martes, 28 de abril de 2009

Elimina tus malos olores de emergencia

Tú apestas. Yo apesto. Todos apestamos de vez en cuando, y eso nos preocupa. ¿Quién no se ha olido las axilas antes de una cita? La repulsión por los malos olores es profunda en nuestro genoma. Apestar significa para nosotros ser devorado por microbios.

Así es que gastamos mucho dinero en auxiliares para combatir el mal aliento y el mal olor corporal para convencer a nuestra pareja , de que no somos patológicamente defectuosos. Pero ¿qué haces cuando tu desodorante te ha abandonado, las pastillas de menta se acabaron, o se te pegó algún olor del ambiente?

TU ALIENTO ESTÁ A PUNTO DE APESTARTE UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

Ante esta situación vamos a fabricar un desodorante instantáneo: disuelve un sobrecito de sal en un vaso con agua tibia y haz buches por espacio de 30 segundos con ella. Las bacterias causantes del mal olor se alimentan del ambiente ácido, la solución salina ayuda a neutralizar la acidez al aumentar el nivel de pH. ¿No hay sal? Haz buches con agua simple; aún así ayudará a reducir las bacterias.
Aun mejor, no sólo hagas buches; haz gárgaras también. La parte trasera de la lengua es la única parte donde las bacterias que causan mal aliento se alojan en mayor cuantía. Cepilla tu lengua y haz gárgaras por 10 segundos con un enjuague bucal anti bacterias.

SE TE CHORREÓ LA GASOLINA

Vas a utilizar fluido para lavar el parabrisas. El alcohol y el éter de glicol del fluido paro limpiar parabrisas, disolverá los compuestos de petróleo. Vierte un poco del líquido en tus manos y frótalas una contra la otra. Se evaporará lo suficientemente rápido para que no tengas que limpiarte el resto en los pantalones.

HUELES A DESTILERÍA

Te vas a tomar dos vasos de jugo de Toronja; ya que ésta activa las enzimas del hígado que causa que el alcohol se metabolice más rápido. Aumentar el metabolismo de tu hígado ayuda a que el olor a alcohol se vaya más rápido.

EL NERVIO POR LA JUNTA DE TRABAJO SE TE SALE POR LAS AXILAS

Ve de inmediato al cuarto de baño, toma dos toallas de papel; unta un poco de jabón en las dos, pero humedece sólo una. Ahora, dirígete hacia uno de los lavabos y tállate las axilas con la toalla húmeda y luego, sécate la piel con la seca. Este proceso matará las bacterias que causan el mal olor, mientras deja suficiente esencia para que puedas sobrevivir a la junta.

ACABAS DE DESTRIPAR UN PESCADO

Vas utilizar un limpiador en polvo con cloro. Mezcla el limpiador con agua para formar una pasta, frota tus manos y después enjuágalas con el agua más caliente que puedas soportar. Este limpiador tiene un efecto oxidante, es decir, químicamente neutraliza el olor, y el agua caliente quizá ayude a vaporizar las moléculas de aceite de pescado

TE APESTAN LOS PIES EN LA PRIMERA CITA

Te vas a poner colonia o aftershave en los pies. Esto, cuando ya la tengas en casa, pídele permiso de retirarte y ve a frotarte los pies con la fragancia que utilices para después de rasurarte y además colocarás un poco en las plantillas de los zapatos. Tus pies generalmente no son los primeros culpables; principalmente son tus zapatos, que les ha ido un poco mal con el tiempo.

HUELES COMO SI HUBIERAS DORMIDO EN UN CENICERO

Para este caso lo mejor es hacer uso de aire caliente. Cuélate al baño de un restaurante y plántate frente al secador de manos. Aumentará la temperatura a tu alrededor, lo que hará que las moléculas de humo se vaporicen y llevará aire por toda tu ropa, llevando consigo las moléculas que queden. Además introduce tu cabello en la corriente de aire por unos minutos y sacude tu chaqueta hasta que quede libre de humo.

TU CAMISA HUELE A PERFUME QUE NO ES PRECISAMENTE EL QUE USA TU NOVIA

Vas a disponer de una secadora para ropa. Mete tu camisa para que ruede un par de minutos en el programa más alto. Esto aireará la camisa y ayudará a evaporar los aceites del perfume. Incluso puedes añadirle alguna esencia o tu propia loción. Ahora bien… mejor no engañes a tu pareja.

TUS FLATULENCIAS ESTÁN A PUNTO DE ASFIXIAR A TODOS LOS PASAJEROS EN EL AUTO

¡Rápido! Abre las dos ventanas del frente del automóvil. La baja presión de afuera absorberá todo el gas. Pero… mantén las ventanas traseras cerradas. Cuando están abiertas todas, el aire de “adentro” no existe, y el de enfrente se va para atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada