martes, 14 de abril de 2009

¿Por qué los barcos de acero no se hunden en el mar?




Por una ley física probada por el griego Arquímedes (287-212 antes de Cristo) y que, en su honor, se denomina "principio de Arquímedes". El matemático y físico observó que, cuando los cuerpos sólidos se introducen en los líquidos, éstos ejercen hacia arriba una fuerza llamada empuje, la cual será mayor o menor, según el volumen de agua desalojada.

La forma del barco desplaza un alto volumen de agua que se convierte en empuje; por lo tanto, permanece en la superficie. Si una embarcación pesara más que el empuje, el desalojo de agua sería pequeño y, por lo tanto, el empuje también; así, se hundiría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada