jueves, 24 de abril de 2008

Si ella te gusta, gánate a sus amigas

Las amigas de una mujer son como la entrada a un club de moda: causa una buena impresión y te darán acceso privilegiado, pero arma un desastre y te golpearán hasta dejarte lisiado. Si te ganas a sus amigas, es mucho más fácil impresionarla, primero, haz felices a sus amigas. Después, ve por ella.

CONOCE SUS DEFENSAS

Revisa la situación con cuidado. Si se agrupan es lógico que son un club cerrado a los extraños. Lo mejor que puedes hacer es buscar un grupo más amigable de chicas o buscar a las que están cazando hombres. Prefiere a los grupos de tres o más mujeres, para que la que sobre no quede sola. No importa cuánto le gustes a una chica, si debe dejar a su amiga sola para irse contigo, puedes apostar a que no lo hará.

APROXÍMATE

El apretón de manos y el típico "Hola, me llamo (tu nombre)” funciona cuando se trata de una sola persona, pero parecerás político si te diriges a todas así. Utiliza lo que haya alrededor. Si las chicas están reunidas alrededor de la mesa de billar, visita la rockola cercana y observa lo que ellas estén viendo o haciendo, luego búrlate del peinado del tipo ridículo o coméntales sobre el juego de béisbol. De ese modo las presentaciones serán más sencillas y naturales.

SIGUE A LA LÍDER

La mujer que lleva la conversación es tu 'punto de partida'. Si comienzas con la chica reservada de la periferia, sus amigas protectoras te acabarán. ¿De qué hablar? Conversa sobre cosas actuales, eventos que hayan ocurrido durante ese mes u ocurrirán en el que viene. "Te hará más fascinante, vivo y las harás sentir seguras.

CONTROLA EL FLUJO

Muestra interés con tu lenguaje corporal. Imita sus movimientos de modo sutil. Si ella asiente, asiente tú. Si ella ríe, ríe tú. Cuando voltees a ver a quien esté hablando, mantén tus hombros paralelos con los de ella. Es sutil pero efectivo. Nota qué tipo de temas captan su atención y guía la conversación general hacia lo que sea que le interese.

LLÉVATELA GENTILMENTE

El final es silencioso y furtivo. Pídele que te acompañe por bebidas o a elegir canciones de la rockola. Ahí es cuando la haces sonrojarse. Si le gustas, le encantará que hayas pasado tiempo con sus amigas y al final la hayas escogido a ella. Te sentirás más confiado, y ella sentirá menos presión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada