Por qué a los hombres les gusta la pornografía y a las mujeres las telenovelas románticas

PornoLa primera vez que el hombre vio una mujer desnuda, la pintó en las paredes de la cueva y empezó a cobrar la entrada.

La culpa la tiene la evolución. Para poblar los campos, los hombres fueron diseñados para reaccionar a los estímulos visuales: necesitábamos ver la oportunidad de las relaciones sexuales para poder tenerlas. Pero ahora tenemos impostores visuales; la pornografía imita las señales sexuales de la evolución. Muchas mujeres jóvenes con cuerpos bien formados, dispuestas a ofrecerles sus servicios a los hombres sin necesidad de compromisos a largo plazo... eso no es solo un maravilloso viernes por la noche, es la clásica trama de las películas triple equis. Es también parte de la estrategia reproductiva. Una encaja perfectamente en la otra. Por eso no hay conversaciones extensas ni citas prolongadas. Y cuando las hay, se adelanta la película, igual que en la vida real.

La pornografía está dirigida a las necesidades evolucionistas del hombre; las novelas románticas cumplen la misma función para las mujeres. Su estrategia reproductiva es identificar al hombre adecuado, al tipo protector y poderoso que la ama solamente a ella. La pornografía y las novelas románticas son mecanismos parásitos. Muy semejantes al azúcar procesada. Nuestro mecanismo del gusto está diseñado para ser estimulado por las cosas dulces, como las frutas maduras, para aumentar la probabilidad de subsistencia.