Ir al contenido principal

¿Qué pasaría si los seres humanos tuvieran agallas?

En la película WaterWorld, con Kevin Costner, éste sufre una mutación que propicia el desarrollo de agallas detrás de las orejas. ¿Es eso realmente posible? ¿Acaso una mutación podría permitir al ser humano nadar en el agua como un pez, sin necesidad de recurrir a un equipo de inmersión?

Una forma de responder a esta pregunta consiste en examinar los registros evolutivos al respecto. Cada vez que la evolución ha colocado a un mamífero en el agua, tanto si se trata de una ballena, una marsopa, una morsa o un manatí, siempre lo ha dotado de pulmones en lugar de agallas. A menudo, la evolución realiza cambios drásticos para reorganizar el resto del cuerpo alrededor de los pulmones, como por ejemplo, situar el orificio de respiración en la parte superior de la cabeza en el caso de las ballenas, pero nunca ha dotado de agallas a un mamífero.

¿Por qué? La razón principal reside en el hecho de que las agallas de un mamífero tendrían que ser gigantescas. Las agallas funcionan a la perfección porque los peces, que son animales de sangre fría, no necesitan tanto oxígeno como el hombre. En efecto, un ser humano de sangre caliente necesitaría treinta veces más oxígeno por kilogramo de peso corporal que un pez de sangre fría. Al nadar, los humanos necesitarían incluso más oxigeno de lo normal. Además, los peces utilizan la boca y las aletas de las agallas para desplazar grandes cantidades de agua a través de las agallas. Los tiburones y otras especies piscícolas se ven obligados a moverse constantemente para que fluya la suficiente cantidad de agua a través de sus agallas.

Piensa en el espacio que ocupan las agallas en la cabeza de un pez y ahora imagina a un humano con treinta veces más espacio destinado a las agallas y a algún sistema que reconduzca el agua sobre su superficie. Éste es el motivo por el cual nunca verás un mamífero con agallas.

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

¿Cómo se forma el agua que está dentro de los cocos?

El agua es producida por la propia palmera a partir de los líquidos que absorbe del suelo donde se encuentra plantada y la humedad que captó del ambiente. La procesan las plantas mayores de cinco meses de edad. Cada coco contiene hasta dos tazas de este líquido dulce y cristalino. Es tan puro y estéril que en la época de la Segunda Guerra Mundial, cuando no había a la mano una solución glucosa, se inyectaba directamente en las venas de los heridos a la manera de suero.
Está compuesta básicamente por agua, azúcares, proteínas y carbohidratos. A la hora de adquirir cocos vale la pena agitarlos para escuchar si tienen líquido en el interior. Si no suenan es porque no han madurado o porque ya son demasiado viejos. Desde tiempos inmemorables el agua de coco ha sido empleada como bebida refrescante y hoy forma parte fundamental de la coctelería.


Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…