jueves, 10 de julio de 2008

Anota siempre todas tus ideas

Estás descansando y tus ojos encuentran el tan preciado sueño lentamente y sin aviso llega una gran idea, pero tienes tanta pereza de levantarte de la cama y buscar papel lápiz, que decides que como la idea es tan buena, no la olvidarás por la mañana.

Por la mañana, todo lo que querías recordar se te ha olvidado, incluso se te ha olvidado que lo ibas a anotar. ¿Te suena familiar?

Las ideas son baratas, la memoria es cara.

Los seres humanos somos excepcional mente buenos en la elaboración de pensamientos; basta con sentarnos un momento con una bloc de papel y un lápiz para que la mente comience a a divagar y a encontrar ideas nuevas, a desarrollar obras de arte, a descubrir soluciones a los problemas que nos atañen, bastan unos minutos para que el genio y el loco que todos llevamos dentro encuentre una salida y se plasme en la hoja en blanco.

De lo no somos muy capaces es de recordar. Los psicólogos dicen que podemos retomar 5 de cada 9 pensamientos que se almacenan en nuestra memoria de corto plazo, lo que significa que, en promedio, casi todo lo que acabas de leer ya se te olvidó.

Nuestra memoria a largo plazo es mucho mejor, pero el proceso de trasladar los pensamientos del largo a corto plazo es tan complejo que hasta la fecha nadie lo comprende por completo como dar un manual de instrucciones de cómo recordarlo todo.

Por lo tanto, miles y miles de ideas de las que no tenemos capacidad de retener se habrán de perder en el infinito si no hacemos algo para capturarlas.

Una solución es desarrollar el hábito de anotar todo lo importante que cruza por nuestra mente. Muchas personas elijen una agenda de bolsillo costosa, de pasta rígida con separadores y de un papel ostentoso. Sin embargo, cualquier hoja de papel y cualquier lápiz puede servirnos para este propósito. Lo importante es el contenido y no el "contenente".

Existen multitud de aparatos electrónicos que también sirven para llevar el control de nuestra anotaciones, incluso la cámara digital sirve de ayuda, la cuestión es saber utilizarlos correctamente.
Hay que anotarlo todo, revisarlo constantemente y verificar que se cumpla la ejecución de lo planeado; trata a tus anotaciones como la bandeja de entrada que hay que revisar constantemente. Inventa marcas de seguimiento, de pendiente, de pospuesto y en si, coloca todo lo que te ayude a no perder el hilo de las ideas que se te ocurren.

Anota todo: números de teléfono, direcciones, nombres, direcciones URL. Cuando tengas tiempo, actualiza todo las agendas de las que dispones, como el Outlook, la Palm, el teléfono móvil. Nunca se sabe cual de ellos fallará y así tienes un excelente respaldo.

Yo llevo una pequeña agenda de papel en el bolsillo, junto a la cartera, ahí anoto todo rápidamente, cuando hay tiempo, paso los teléfonos al móvil, las direcciones a los favoritos de Google Chrome y los pendientes al Outlook. Hasta la fecha no he encontrado ningún dispositivo electrónico que tome las notas tan rápido como un pedazo de papel. Pero sigo buscándolo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada