El consumo de sangre por todo el mundo





Aunque la humanidad no está clasificada como hematófaga, el consumo de sangre animal en el mundo es una deliciosa costumbre culinaria, y es más universal de lo que te imaginas.

México

Es común en todo el país el consumo de moronga, un embutido de sangre de cerdo y hojas de hierbabuena que se cuece en agua salada. Por otro lado, teñido de un cierto contexto religioso, algunos habitantes de Mochitlán, Guerrero, beben sangre fresca de los toros en una fiesta en honor a Santa Ana. Por otro lado, existe otra práctica de origen presumiblemente medieval que consiste en mezclar la sangre menstruada de la mujer con alguna bebida con el objetivo de garantizar la atracción del ser amado.

Colombia

En la folclórica región de Santander se prepara la tradicional pepitoria, un guiso con jugo de carne de res o pollo que se acompaña de yema de huevo cocido. De acuerdo con el gusto del comensal, se adereza con un intenso preparado de menudencias cocidas, sangre de chivo, frijoles y arroz.

Gran Bretaña

Aquí se prepara el célebre black puddin o blood pudding. Para su preparación se utiliza cebolla, grasa de cerdo, avena, condimentos y una cantidad generosa de sangre de puerco. Es tan popular, que año con año se organiza una fiesta en la que tiene lugar el World Black Pudding Throwing Championship, en el cual los participantes compiten por obtener la mayor cantidad de esta salchicha.

España

Los ibéricos se destacan como la sociedad con más variantes de su morcilla de sangre, que varía de región en región según su consistencia y sabor. Se destaca la de Burgos, que se prepara con arroz, cebolla y sal, así como la de la región de Galicia, que lleva nueces y almendras, ingredientes que le dan cierto sabor dulce, el cual hace que, incluso se ofrezca como postre.

Guyana

En la Guyana se prepara una variante del black pudding inglés, al que se agrega arroz, canela, limón, coco, apio, tomillo y albahaca. La mezcla se vierte dentro de una pieza de intestinos de cerdo y se coloca al fuego hasta que se cuece. Se sirve como aperitivo, o bien, se utiliza como sustituto de la carne para otros platillos.

Francia / Portugal

Cada país ofrece una versión distinta del preparado común de sangre: el budín noir francés se compone de humor circulatorio de puerco o res, pan fresco, manzanas, crema fresca y especias. Los portugueses, influenciados por la tradición española, preparan la morcela con variaciones mínimas a la receta original, aunque la mayoría prefiere el chouriço de sangre, que es una tira de sangre de cerdo cocida.

Kenia

Las tribus del norte de Kenia utilizan un recipiente de madera en el que vierten la sangre de la res una vez que la vena de la yugular del animal derrama luego de un pinchazo. Ésta se mezcla con la leche de vaca y, en algunas ocasiones especiales, hasta con carne de res en un guisado.

Estonia

Aunque el consumo de sangre fresca es una actividad común de los cazadores, entre las delicias de la concina tradicional, compuesta por platillos acompañados de papas, coles y carne de puerco, está al verivost o salchicha de sangre, fabricada con sangre de chancho envuelto en un saco que por lo general está formado de menudencias, como panza o tripa. Todo un clásico navideño.

Alemania

El Blutwurst es un popular embutido que se prepara con cebada, la carne de un cerdo graso y sangre de res. Entre sus variantes más populares está el Zungenwurst, que agrega al consabido toque de hierro del paladar el inigualable sabor adicionan generosos trozos de lengua de cerdo.

Suecia

Aquí se cocina la sopa negra o Svartsoppa, que se ofrece en la cena de Màrten gàs. Se prepara con sangre fresca de ganso, si no hay puede ser de chancho, ciruelas, chabacanos, vinagre, mejorana, canela y pimienta. Se acompaña con una ración de jalea de moras; también preparan el blodkrov (salchicha de sangre) y los blodplättar, que son panecillos de sangre.

Tailandia

La región de Laos sirve el Laap issan, un plato que tiene como ingredientes chile, carne de res, juego de limón, cebolla roja, pimienta, hojas de menta, arroz crudo y salsa de pescado. En apariencia es casi como cualquier otro platillo de la cocina thai, pero al llevarlo a la mesa se cubre con sangre fresca de res.

Australia

Los aborígenes de la zona central de Australia no sólo se comen la carne del canguro asado, parte del proceso de preparación requiere que el marsupial se desangre para beber el vital líquido mientras está tibio. Después, el cuerpo se corta y se consume a excepción de la cabeza y la cola.

Rusia

Científicos de la academia Estatal Tecnológica de Voronezh transformaron sangre de res en galletas y yogur para beber. El líquido se procesa y mezcla con grasas y saborizantes para obtener los productos. La médico Ludimilla Antipova y Alexei Nikolaichick, responsables del proyecto, aseguran que todos los alimentos son ricos en hierro, bajos en grasa y muy sabrosos.

China / Vietnam

La sangre de serpientes es considerada un afrodisiaco y para su consumo se mezcla con vino de arroz. Algunos bares vietnamitas ofrecen la de cobra, acompañada de whisky. Para no desperdiciar la sangre de pollos, patos y gansos, los chinos sueles dejarla coagular y la llaman tofu de sangre. Se utilizan para acompañar guisados o sopas.

Filipinas

Aquí consumen una preparación que incluye orégano, ajo, vinagre, aceite, hígado, sangre fresca de cerdo y tres pimientos nativos muy picosos. EL resultado: un energético estofado que se acompaña con un plato de deliciosos “putos”; que no son más que panecillos de harina de arroz cocidos al vapor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada