martes, 1 de abril de 2008

¿Cómo nace un rayo?

Un rayo que surca el cielo en una noche de tormenta es uno de los espectáculos más apasionantes que nos brinda la naturaleza. Y, sin embargo, parte de lo que vemos no es más que pura ilusión: el rayo no cae a tierra desde las nubes, como nos parece verlo, sino que recorre el camino inverso, desde el suelo hacia las alturas.

El fenómeno se desencadena cuando una carga eléctrica negativa en una nube induce una carga positiva en el suelo. Entonces, una lluvia de partículas negativas descienden formando un estrecho canal (de sólo tres o cuatro centímetros de ancho). Cuando las partículas llegan al suelo, a la copa de un árbol o la cima de un edificio, una poderosa corriente salta hacia el cielo. La poderosa luz que hiere los ojos es el producto de la excitación de las moléculas de aire por la carga eléctrica circulante. La aparición de muchos rayos paralelos se debe a que el viento mueve el canal de partículas y así se forma una especie de "cortina" de rayos que parecen moverse simultáneamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada