domingo, 3 de mayo de 2009

¿Cuál es el mejor momento para llevar a cabo la tarea más difícil del día?

Temprano en la mañana. Tu periscopio particular no es lo único que sube un par de horas antes de levantarte. El cortisol, la hormona del estrés, hace lo mismo. Esta alteración biológica incrementa el índice de azúcar en la sangre, proporcionándole el vigor necesario para que puedas resolver con eficacia situaciones complicadas. Aunque un exceso de cortisol puede dejarte abrumado, también es lo que hace posible el “instinto de lucha” que te permitirá terminar ese trabajo que pende sobre tu cabeza o irrumpir en el despacho del director para pedirle un aumento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada