lunes, 13 de julio de 2009

¿Quiénes fueron los templarios?

En la Edad Media, muchos de los llamados `lugares santos' (aquellos puntos donde ocurrieron los episodios fundamentales de la historia sagrada católica) habían caído en manos de los musulmanes que, aunque aceptaban a Jesucristo como profeta de Alá, tenían una religión distinta. Con el afán de recuperar estos sitios, los nobles europeos entablaron las Cruzadas, y con ellas nacieron las órdenes de caballería. 

La más famosa de ellas fue la Orden del Temple o de los Caballeros Templarios. Fue fundada en 1118 y constituida en su origen por Hugo de Payens y Geoffrey de Saint-Omer, entre otros. Alrededor de 1125, la orden se estableció en Jerusalén para defender los lugares santos, muy cerca del Templo, de donde tomaron el nombre de templarios. Poco a poco se hicieron poseedores de riquezas y tesoros que les permitieron realizar negocios con reyes europeos. Cuando terminaron las Cruzadas, la orden siguió activa en España, la cual se hallaba bajo dominio árabe, y su poder inquietó al rey francés Felipe El Hermoso, pues rivalizaban con él en poder e influencia. En 1324, el papa Clemente V declaró que eran heréticos, determinó su disolución y confiscó sus propiedades. 

Al parecer, efectivamente, la orden se había desviado de la doctrina católica por la influencia de las ideas orientales. Éstos creían tener a su cargo una misión espiritual, por lo que desarrollaron sus propios rituales, con ideas más liberales y  universales. Veneraban el santo Grial (la copa que recibió la sangre de Cristo) y adoraban a Baphomet, un extraño ídolo bisexual. Para inicios del siglo XIV, sus líderes principales fueron condenados a la hoguera. Sin embargo, la cultura new age supone que los templarios siguen activos hasta la fecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada