una actitud positiva. Idealmente no deseamos que surja el conflicto, pero suele darse en todos los procesos normales de interrelación. Hay que reconocer que el conflicto permite que los problemas surjan, se discutan y se resuelvan.

Al surgir los conflictos o malentendidos es necesario negociar, negociar no implica evadir el conflicto sino enfrentarlo.

Las estrategias de negociación pertenecen a cuatro categorías que se basan en los resultados de la confrontación:

GANAR – GANAR
GANAR – PERDER
PERDER – GANAR
PERDER - PERDER

Ganar - Ganar:

Esto es simplemente un "buen negocio". Se presenta cuando las partes de un acuerdo están satisfechas con el resultado y estarán dispuestas a trabajar juntas o establecer acuerdos en el futuro. Este tipo de negociación se da porque las personas tienen motivos para negociar. Si durante el proceso de venta/contrato lograste captar el interés del cliente/empleador entonces habrá oportunidad de negociar y lograr el objetivo. El hecho de que ambas partes ganen, crea una relación de confianza. Este resultado prepara el camino para una relación a largo plazo.

Ganar - Perder:

En esta categoría se trata de lograr las metas a toda costa sin importar las necesidades o la aceptación de los demás. Perder significa bajar el nivel, debilidad y pérdida de la imagen propia. El conflicto se considera un fastidio, que ocurre sólo porque los demás no ven lo correcto de su posición. Un negociador que tiene esta actitud por lo general logra ganancias en un principio pero no a largo plazo.

Perder - Ganar:

En este caso a la persona no le importa dar concesiones aunque resulte dañino para él. Este tipo de negociación es ponerse en desventaja y usualmente se busca un beneficio para la otra parte con tal de contar con su aprobación.

Perder - Perder:

Cuando ninguna de las dos partes dentro de la negociación está dispuesta a ceder, ninguno de los dos obtendrá lo que desea, así Perder - Perder implica que el objetivo no se cumplió. (En sentido estricto esto no es negociar.) Esta situación es infranqueable hasta que las partes deseen realmente negociar. La tendencia es yo no consigo nada; tu tampoco".

Poderes de negociación

Existen algunos apoyos que te ayudan a obtener los mejores resultados, estos se denominan poderes de negociación:

1. El poder de competir:

Siempre que se crea competencia por algo, lo que tienes aumenta de valor. Resulta obvio que cuanta más gente quiera tu dinero, más valor tiene ese dinero. Esto es aplicable no sólo a los productos o servicios, sino a algo abstracto como una idea.

2. El poder del riesgo:

Correr riesgos implica una cierta posibilidad de fracaso o de éxito; sin embargo, "el que no arriesga no gana". Arriesgarse de forma inteligente, implica un conocimiento pleno de convenientes e inconvenientes, con el propósito de tomar una decisión acertada.

Si no corres riesgos calculados, la otra parte podría forzarte a tomar decisiones precipitadas. Lo importante no es correr un riesgo sino crecer combinando las fuerzas de los demás con las tuyas.

3. El poder del compromiso:

Conseguir el compromiso de una o varias personas, te permite dividir el riesgo entre esas personas. Al compartir el riesgo, te pones en posición de explotar la oportunidad. En este caso puedes involucrar a tu supervisor para que apoye la decisión. En el compromiso, las experiencias y los conocimientos se entremezclan para lograr algo mejor.

lunes, 10 de marzo de 2008

15 formas de mantenerte motivado

Toma una fotografía de tu rostro un martes a medio día, después haz lo mismo un viernes a las 8 de la mañana. En muchos casos podríamos colocar la segunda foto en el diccionario a un lado de la palabra “desmotivado”. Para combatir el desgano que se acumula durante la semana debemos recurrir a ciertos trucos que nos ayudarán a rendir al 100 % todos los días.

1. Haz un trato contigo mismo. Si has postergado mucho tiempo una actividad que tienes que realizar, prométete alguna recompensa para cuando la termines. Puede ser algo así: Cuando finalice este informe, me iré a tomar un paseo por el parque y disfrutaré de un helado.

2. Finge. Si no te sientes motivado entonces actúa como si lo estuvieras. Por extraño que parezca, dentro de unos minutos realmente comenzaras a sentirte con buen ánimo.

3. Enfócate. Cuando quieras realizar alguna actividad, establece un objetivo general y varios específicos para llevarla a cabo. Termina primero las pequeñas metas y de esta forma te sentirás lo suficientemente motivado para completar las obras más grandes

4. Como en los exámenes, lo más difícil primero. Si realizas los pendientes comenzando por los que te generan más contratiempos al final tendrás la energía para terminar por completo tus deberes. Esto facilitará en gran medida la resolución de los las preocupaciones diarias y aumentará tu confianza.

5. Inicia lentamente. En lugar de comenzar a hacer algo a toda velocidad, visualiza la tarea y llévala a cabo lento pero seguro; también piensa en la forma más eficiente de realizarla. A un ritmo lento es mucho mejor que no empezar nada en absoluto.

6. Compárate contigo mismo y no con los demás. Compara lo que tienes y lo que logras con tus propios resultados, si lo haces con los logros de otros, lo único que lograras será desmotivarte; siempre habrá alguien que tenga más cosas que tú o que logre mejores resultados que los tuyos. No permitas que la vida de los demás sea tu meta a alcanzar.
El examen de los resultados es importante para que veas en la que te ha ido mal en el pasado y así evitar cometer los mismos errores. Pero también es importante para ver cuánto has mejorado y lo lejos que has llegado.

7. Recuerda tus éxitos. A menos que te la hayas pasado encerrado toda tu vida, lo más probable es que tengas por ahí algunas cosas de las que te puedes sentir orgulloso. Deja de recordar tus fracasos, recuerda tus éxitos y regocíjate con ellos.

8. Observa a los héroes. Lee sobre ellos, mirarlos, escucharlos; descubre que fue lo que hicieron y lo que marcó sus vidas. Pero recuerde que ellos son personas como nosotros, así que no admires al individuo sino a las acciones que realizó.

9. No temas al fracaso. En lugar de pensar en las metas que no pudiste lograr, redefine las acciones que no ocurrieron como tal como lo planeaste, retroaliméntate y aprende de ellas. Trata de encontrarle algo útil a cada una de las desilusiones. Pregúntate: ¿Qué puedo aprender de esto?

10. Haz un estudio sobre lo que vas a hacer. De este modo, tus expectativas se basarán más en la realidad. También escucha los consejos sobre cómo sortear las dificultades que se pueden presentar en el camino. La gestión de tus expectativas puede reducir la frecuencia de fracasos y disminuye la falta de motivación que suele seguir cuando el entusiasmo se ha disipado.

Cuando sabes lo que le ha ocurrido a otras personas en situaciones similares, puedes adaptar y probar sus soluciones.

11. Averiguar la razón por la que está haciendo algo. Si no sabe o no tiene razones suficiente para hacer algo entonces será difícil y poco placentero realizarlo.

12. Toma la positivo. Aprender a pensar más positivamente en la mayor parte del tiempo. Aprende a desechar los pensamientos negativos antes de que tengan la oportunidad de afianzarse en tu comportamiento. Es obvio que no podemos estar bien y de buenas todo el tiempo, pero procura que sea así la mayor parte del día.

13. Desármalo. Separa tus tareas o proyectos en pequeños pasos. Comienza por centrarte en ese primer pequeño paso. Sólo hasta que hayas terminado con esa actividad puedes pasar a la siguiente y al hacerlo, centra tu energía en la meta en turno, que no sea nunca más de una a la vez. Los pequeños éxitos te mantendrán motivado y alejarán el desaliento

14. Programa el consumo de información. Los medios de información masiva tienen preferencia por los pensamientos agresivos y negativos, ya que es lo que vende. Elimina de tu itinerario todos aquellos programas que al verlos sólo te hacen sentir mal o deprimido. En vez de ver las noticias, busca información útil: libros, blogs de auto superación o audio libros.

15. Escucha mientras estás en movimiento. Construye tu propia pequeña biblioteca de motivación y desarrollo personal en audio. Escúchalas mientras conduces, o cuando viajas en el autobús o en la bicicleta; mientras corras o camines.