Ir al contenido principal

¿Qué pasaría si quisieras visitar los siete continentes en un solo día?

¿Es posible? Ante todo, deberías reflexionar un poco sobre algunas cosas. ¿Adónde vas? ¿Cuál es el lugar de partida? ¿Qué significa «en un solo día»? ¿Un período de veinticuatro horas? ¿O prefieres darle un sentido más amplio y prestar atención a la fecha en lugar del simple paso del tiempo? Y por último, aunque no por ello menos importante, ¿qué medio de transporte deberías emplear? (Aclaro que usaré de ejemplo al Concorde)

El itinerario de viaje incluiría visitas a cada uno de los continentes siguientes:

África
Antártida
Asia
Australia
Europa
América del Norte
América del Sur

Cubrirías una increíble distancia, de ahí que a primera vista la empresa parezca imposible. Pero en realidad, existen dos formas de hacerlo: utilizando un medio de transporte extremadamente rápido, como el jubilado Concorde, o reinterpretar y matizar el significado de «en un solo día». Antes de referimos al Concorde, analizaremos una cuestión muy interesante, pero debemos recordar que en mayo de 2003 y después de 27 años de historia el Concorde dejaba de volar. Coincidiendo con el centenario del vuelo inaugural de los hermanos Wright.

Al mediodía, el sol se halla en el punto más alto del cielo, cruzando el meridiano, en todo el planeta. De existir un solo horario en todo el mundo, esto sería imposible, ya que la Tierra gira 15° cada hora. Ésta es la razón por la que el globo terráqueo está dividido en zonas horarias. La idea que subyace detrás de las múltiples zonas horarias es la de dividir el mundo en veinticuatro segmentos de 15° y ajustar los relojes a tenor del horario de dicha zona. Todas las personas de una zona determinada sincronizan sus relojes de la misma forma y cada zona lleva una hora de diferencia en relación con la siguiente o la anterior. Si prestas atención a las zonas horarias, puedes utilizarlas en tu provecho a la hora de planificar el viaje. Te resultará muy útil interpretar «en un solo día» corno la fecha del viaje y no simplemente como un período de veinticuatro horas.

Si usas las zonas horarias, puedes partir de cualquier punto en el este y desplazarte hacia el oeste. De este modo, a medida que avance el viaje, ganarás horas adicionales a causa del cambio horario.

Si el tiempo no representara ningún problema, podrías elegir entre hacer el viaje en barco, en avión o utilizar una combinación de los dos. Sin embargo, dado que los aviones son ineludiblemente más veloces, es este medio el que deberías usar. Un Boeing 747 se desplaza a una velocidad de 901 km/h (Mach 0,84), mientras que el Concorde lo hace (vale… lo hacía) a 2.172 km/h (Mach 2), es decir, dos veces y media más deprisa. 
El coste de un vuelo en Concorde desde Londres hasta Nueva York costaba aproximadamente 5.100 dólares ida o vuelta. Si bien es cierto que contratar un Concorde para tu viaje probablemente costaría varios millones de dólares, para ceñirnos a esta pregunta imaginaremos que tienes el dinero.

Como ya hemos dicho, desplazarnos de este a oeste nos proporcionará más tiempo para realizar el viaje. Vas a salir de la Antártida, volarás hasta el continente australiano y luego hasta Asia. Desde allí continuarás, por este orden, hacia Europa, África y América del Sur, finalizando el trayecto en América del Norte. De país en país, el recorrido sería el siguiente:

De McMurdo Station (Antártida) a Christchurch (Nueva Zelanda)
De Christchurch (Nueva Zelanda) hasta Bangkok (Tailandia)
De Bangkok (Tailandia) a París (Francia)
De París (Francia) a Ouagadougou (Burkina Faso)
De Ouagadougou (Burkina Faso) a Caracas (Venezuela)
De Caracas (Venezuela) a Dallas, Texas (Estados Unidos)

La escala más dificultosa del viaje es la primera. Aunque en la Antártida existen más de veinte pistas de aterrizaje, la mayoría de ellas son de grava o de hielo encostrado y no resultarían adecuadas para un Concorde. La Fuerza Aérea de Estados Unidos y la Real Fuerza Aérea de Nueva Zelanda viajan desde y hasta una zona de investigación en la Antártida conocida como McMurdo Station, donde la climatología puede complicar considerablemente los despegues y aterrizajes, tanto que algunos vuelos desde Christchurch a McMurdo Station se conocen como «boomerangs», ya que muchas veces se ven obligados a dar media vuelta a causa de las inclemencias del tiempo. Como sin duda habrás adivinado, la duración de los vuelos depende de la climatología, aunque la duración media de un vuelo se sitúa entre seis y siete horas. McMurdo Station y Christchurch se hallan en la misma zona horaria. Supongamos pues que despegas de McMurdo a las 10.30 horas de la mañana; llegarás a Chnstchurch a las 17 horas de la tarde.

Supongamos que has conseguido contratar un Concorde. Hemos determinado la duración de los vuelos a partir de las millas náuticas que separan los diferentes destinos y del hecho de que un Concorde puede desplazarse aproximadamente a 1.173 nudos por hora. Veamos un ejemplo. Entre el Aeropuerto Internacional de Bangkok,en Tailandia, y el aeropuerto Charles de Gaulle en París (Francia) hay 5.082,35 millas náuticas. Por lo tanto, 5.082,35: 1.173 = 4,33 horas, o 4 horas y 20 minutos
Entonces, haciendo este conservador cálculo se puede determinar que si es posible viajar a todos los continentes en un día.

En realidad, si partes del tiempo total de vuelo que consistiría en menos de 24 horas, descubrirás que si se pudiera aterrizar y despegar en tres o cuatro minutos, también sería posible cubrir el trayecto en menos de 23 horas, ¡aunque a decir verdad, los aterrizajes y los despegues tardan más de tres o cuatro minutos! Utilizando las zonas horarias y la velocidad máxima de transpone del Concorde, la pretendida epopeya parece extremadamente fácil. Con este panorama, incluso dispondrías de tiempo para descender del avión y sacar un par de fotos.

Pero ¿qué pasaría si sólo pudieras viajar en un 747?

Ah, pues con la velocidad y el tiempo de despegue y aterrizaje no sería posible realizar un viaje de este tipo en un día.

¿Qué pasaría si quisieras visitar los siete continentes en un solo día?
¿Qué pasaría si quisieras visitar los siete continentes en un solo día?

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…

El calor que congela

A medida que ascendemos por la atmósfera terrestre, la temperatura no disminuye de forma constante al aproximarse al espacio exterior. Al principio lo hace a un ritmo de 1°C cada 150 m, hasta alcanzar un promedio de —65°C a 18 km. Pero ahí, donde comienzan la estratosfera y la capa de ozono, la luz ultravioleta del Sol transforma el oxígeno en ozono. Esta reacción química produce calor y, por lo tanto, la temperatura se eleva otra vez paulatinamente, hasta alcanzar —3°C a una distancia de 50 km de la superficie de la Tierra. Ahí terminan la estratosfera y la capa de ozono. Más allá, el aire es tan ligero que el efecto del calentamiento ultravioleta es insignificante, y progresivamente se va enfriando hasta los 80 km, donde la temperatura baja a —90°C.
Pero en la ionosfera, que se inicia ahí y se extiende hasta 300 km, sucede un efecto muy extraño. Rayos ultravioleta de pequeña longitud de onda y rayos X provenientes del Sol penetran las moléculas de gas y despojan a los átomos de sus…