miércoles, 8 de julio de 2009

¿Es posible que la voz humana rompa un cristal?

Cada objeto tiene una frecuencia de resonancia, es decir, la frecuencia natural con la que vibra. Un buen ejemplo es el sonido que se escucha cuando pasamos un dedo por el borde de una copa. Para romperla, la voz del cantante debe ajustarse a la frecuencia de resonancia del cristal, por lo que tendría que cantar muy fuerte y alcanzar la intensidad de 135 decibeles. Un requisito extra es mantener esa nota al menos por tres segundos. Además, es necesario que la copa sea del vidrio y la forma adecuados y que sea grande con lados delgados y casi verticales. En los años setenta se realizaron experimentos de laboratorio en los que participaron tanto una soprano como un trompetista. Ninguno de los dos logró romper el cristal. Se decía que el legendario tenor Enrico Caruso era capaz de hacerlo, pero su esposa se encargó de desmentir tal afirmación. De manera que, en conclusión, parece muy difícil que una voz humana, sin mediar el amplificador, sea capaz de quebrar una copa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada