domingo, 9 de agosto de 2009

¿Qué pasaría si pusieras gasóleo en un automóvil que sólo puede funcionar con gasolina sin plomo?

Supón que llegas a una gasolinera y que estás completamente distraído. Por ejemplo, llevas en el coche a tus tres hijos, además de tres amigos, se dirigen al zoológico y los seis están pidiendo a gritos un helado. Fruto de esta distracción, seleccionas sin darte cuenta la manguera de gasóleo en lugar de la correspondiente a la de gasolina sin plomo, y llenas el depósito. ¿Qué sucedería?

En primer lugar, hay que señalar que esta situación es imposible en la mayoría de los automóviles. Cualquier coche fabricado en los últimos treinta años dispone de una placa debajo del tapón del tanque que sólo permite la entrada de la pequeña boquilla de la manguera de gasolina sin plomo. Cuando apareció la gasolina sin plomo, esta placa impedía que los conductores llenaran inadvertidamente su depósito con este tipo de carburante las boquillas de la gasolina sin plomo y con plomo eran de diferente tamaño—. Pues bien, la boquilla de las mangueras de gasóleo es aún más grande que las de gasolina con plomo y no encaja en el depósito de combustible de la mayoría de los automóviles. Sin embargo, prácticamente todas las motocicletas y camiones carecen de esta placa, de manera que es fácil incurrir en este error. Lo mismo ocurre si conduces un modelo más antiguo.

Imaginemos pues que has conseguido Henar el tanque de gasolina con gasóleo. Si alguna vez has comparado la gasolina con el gasóleo, habrás observado que huelen diferente. También el tacto es diferente --el gasóleo es aceitoso-.

Por otro lado, al igual que el aceite y a diferencia de la gasolina, el gasóleo no se evapora. Asimismo, es más pesado: 4,5 litros de gasóleo pesan 450 g más que 4,5 litros de gasolina.

Si tuvieras el depósito de gasolina lleno de gasóleo, los inyectores del motor lo inyectarían a los cilindros y las bujías de encendido arderían, pero no ocurriría nada más. Dado que el gasóleo no se evapora, las bujías no tendrían nada para efectuar la ignición, y el motor nunca arrancarla.

Para solucionar el problema, deberías drenar todo el gasóleo del depósito y rellenarlo de gasolina. Luego tendrías que darle al motor de arranque durante un rato para vaciar de gasóleo los conductos y los inyectores. Por último, el motor arrancaría y funcionaría con normalidad y sin daño alguno.

Una pregunta lógica que se desprende de todo lo expuesto hasta el momento y que se que de seguro me vas a cuestionar es: si el gasóleo no quema en un motor de gasolina, ¿por qué lo hace en un motor diesel? Existen dos grandes diferencias entre los motores de gasolina y diesel:

Primera, los motores diesel no disponen de bujías de encendido.

Segunda, tienen unos coeficientes de compresión mucho más elevados. Cuando el motor diesel comprime el aire, éste se calienta sobremanera. El gasóleo se inyecta directamente en el aire caliente, el cual se halla a una temperatura lo bastante elevada como para evaporarse y provocar la ignición del combustible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada