miércoles, 3 de junio de 2009

Vivir sin enemigos

Casi al final del servicio dominical el Ministro preguntó;  -¿Cuántos de ustedes han perdonado a sus enemigos?
Casi todos los asistentes levantaron la mano… excepto por una anciana que estaba sentada en una de las primeras filas
- Señora – dirigiéndose a ella el Ministro - ¿Acaso no está dispuesta a perdonar a sus enemigos?
- Es que… verá usted, yo no tengo enemigos - respondió dulcemente.
- Eso es muy, muy raro... Pero qué bueno, que así sea... por cierto, nos podría decir ¿cuántos años tiene usted?
- 98 años –respondió-
La congregación se levanto y le aplaudió.
-Mi estimada Sra. puede pasar al frente y decirnos ¿Cómo se vive 98 años sin tener enemigos?
La dulce viejita pasa al frente y dirigiéndose a la congregación les dice:
- ¡Porque ya se murieron todas las estúpidas viejas que me odiaban!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada