¿Cómo se formó el sistema solar?

Hasta donde parecen sugerirnos las observaciones de otras estrellas jóvenes, es posible que haya comenzado con el colapso de una nube de gas que se contrajo hasta tomar la forma de un disco achatado. Cuando el Sol empezó a formarse a partir del centro de semejante disco giratorio, el material del disco empezó a crecer en tamaño desde granos de polvo muy pequeños del orden de micras hasta grandes cuerpos de cientos de kilómetros de amplitud.

Esos cuerpos colisionaron entre sí para formar protoplanetas de unos 1.000 kilómetros, cuyos intensos campos gravitatorios los convirtió en aspiradores muy efectivos en sus órbitas, haciéndoles crecer enormemente en masa en el curso de unos cuantos cientos de miles de años. Evidentemente, para que el proceso pueda iniciarse, es necesario que el disco no sea demasiado turbulento, porque ello haría que las pequeñas partículas colisionen entre sí muy deprisa y se rompan antes de que puedan aumentar lo bastante de tamaño.

Los astrónomos han detectado discos de polvo girando alrededor de cientos de estrellas jóvenes. No hemos visto todavía la formación de planetas, pero sabemos que ciertas estrellas cercanas tienen planetas que orbitan alrededor de ellas, de modo que depende del tiempo y de los avances técnicos el que lleguemos a ser capaces de estudiar el proceso completo en detalle.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario