sábado, 9 de agosto de 2008

¿Cómo hacer más amenas las conversaciones?

¿Te ha sucedió que cuando te presentan a una persona no sabes que decirle? Saber hablar es una virtud que se pude dominar, sobre todo cuando debes hacerlo en público o al asistir a una reunión social. Si eres uno de los que no puede vencer el pánico escénico y te quedas paralizado sin saber que decir, aprende estas técnicas:

Prepárate. Lee libros, periódicos, revistas… si vas a una exposición, trata de averiguar lo que puedas sobre el artista; entre más sepas tu conversación puede tornarse más interesante. Anticiparte a lo que se planteara en el evento.

Si ignoras la respuesta, dilo con honestidad, eso atrae la simpatía.

Habla de tus intereses personales sin caer en los excesos, ya que de hacerlo, parecerás un ególatra.
No te cierres a un solo tema. Busca los ángulos explotables; y no dejes de ser sólo tu el que habla, permite que los demás expongan sus puntos de vista.

Si te equivocas… ríete de ti mismo, no le temas al ridículo.

Trata de establecer una alianza con alguna persona del grupo.

Si la otra persona te ataca, utiliza el silencio como arma de defensa. No respondas con sarcasmos o pidiéndole disculpas… es lo que esperan que hagas para continuar.

Si no tienes algún tema de conversación específico, siempre es de ayuda utilizar los temas de toda la vida: los impuestos, el clima, las celebridades.

Aprende a concluir una conversación con elegancia. Para ello no hay nada más simple que los clichés como: “Nos vemos más tarde”, “Después hablamos” o uno de los mejores…”Cuanto lo siento, pero ya tengo que retirarme”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada