martes, 1 de julio de 2008

¿Bebé en camino? Momento de planificar los nuevos gastos

En la prueba de embarazo han aparecido dos líneas de color rosa ¡Es positivo! Vas a tener un bebé. A pesar de la alegría y de la emoción ante la perspectiva de recibir a nueva vida en este mundo, no puedes dejar de sentir el temor en tu mente. ¿Estoy listo? ¿Seré un buen padre?

El dinero se convierte en la segunda preocupación justo después del estado del bebé y se convierte en el factor de más estrés que puede sentir la pareja. Tener un hijo puede amplificar cualquier preocupación que tengas. Una pareja sin hijos o un soltero puede vivir hasta cierto punto con un solo cheque e incluso prescindir de muchas cosas; pero con un bebé en el camino hay ciertos elementos esenciales y productos que se deben tener, y todos cuestan un montón de dinero.
Si no ha pensado en cómo va a pagar por su pequeño, hay ideas y estrategias que puedes utilizar para ahorrar mientas que el pequeño se gesta cómodamente dentro de mamá. Estos son algunos consejos a tener en cuenta a la hora de planificar cómo vas a pagar todo lo que necesitas para llegada de tu bebé.

Elabora un inventario

Pregúntate ¿Qué necesito preparar para mi bebé? Haz una lista de cosas que consideras que son esenciales. Habla con amigos y parientes con el fin de averiguar lo que ellos utilizan ¿Cuáles han sido los artículos más útiles que han comprado? ¿Qué es lo que nunca utilizan? Lleva esa lista a la tienda y compara los precios con calma, de ese modo podrás comprar con mucha anticipación y a un buen precio los productos que has elegido

No intentes aparentar

Es muy fácil creer lo que los medios de comunicación nos dicen que debe poseer un bebé: cochecitos caros, pañales ultra modernos, juguetes de aprendizaje para recién nacidos; pero la verdad es que algunos productos de buena calidad no son necesariamente los más caros. Un ejemplo es el talco, el aceite, el shampoo. Los juguetes pueden pasar a segundo término, ya que de recién nacido no el llaman la atención y puedes comprárselos después, una vez que te ajustes con los nuevos gastos y te acostumbres al nuevo ritmo de compras.

Comprar a granel

Una gran cantidad de artículos para su bebé se puede comprar a granel y esto te puede ahorrar mucho dinero y tiempo: Pañales, toallitas de aseo, botellas y fórmulas. Sólo asegúrate que no contenga materiales o químicos no aprobados.

Comprar de segunda mano

No tenga miedo de comprar los productos que ya se han utilizado, nadie necesita saber que lo has adquirido de esta forma. La diferencia entre el precio de nuevo y usado te puede ahorrar hasta el 75 % del precio original. Una vez que el bebé deja de utilizar estos artículos, véndelos y recupera la inversión. Une ejemplo de esto son los cochecitos, los porta bebés para el auto, juguetes de luces y educativos; asegúrate de limpiarlos y desinfectaros antes de que tu nene los utilice.

Explorar la compra de genéricos

Hay un montón de buenos productos en el mercado que son genéricos. Sólo te aconsejo que no experimentes con los pañales, ya que la piel del bebé es muy delicada como para probar cualquier clase de material sólo por que es más barato. Por ejemplo, la vaselina es la misma en todas las marcas, la diferencia es el precio, la genérica cuesta 1 dólar y la de marca 8 dólares.
Si llevas un control de tus gastos, podrás darte cuenta de que lo que ahorras es una cantidad que te dejará con la boca abierta. Recuerda que se trata de ahorrar para utilizar esos recursos en algo que tal vez no tengas contemplado. Todo es una cuestión de establecer prioridades y ser inteligentes al comprar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada