lunes, 28 de julio de 2008

¿Es verdad que existe un evangelio perdido de Santo Tomás que la Iglesia católica niega, como lo plantea la cinta “Estigma”?

Si existe, no está perdido y no dice nada de lo que se presenta en Estigma. Pertenece a los Evangelios Apócrifos, llamados así porque la Iglesia no los reconoce. Las razones son varias: van desde los problemas de historicidad hasta su oposición a la doctrina del clero. Abarca un periodo limitado de la vida de Jesucristo, que comienza con la huida de Egipto y concluye con su presencia ante los doctores. El Cristo de esas páginas es mucho más mágico que el que conocemos.
En una de las partes más hermosas de dicho texto, elabora unos gorriones de barro, les infunde vida con su aliento y, volando, éstos abandonan sus manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada