sábado, 31 de enero de 2009

¿Eres un fanático de la limpieza?

Aficionados a los Q-Tips, amigos del hilo dental y salvajes de la limpieza nasal: aquí les decimos cómo pueden pavimentar un camino de hiperhigiene

MANTÉN ESO LEJOS DE TU OÍDO

Introducir un Q-Tip en el canal auditivo puede causar infecciones y cosas peores. Si lo metes demasiado, incluso puedes romper el tímpano. En realidad, no necesitas limpiarte los oídos. Pocas personas tienen problemas con la acumulación de cerilla, pero, en todo caso, pueden solucionarlos con unas cuantas gotas de peróxido de hidrógeno (diluido 50/50 en agua) o de aceite mineral dos veces por semana. El aceite de olivo también sirve, pero quizá huelas a ensalada.

LIMITA TUS MANIOBRAS NASALES

¿Sabes que las gotas y los atomizadores para la nariz pueden ser adictivos? La sobredosis provoca una "inflamación de rebote" y una congestión aún más grave. El uso demasiado frecuente de las gotas también afecta la presión sanguínea, lo cual significa que existen gotas para la nariz que pueden causar la muerte. La próxima vez que tengas la nariz congestionada, trata de solucionar el problema con agua salada. En las farmacias venden goteros con solución salina y son muy económicos. Estas gotas alivian la congestión al humedecer los pasajes nasales que están secos. Tomar un antihistamínico o inhalar vapor también aflojará la mucosa.

NOTE CORTES TANTO LAS UÑAS DE LOS PIES

Cortarte las uñas de los pies en forma compulsiva puede provocar que una de ellas se entierre. Incluso las uñas de los pies que normalmente crecen enterradas requieren de la extracción de una parte de la uña y de cauterizar la raíz, con el fin de que no vuelva a crecer. No uses zapatos muy ajustados. Siempre debes cortar las uñas rectas. Y no invadas la cama de la uña cortándola muy corta o muy profunda en los márgenes.

CUIDADO CON LOS DIENTES

No debes cepillarte los dientes con fuerza. El cepillado continuo con fuerza desgasta el cemento (cubierta de la raíz) que es más suave y que podría dar lugar a un aumento de sensibilidad y caries en los dientes. ¿Cómo puedes saber si te cepillas demasiado fuerte? Revisa tu cepillo. Si las cerdas se abren o desgastan en pocos meses de uso, es probable que te estés excediendo.

LA HIGIENE EN LA PIEL

Algunos hombres se frotan la piel con mucha fuerza para limpiarla. Lavan un área una y otra vez y luego la frotan para asegurarse de que quede limpia. Esto provoca un trauma en la capa superior de la piel, que luego se vuelve gruesa y de color café. Las terminaciones nerviosas se irritan todavía más, dando lugar a un círculo vicioso de comezón. Esto puede suceder en el rostro, donde el uso excesivo del jabón afecta las glándulas sebáceas, abriendo los poros y folículos, lo que provoca el acné.

TUS ZONAS MÁS SUCIAS

La comezón rectal, conocida como prurito, puede ser el resultado de una mala higiene, como cuando las partículas fecales se quedan atrapadas en los dobleces de la piel cerca del ano. Pero también pueden ser porque te frotas muy fuerte con el papel higiénico y/o te lavas en exceso. El área del recto es grasosa por naturaleza, lo que previene la irritación. No elimines con el jabón tus aceites naturales. Lo mismo sucede con los genitales, que necesitan mucho menos mantenimiento de lo que crees. Frotar demasiado el área púbica puede llegar a provocar el crecimiento de pústulas. Debes lavarte con cuidado y no con fuerza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada