martes, 4 de agosto de 2009

¿Qué ocurre si un cazador dispara contra el oleoducto?

Te podrías hacer una idea bastante aproximada de lo que podría acontecer si el oleoducto de Alaska explotara analizando un suceso microcósmico que tuvo lugar en octubre de 2001. Un cazador, al parecer ebrio, disparó al oleoducto con un rifle de caza y lo perforó. El orificio de entrada de la bala no era muy grande; apenas del tamaño de una moneda de diez centavos. Sin embargo, a causa de la presión interior, se produjo un flujo de salida de 540 litros de crudo por minuto. El oleoducto permaneció parado durante treinta y seis horas y fue necesario drenar el petróleo de la sección perforada para poder repararla. Pero en estas treinta y seis horas, se vertieron más de 1.350.000 litros de crudo en los árboles y el suelo, creando una enorme laguna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada