martes, 14 de julio de 2009

¿Qué pasaría si cubriéramos una ciudad con una gigantesca cúpula?

La gente piensa en ciudades cubiertas por una cúpula porque todavía no hemos conseguido hallar la forma de controlar la climatología. Si en todo el mundo se pudiera disfrutar del clima de San Diego, probablemente ni se les pasaría por la cabeza. Por desgracia, en las grandes urbes tales como Buffalo, Minneapolis, Nueva York y Chicago la climatología no tiene ni remotamente que ver con la de San Diego, ¡especialmente en invierno! La finalidad de cubrir una ciudad con una cúpula es la siguiente:

  • Conseguir una misma temperatura durante todo el año.
  • Que no llueva ni nieve para no arruinar los picnics y las bodas.
  • Eliminar los efectos cancerígenos de la luz solar durante las actividades al aire libre.


Ha habido innumerables intentos de crear, a pequeña escala, ciudades cubiertas por una cúpula. Veamos algunos ejemplos:

  • Mall of America, cerca de Minneapolis, es una diminuta ciudad bajo el cristal. Dispone de 32 ha. de pavimento (en 11 ha de terreno), 500 comercios, 80 restaurantes y un parque de atracciones interior.
  • Biosphere 2 es un gigantesco laboratorio completamente hermético de 1,2 ha de superficie.
  • Los dos invernaderos Eden, en Inglaterra, son cúpulas geodésicas que cubren alrededor de 2 ha. de terreno.
  • Cualquier estadio cupular cubre entre 3,2 y 4 ha.


¿Qué pasaría si ampliáramos estos proyectos a una ciudad y cubriéramos una superficie del orden de 260 ha (aproximadamente 2 km2)? Estarnos hablando de seleccionar una parcela de terreno de alrededor de 2 km de lado o de una superficie circular de 1,8 km de diámetro y de cubrirla por completo.

La primera pregunta es qué tecnología se debería utilizar para cubrir un espacio tan enorme. Existen tres posibilidades:

Mall of America emplea las típicas tecnologías de construcción de centros comerciales, es decir, hormigón y paredes de bloque, puntales, claraboyas, etc. No se trata de una arquitectura excesivamente inspiradora ni rebosante de glamour (habría centenares de pilares y paredes en la ciudad, en lugar de una diáfana cúpula de 2 km de ancho), pero por lo menos es fácil imaginar un proceso de construcción mediante el uso de estas mismas técnicas para cubrir 2 km2.

El proyecto Eden utiliza una cúpula geodésica y paneles hexagonales con múltiples capas hinchables de un film de plástico muy fino. El peso de la estructura geodésica y de los paneles es prácticamente igual al peso del aire contenido en el interior de la cúpula.

El British Columbia Place Stadium está cubierto por fibra de vidrio revestida de Teflón que se sostiene gracias a la presión del aire. En efecto, la presión interior es sólo 0,002 kg/cm2 más elevada que la presión atmosférica normal. Dieciséis ventiladores de cien caballos de potencia suministran la presión extra.

En un proyecto como el de cubrir una ciudad con una cúpula, algunos edificios podrían formar parte de su estructura. Por ejemplo, seis rascacielos en el centro de la ciudad actuarían a modo de otros tantos pilares que soportarían el peso central de la cúpula, con otros edificios distribuidos por la ciudad actuando como pilares más cortos.

Realmente, con el uso de la tecnología del centro comercial, y probablemente con el de cualquiera de las otras dos tecnologías, sería fácil crear una concha protectora que cubriera una superficie de 2 km2. Veamos algunas de las preguntas más interesantes que se plantearían si alguien intentara hacer realidad semejante proyecto:

¿Cuánta gente podría vivir bajo la cúpula? Supondremos que su interior está estructurado en edificios de una altura media de diez plantas. Algunos serían más altos, mientras que otras zonas de la ciudad estarían destinadas a parques o construcciones de menor envergadura. La media seria pues de diez plantas, lo cual nos da un total de 84.000.000 m2 de espacio de pavimento. Si suponemos que una persona media necesita alrededor de 150 m2 de espacio para vivir, otros 150 m2 de espacio de trabajo (para los estudiantes, espacio de aulas; para los ejecutivos, espacio de oficina, etc.) y 150 m2 de espacio abierto para cosas tales como calles, parques, áreas comunes, ascensores, etc., entonces la ciudad podría albergar a casi 200.000 habitantes. Sin embargo, es probable que la propiedad del suelo debajo de la cúpula sea extremadamente cara y que la gente se vea obligada a alojarse en espacios mucho más reducidos de los que son habituales en la actualidad. En otras palabras, el espacio ocupado por persona podría ser sólo de 150 m2, lo cual permitiría albergar más de medio millón de personas en la ciudad.

¿Cuál sería el coste de la construcción?

En dólares actuales, el espacio en un rascacielos cuesta alrededor de 1.400 dólares por metro cuadrado de construcción, al igual que los invernaderos Eden. Así pues, utilizaremos esta cifra. Supongamos que el coste de la cúpula por metro cuadrado de espacio de pavimento es de 400 dólares adicionales, lo que significa un coste total de 1.800 dólares por metro cuadrado Partiendo de esta base, el coste total de este proyecto ascendería a 140.000 millones de dólares, o lo que es lo mismo, 250.000 dólares por residente, una cifra sin duda nada descabellada si lo piensas fríamente.

¿Cuál sería el coste derivado de calentar y enfriar esta enorme estructura?

Es imposible de decir, pues depende del tipo de construcción, del emplazamiento, etc. Sin embargo, es interesante resaltar que Mall of America no tiene que gastar un solo dólar en calefacción a pesar de estar situado en Minnesota. La iluminada y la gente suministran el suficiente calor. El problema residirá en enfriar semejante estructura, sobre todo durante los períodos de insolación. Una forma de solucionar este dilema consistiría en ubicar la ciudad cupular en una zona de clima muy frío.

¿Cómo se desplazaría la gente?

La distancia máxima entre dos puntos cualesquiera en la ciudad sería aproximadamente de 1,6 km, lo que significa que una persona podría desplazarse andando a cualquier lugar en media hora o tal vez menos. Caminar sería el medio de transporte principal, si no el único, para los residentes en la ciudad. Con todo, se debería diseñar algún tipo de transporte especial para los alimentos y demás productos de venta al detalle. Un sistema de trenes subterráneos constituiría la mejor solución.

Lo que debes comprender después de haber reflexionado acerca de la posibilidad de construir una ciudad cubierta por una cúpula es que la idea no es ni mucho menos inimaginable, y es probable que se pueda desarrollar en una o dos décadas. ¡Por cierto, la gente podría planificar sus fines de semana sin tener que preocuparse de la climatología! ¡Una ventaja añadida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada