miércoles, 16 de abril de 2008

17 maneras de meterte en problemas con tu tarjeta de crédito

En la escuela no me enseñaron como usar una tarjeta de crédito, eso lo tuve que aprender sobre la marcha y cometiendo errores. Cuando recibí mi tarjeta procuré no utilizarla por un tiempo, pensé hacerlo sólo en caso de emergencia; pero la tentación es grande y cuando menos te lo esperas la deuda comienza a crecer

Y haciendo una retrospectiva es como te das cuenta de lo que no debiste hacer.

El dinero de plástico debe utilizarse de forma responsable y madura, para no caer en excesos, de tal modo que el contar con un respaldo crediticio sea una bendición y no una condena.

Actualmente todos te quieren dar una tarjeta, ya no son solo los bancos (aunque es obvio que detrás de está uno). Si no sabes administrarte, puedes caer en las trampas que te tienden y tendrás que mantener un problema monetario por mucho tiempo.

# 1 No compres los mejores precios.

La mejor manera de utilizar una tarjeta de crédito es cuando puedes pagar el saldo completo casi de inmediato. Aunque posiblemente te estarás preguntando “¿Entonces para que es el crédito?”, sucede que es para utilizarlo en un momento en el que no dispones de esa cantidad en efectivo encima o quizá el producto que quieres comprar tiene un excelente precio, al cual, ni sumando el costo de los intereses conseguirías en una venta normal. Para esto deberás asegurarte de revisar todos los términos de la adquisición de tal modo que no termines pagando de más por una oferta.

# 2 Tasas de interés inicial

Las tasas de interés pueden cambiar por situaciones diversas y en cualquier momento, deberás tener cuidado con esas tasas de introducción, también conocidas como de "tiempo limitado" o de las tasas de promoción. Los precios pueden parecer agradables para que caigas en la trampa de registrarte y transferir tus saldos de una tarjeta a otra, pero es posible que después de un determinado período de tiempo, las tasas se eleven.

# 3 Haciendo caso omiso de los términos y demás letra pequeña.

Tienes que leer la letra pequeña antes de contratar una nueva tarjeta, en ellas se esconde mucha información que te puede costar caro si no les prestas la atención adecuada.

# 4 Abusar de las transferencias.

Una vez más, si va a transferir tu saldo de una nueva tarjeta de crédito con una tasa más baja, tendrás que comprobar si se trata de una tarifa promocional. Y si lo que quieres es aprovechar esta tarifa especial, entonces paga toda tu deuda antes de que expire.

# 5 Disponer de dinero en efectivo.

Sacar dinero en efectivo de la tarjeta es uno de los servicios más costoso, para evitar esta práctica, debes mantener un fondo de emergencia, de tal modo que cuando necesites efectivo, puedas disponer de tu mismo capital y no tener que pagar una cuota por el mismo.

# 6 No revisar tus estados mensuales.

Tienes que revisar rigurosamente tus estados de cuenta para asegurarte de que no existen cargos erróneos y mantenernos pendientes para prevenir cualquier actividad fraudulenta.

# 7 No comprobar tus sus informes de crédito.

Te recomiendo que revises tus informe de crédito por lo menos una vez al año para detectar los errores que pueda tener; como discrepancias en las tasas de interés y que estos sean más elevados, problemas con los pagos de la vivienda, o fraudes. Si has detectado alguno, avísale inmediatamente a las oficinas de crédito, que por ti no quede.

# 8 Pagar sin dar prioridades.

He hablado mucho de dar prioridad a nuestros pagos como una forma de ahorrar costos y proteger nuestros intereses. Paga las deudas que tengan una tasa de interés más alta primero, que son las que crecerán más si no las liquidas, de tal modo te permitirán mantener las deudas pequeñas sin problemas, recuerda que debes de deshacerte de todas, no darles largas.

# 9 Usar el crédito en lugar de dinero en efectivo.

Es preferible el uso del dinero en efectivo frente a tarjetas de crédito o débito si es que puedes darte el lujo de pagar todos los saldos en su totalidad. De no ser así, siempre hay peligro de que termines pagando de más, el dinero plástico se gasta más fácilmente.

# 10 No pagar las cuentas de las tarjetas de crédito a tiempo.

Muchos no saben cuál es la fecha exacta del corte de la tarjeta de crédito, así que es fácil olvidarlo y pasarse por algunos días. Llama al banco y averíguala, anota las fechas que te corresponden en el calendario y haz un recordatorio recurrente que te avise por correo electrónico.

# 11 Pagar el mínimo de tarjetas de crédito.

Los bancos no quieren que pagues toda tu deuda, sino que pagues el mínimo por mucho tiempo. Y si haces esto, dos y medio años después ya habrás pagado la misma cantidad que debes y el saldo será la deuda original.

# 12 Gastar para que recompensen.

Hay quienes se sienten atraídos por gastar sólo por el hecho de que te van a dar puntos o regalar millas de viajero. Es como comprar la bolsa de frituras sin traer hambre, sólo porque regalan un muñequito. Las recompensas no son gratuitas, pagas por el artículo que posiblemente no necesitas, piensa dos veces antes de comprar por este motivo.

# 13 Pasar el gasto diario por la tarjeta.

Si eres responsable, tal vez no sea un problema el pago de todos tus gastos a través del crédito. El problema se produce cuando uno no es capaz de controlar los gastos, la deuda puede crecer muy rápido y sin control, es mejor no pasar todo al plástico.

# 14 Cancelar indebidamente la tarjeta.

Existe un sistema de cierre para las tarjetas de crédito. Uno debes cancelar tu tarjeta sin antes consultar en el banco lo que ocurrirá si lo haces, hasta la cancelación puede conllevar un cobro.
# 15 Añadir más nombres a tu tarjeta.

A menos que a la persona que le vas a compartir tu crédito sea de tu absoluta confianza, no se debe añadir. Muchas veces la persona a la que le has hecho el favor de otorgarle parte de tu crédito, puedes correr el riesgo de no controlarlo y terminar pagando la deuda de un irresponsable.

# 16 El uso de tu tarjeta de crédito internacional.

Si alguna vez se ha utilizado su tarjeta fuera del país, entonces es posible que ya sepas que hay cargos adicionales y tasas de impuesto a las transacciones internacionales. Puedes ahorrar en este costo, al llevar dinero en efectivo y cheques de viajero.

# 17 Superación su límite de crédito.

Si te pasas de tu límite de crédito, puedes incurrir en cobros que se que no deseas, más gastos diversos y honorarios que también puede hacer mella en tu informe de crédito
Resumiendo: anota todo lo que compres con la tarjeta para comparar lo anotado con el estado de cuenta mensual, permanece atento a las fechas de corte, paga mucho más del mínimo y liquida la deuda cuento antes.

El crédito puede ser un arma de dos filos. Cuidado con ella.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada