viernes, 14 de marzo de 2008

Maneja el estrés al volverte un trabajador independiente.


Muchas personas piensan que una vez que comienzan a trabajar por su cuenta, sin depender de un empleador, el estrés será una cosa del pasado. Creen que la única causa del estrés que padecen es debido a los caprichos de un jefe. El largo y sinuoso camino al cambiar de un trabajo de oficina a uno de casa puede minimizarse si antes conoces algunos contratiempos por los que te enfrentarás. 

He aquí algunos puntos que tienes que considerar y con los que tendrás que lidiar.

Rechazo en el cambio.

 Algunas de las fuentes de estrés inicial se originan al enfrentarte al cambio; repentinamente te sientes extraño cuando ves el amanecer desde tu recámara y tienes una sensación de incomodidad al verte en la cama hasta la hora que quieras. Es posible que disfrutes de la flexibilidad y de la libertad que se goza, sin embargo, este mismo sentimiento se convierte en rutina y puedes que extrañes ciertos aspectos del trabajo que no disfrutabas antes.

Negocios y finanzas.

Al iniciar como trabajador independiente, podrás ver como la inversión que tenías prevista para los primeros meses se agota, comenzarás a preocuparte por los ingresos y notaras que no son suficientes para cubrir todas tus necesidades. Pasado un tiempo tu empresa se convertirá en un negocio estable, pero no de inmediato. Así que tendrás que vivir con esa ambigüedad durante un cierto período de tiempo. 

Tiempo libre.

 Desde que tus amigos y conocidos saben que trabajas en casa, todos sienten que estarás disponible cuando sea que te necesiten. Tus amigos pueden llamar en horas de trabajo, tus niños esperan que los lleves a dónde quieran ir, tu pareja esperar que puedas ir a comprar los comestibles en cualquier momento, y tus tías y tíos sienten que pueden llamarte a cualquier 

Debes hablar de sus expectativas a los miembros de la familia y los amigos para garantizar el buen funcionamiento de tu negocio. Es fundamental que entiendan que aunque has empezado a trabajar desde casa, los esfuerzos que realizas son muchos y no garantizan el éxito, por lo que tienes que hacerles ver que debes concentrarte en tu trabajo. 

A pesar de que el estrés se asocia con las cosas negativas, es importante señalar que no todos los tipos de estrés son condenables. Los niveles bajos de estrés pueden ayudarte a obtener entusiasmo, el suficiente como para forzar tus capacidades. 

Ese estrés provoca la generación de adrenalina que necesitas para cumplir con tus obligaciones. Por otra parte, si estás convencido de que el estrés te hace perder la productividad y el enfoque, entonces tienes que tomar ciertas medidas para contrarrestar sus efectos. 

He aquí algunas sugerencias: 

Organiza mejor tu vida 

La organización de todos los aspectos de su vida puede ayudarte mucho más de lo que piensas. Posiblemente te sirva implantar algunas de las rutinas que tenias en la oficina, en donde tenías que congelar todos los aspectos de tu vida familiar para lograr algunos objetivos a corto plazo. Es importante que se mantenga una disciplina, incluso cuando se trabaja en casa.

Acepta la realidad 

Si has planeado cada aspecto de contar con tu propia empresa, es porque tienes una idea clara de lo que deseas alcanzar. Sin embargo, siempre ocurrirán imprevistos que desviaran las actividades y tendrás que replantear tus metas. Encuentra el aspecto positivo de cada situación y sigue adelante. 

Tiempo

 Va a ser muy difícil el pasar de sólo unas horas al día en casa a estar todo el día en la misma. Esto no es saludable para la vida familiar, así que asegúrate de tomarte el tiempo necesario para hacer las cosas que disfrutas. Pasa tiempo con tu familia y amigos fuera de tu hogar o acude a un masaje de vez en cuando. 

Salud

Aunque te parezca muy difícil, realiza el esfuerzo de mantenerte en forma. Si has elegido un escritorio como parte de tu trabajo en casa, posiblemente tengas que sentarte durante largos períodos de tiempo. Mantén la buena salud para ayudarte a lidiar con los desafíos de tu nueva compañía. 

Medita 

Una de las mejores maneras de combatir el estrés es respirar profundamente y relajarte. La meditación ayuda a limpiar tu mente de los distintos pensamientos que te mortifican. Además te ayuda en la creación de un ambiente positivo a tu alrededor. 

Es importante entender que el estrés puede producirse en cualquier situación. La tarea fundamental es identificar la fuente y tratarla adecuadamente con la ayuda de las herramientas mencionadas.

1 comentario:

  1. Hola!, gracias por agregarme a tu lista de blogs.
    Saludos y nos mantenemos en contacto.

    ResponderEliminar