lunes, 6 de julio de 2009

¿Qué pasaría si un asteroide colisionara con la Tierra?




Un asteroide que colisiona con nuestro planeta: ¡el tema eterno de la ciencia ficción! Muchas películas y libros han imaginado esta posibilidad (Deep Impact, Armageddon, El martillo de Lucifer, etc.).

En realidad, el impacto de un asteroide también es el tema eterno de la ciencia. Existen innumerables cráteres en la superficie de la Tierra (y de la luna) que nos muestran una larga historia de grandes objetos colisionando con el planeta.

El asteroide más famoso es el que cayó hace 65 millones de años. Se cree que arrojó tanta humedad y tanto polvo a la atmósfera que oscureció por completo la luz solar, provocando un descenso de la temperatura planetaria y ocasionando la extinción de los dinosaurios.

Así pues, ¿Qué pasaría si uno de estos gigantescos meteoros impactara en la Tierra hoy en día?

Cualquier asteroide procedente del firmamento estada cargado de una cantidad colosal de energía. Veamos un típico ejemplo. En 2028, el asteroide 1997XF 11 pasará extremadamente cerca de la Tierra, pero sin hacer diana en ella. Pero si algo cambiara su rumbo e impactara en nuestro planeta, tendrías a un gigante de 1,6 km de diámetro golpeando en la superficie a una velocidad de alrededor de 48.000 km/h. Un asteroide de este tamaño y que viaja a tal velocidad tiene una energía aproximadamente equivalente a la de una bomba de un millón de megatones. Es muy probable que un coloso de estas características barriera por completo la mayor parte de la vida de la llena.

Es difícil imaginar un millón de megatones. En consecuencia, realizaremos algunos cálculos con dimensiones más reducidas. Pongamos por caso que un asteroide del tamaño de una casa choca con nuestro planeta a 48.000 km/h. Su energía equivaldría poco más o menos a la de la bomba que cayó en Hiroshima (tal vez 20 kilotones), lo suficiente para aplastar edificios de hormigón armado en un radio de 800 m de la zona cero y estructuras de madera a 2,5 km de distancia de la misma. Dicho en otras palabras, provocaría ingentes daños en cualquier ciudad.

Si el asteroide tuviera las dimensiones de un edificio de veinte plantas (60 m de longitud), su energía sería equivalente a la de las bombas nucleares de mayor potencia que se fabrican en la actualidad, es decir, del orden de 25 a 50 megatones. Un bólido de este tipo aplastaría edificios de hormigón armado en un radio de 8 km de la zona cero, destruyendo completamente la mayoría de las grandes ciudades del mundo.

Y en el caso de un asteroide de 1,6 km de diámetro, nos estaríamos moviendo en la esfera de un millón de megatones. Tendría una energía diez millones de veces superior a la de la bomba de Hiroshima y lo aplastaría todo en un radio de 120 a 320 km de la zona cero. O lo que es lo mismo, si un asteroide de 1,6 km de diámetro cayera en Nueva York, es muy probable que la fuerza del impacto lo arrasara todo desde Washington D.C. hasta Boston, causando graves daños a 1.600 km de distancia (tan lejos como Chicago, por ejemplo). La cantidad de polvo y residuos arrojados a la atmósfera bloquearía el sol y provocaría la muerte de la mayoría de los seres vivos del planeta. Por su parte, si un bólido de este tamaño fuera a parar al océano, originaría inmensas olas de centenares de metros de altura que arrasarían completamente la costa.

Dicho de otro modo, si alguna vez un asteroide colisiona con la Tierra, no hay duda de que aquél será un día francamente nefasto para todos, independientemente de su tamaño. Si tiene 1,6 km de diámetro, es probable que aniquile la vida de nuestro planeta. ¡Esperemos que esto no se produzca!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...