Cómo recuperarte de un gran error en el trabajo

Enojo

Tristemente, los errores ocurren y en algunas ocasiones los grandes errores suceden. Quisiera creer que todos hemos cometido algún gran error en nuestro trabajo, y de una forma u otra hemos resuelto la situación.

Hace algún tiempo una oficina de mas jerarquía en mi oficina solicitó unas cantidades de los resultados de un proyecto, el dato se envío con prontitud y en la fecha establecida. Un día después nos solicitaron la documentación que daba sustento a esas cantidades. Dicho dato se basaba en un programa informático que se actualiza diariamente, y en caso de querer un reporte, el mismo arroja los datos más actuales.

Así es que no tomé la precaución de pedir una impresión de los datos que envíe a mis superiores el día anterior. Afortunadamente una de mis compañeras de trabajo si lo hizo y salimos del problema.

“Shit happens” suelen decir en los Estados Unidos, y en caso de que no haber contado con la hoja que nos pedían nos habríamos metido en un lío. Espero que no necesites nunca estos consejos cuando te enfrentes a problemas cometidos por tus errores, tómalos en cuenta en caso de que los necesites.

1. Asume la responsabilidad. Cuando descubras que has cometido un error, resiste la tentación de huir o de esconderte. Hazle ver a tu superior que el error ha sucedido, prepárate a atender el problema y pide disculpas.

2. Toma la iniciativa. Una vez que has detectado el origen del problema, inicia las acciones para repararlo de inmediato, no importa que ya sea la hora de salida, o que el fin de semana esté próximo.

3. Actúa con rapidez. Olvídate de los descansos, olvídate de ir al cine o de comer fuera, olvídate de la vida social de pasillo y no permitas que te interrumpan con asuntos que no son importantes. Dedícate por completo a la resolver el asunto y actualiza constantemente la información que les proporcionas a tus superiores.

4. Haz un buen trabajo. Si ya has reparado el daño y has realizado todo lo que está en tus manos, vuelve a revisar todo de nuevo, como en los exámenes escolares en los que si estudiaste. Pídele a alguien que lo revise contigo para verificar que no se te haya escapado ningún detalle.

5. Aprende la lección. Una vez que la tormenta haya pasado, reúnete con tus compañeros o colaboradores para tomar acciones que prevean ese tipo de acontecimientos desastrosos. Implanten un sistema de respaldo, mejoren los controles de calidad, revisen los sistemas de seguridad… es decir, revisen los procesos y verifiquen el correcto funcionamiento de los sistemas redundantes.

El mismo día que en el que se ha solucionado el error será demasiado pronto para conocer el impacto a largo plazo de este resbalón, de hecho deberás preocuparte por tu puesto de trabajo y actuar de forma proactiva para que se olvide y se supere. Aunque también puede servir para que te vean como alguien que pueda resolver conflictos y salir triunfante de los contratiempos y las presiones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario