Técnicas para cuidar tu higiene bucal

Cepillo

Todos sabes que unos dientes saludables generan una impresión positiva de tu persona. Si descuidas las recomendaciones para la limpieza de tus dientes puedes padecer de mal aliento, caries y pérdidas de piezas dentales. Todos estos males se traducen en un gasto que seguramente no querrás hacer.

Paredes. El tejido que rodea a tus encías y dientes requiere de una limpieza adecuada. La manera correcta de hacerlo es con el uso del enjuague bucal. Compra el de tu preferencia pero lee las instrucciones, ya que algunos deben diluirse porque contienen altas dosis de alcohol que puede matar la flora que protege los dientes.

Dientes. Para realizar una limpieza profunda cepíllalos de arriba hacia abajo y viceversa. hacerlo de manera horizontal daña el esmalte. Las muelas se cepillas con un movimiento circular, de esta forma removerás restos escondidos en pequeños huecos dentales. Los costados de la muela se lavan con movimientos verticales también. Para los espacios interdentales: enrolla 30 cm. de hilo dental entre tus dedos índices e introdúcelo en diagonal, si lo haces directamente puedes lastimarte.

Lengua. Cada vez que comes, las bacterias de los alimentos permanecen en este órgano muscular. Por ello debes ocuparte de cepillarlo cada vez que laves tus dientes. Lo mas recomendable es que adquieras un limpiador especial para esta zona: colócalo al fondo de tu boca y jala hacia la punta de la lengua para retirar los restos de comida. Sin duda tu aliento mejorará.

Encías. Son tan importantes como los dientes, si en ellas se acumula la placa bacteriana corres el riesgo de sufrir diversas infecciones e hipersensibilidad. Para evitarlo procura abarcarlas cada vez que te laves los dientes. El cepillado debe de realizarse de una encía a la otra: adquiere un cepillo que tenga gomas en las cerdas para les proporciones masaje y actives la circulación de la zona.