martes, 26 de mayo de 2009

Maneja tu propio cuidado médico

Sigue los siguientes consejos y reduce la cantidad de dinero que inviertes en una revisión física, durante tu estancia en un hospital; asegúrate de que en verdad lo hagan bien

Aséate antes de tu cirugía
Dos horas antes de que te abran, toma un baño y usa un jabón antibacterial, para lavar perfectamente el área en donde te van a intervenir. Al menos uno de 20 pacientes en un hospital contraen una infección. Hazlo con precaución.

Cancela la llamada que debe levantarte
Pregunta a tu enfermera si te tiene que dar algún medicamento al principio o al final de su turno, de otra manera puede que te despierte a las 3:00 A.M. y ya sea muy tarde.

Habla con tu cirujano
Pregunta si el patólogo del hospital es recomendable. Este hombre siempre ve los resultados y los misterios de tu diagnóstico. El jefe de médicos residentes o la enfermera en turno puede ser una buena fuente de información también.

Niégate a usar una bata con la espalda descubierta
Estas prendas de hospital no deben ser parte de un calvario. Lo único que necesitas son prendas flojas, para tal instancia un par de pants y una playera holgada pueden funcionar.

Haz que te marquen
Asegúrate de que una enfermera te marque con una X en el upar en donde el cirujano se supone que te debe abrir. No estamos bromeando, éste es obligatorio en muchos hospitales. Esto ayuda a prevenir los errores quirúrgicos que cuestan la vida de muchas personas cada año.

Mantente conectado
Trae tu computadora personal, muchos hospitales ofrecen acceso a Internet en tu cuarto. Sólo haz que resguarden tu computadora en algún lugar seguro durante la noche.

¿Son estas tus medicinas?
Muchos errores resultan por anomalías en la ingesta de las medicinas que tienes que tomar, asegúrate que los frascos tengan escrito correctamente tu nombre -inclusive tu segundo nombre- en tu muñequera que te identifica como paciente, lo mismo en los registros y en las órdenes de prueba. En verdad duplica tus cuidados al ingerir los medicamentos que supuestamente sean para ti.

Envía pizza a las enfermeras
Debes estar siempre alerta. Por las noches da mucha hambre, si ves que las enfermeras han pedido una pizza toma una dos rebanadas para ti. A menos que seas diabético, cardiaco, o estás convaleciente de una cirugía que involucre a tus intestinos. Puedes comer de todo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada