martes, 20 de enero de 2009

El mito de la riqueza inmediata (Parte 2/5)

Los Empleos promisorios

Seguramente has visto sus anuncios en el periódico o hasta pegados en los postes en la calle. Cierta compañías ofrecen ganancias elevadas con horarios flexibles, prestaciones por encima de la ley, armado de horarios a conveniencia del aplicante y sólo exigen un mínimo de requisitos para entrar. Sólo tienes que marcar un teléfono y presentarte a una cita.

¿Cómo funcionan?
Una vez citado, generalmente en compañía de otros aspirantes, recibes una plática pseudo motivacional donde te explican que la “compañía internacional” está iniciando operaciones en tu país, y requiere de personal “dinámico y emprendedor” para obtener la excelencia a la que están acostumbrados los clientes. No te llegan a explicar el rubro de la empresa, ni tampoco las particularidades del empleo en sí. Solamente te harán pasar una serie de absurdas pruebas destinadas a encontrar a los “aspirantes correctos”. Después te dan una cita para otro día, y casi siempre en otra dirección.

¿Dónde está la estafa?
En la segunda cita, después de más palabrería motivacional, se hace una nueva “selección”, donde quedas elegido y puedes pasar a la siguiente fase de pruebas: un curso cuyo costo debes cubrir por entero para pasar a formar parte de la “fuerza de trabajo”. Sobra decir que el curso suele ser no reembolsable, su valor didáctico es nulo y suele conducir a un “disculpe, pero después de la última prueba hemos comprobado que usted no es material para nuestra compañía”. O peor aún, te asignan a un nuevo curso, a una nueva tarifa.

¿Cuánto dinero se arriesga?
Los mencionados cursos no suelen ser muy caros. El éxito para estos estafadores es reclutar a mucha gente cobrando poco dinero, maximizando sus ganancias sin arriesgarse a demandas por grandes cantidades. Pero te harán perder tiempo que podrás utilizar buscando un trabajo de verdad.

¿Puedes enriquecerte con esto?
Sólo enriquecerás tu experiencia al tratar con estos estafadores, y será difícil que te vuelvan a ver la cara de manera similar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada