lunes, 31 de agosto de 2009

¿Qué pasaría si los frenos del automóvil dejaran de funcionar?

Supón que estás conduciendo por la autopista, que llegas a tu salida y que pisas el freno..., pero el coche no se desacelera. No importa cuán fuerte lo pises, ni el menor signo de reducción de la marcha. ¡Vas sin frenos! ¿Qué vas a hacer?

En la mayoría de los automóviles modernos, al pisar el freno, empujas un pistón, el cual inyecta liquido de frenos en el cilindro principal, presurizando el líquido, que fluye a través de unos finos conductos llamados líneas de freno hasta los pistones de cada rueda. Estos pistones someten a presión las pastillas de los frenos y los ponen en contacto con un disco o un tambor para detener el vehículo. Si sufrieras una catastrófica pérdida de líquido de frenos o si alguien hubiera cortado las líneas de freno, al pisar el pedal no ocurriría absolutamente nada.

Lo primero que debes hacer si alguna vez te encuentras en la situación de «¡voy sin frenos!» es intentar bombearlos. Si las líneas de freno tienen una pequeña fuga, en lugar de un corte, podrás bombear la cantidad suficiente de liquido en el sistema corno para controlar el coche.

Lo siguiente que debes hacer es probar el freno de mano o de emergencia ¡realmente se trata de una emergencia!, aunque si alguien ha cortado las líneas de freno, es probable que haya sido lo bastante astuto como para cortar también el cable del freno de mano. Así pues, imaginemos que tampoco funciona.

¡Ahora sí tienes un verdadero problema!

Prueba con la transmisión. Puedes reducir gradualmente de marcha y utilizar el motor para frenar. Muchísimos conductores lo hacen habitualmente con su transmisión manual, y funciona exactamente igual con una transmisión automática. Reduce a una marcha más lenta, espera a que la velocidad disminuya y luego reduce otra marcha; así hasta que el automóvil se detenga. Si la autopista dispone de una mediana con hierba, dirige el vehículo hasta ella. La superficie de la hierba y las irregularidades del terreno ofrecerán un poco de resistencia al avance y contribuirán a ralentizar el coche.

Si lo has probado todo y te das cuenta de que vas a chocar antes de conseguir detenerlo, piensa estratégicamente. Por ejemplo, ante la posibilidad de colisionar contra algo sólido —el pilar de hormigón de un puente— o contra algo que pueda ceder ligeramente con el contacto -una valla de cadena, elige este último caso. Por otro lado, si tienes la oportunidad de reducir la velocidad del automóvil rozando el lateral contra un muro o un guardarraíl, será una excelente idea, y si puedes dirigir el vehículo hasta la cuesta de un terraplén, también te ayudará.

Dicho de otro modo, si tienes tiempo de salvar el coche utilizando algo no destructivo, como la transmisión o un terraplén, no lo pienses dos veces. Y si no puedes salvarlo, entonces sálvate tú y a quienes te acompañan. Haz todo lo posible para evitar daños personales colisionando contra algo «suave» o rozando el lateral del coche contra un muro para reducir la velocidad. Y si también falla, ¡relájate y confía en que el airbag esté en perfectas condiciones!

¿Qué pasaría si los frenos del automóvil dejaran de funcionar?
¿Qué pasaría si los frenos del automóvil dejaran de funcionar?