martes, 24 de marzo de 2009

¿Qué hacer si un rottweiler te observa como a su juguete favorito?.

Te dejaron a solas con Max y al camino se le hace agua la boca al contemplar una de tus piernas. Lo que hay que evitar es salir corriendo. Eso estimularía el instinto de caza del animal.

Tampoco es buena idea acercar la mano para calmarlo a base de caricias. Debemos respetar las normas de contacto visual y físico del perro; si nos las saltamos, lo más lógico es que se defienda con la mejor anua que tiene: la dentadura. Aplica el mismo consejo si algún sabueso te persigue cuando vayas en bicicleta.

En cualquiera de los supuestos anteriores lo mejor es detenerse y adoptar una posición relajada, mostrando abierta mente las palmas de las manos. El perro se tranquilizará y dejarás de interesarle como compañero de juegos.

Eso sí, trata siempre de tenerlo a la vista: en caso de darle la espalda, puede sentir la tentación de darte una jugosa y desagradable sorpresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada