sábado, 19 de septiembre de 2009

¿Cómo aprender un idioma nuevo?

Para los hispanohablantes es primordial el conocimiento de al menos el idioma Inglés. Las mejores oportunidades de trabajo suelen ir acompañadas del anuncio “Es indispensable Inglés al 100%”.

Aunque el aprendizaje de otro lenguaje no necesariamente tiene que ser por causas laborales (Y no tiene tampoco que ser el Inglés). El cultivar otro idioma nos abre nuevos mundos y permite conocer otras culturas, enriqueciendo la nuestra.

Empieza por lo fácil.

El idioma más sencillo de aprender es aquel que tiene las mismas raíces. Si tu lengua materna es el español, te resultará mucho más fácil el italiano o el portugués, elevando un poco la dificultad te encontrarás con el inglés o el francés y tendremos un poco m más complicaciones al estudiar del japonés o del alemán… pero no es imposible.

Tiempo al tiempo.

Tal vez lo más importante a la hora de aprender un idioma nuevo es el tiempo que le dediques; entre más tiempo pases inmerso en conocerlo, más rápidamente lo aprenderás. Quiero decir que tendrás que leer, escuchar, escribir y hablar ese idioma que te interesa de forma constante. No necesariamente debes pasar ese tiempo con otros alumnos en clubes de estudio, aburriéndote en sesiones largas y tediosas. Se trata más bien de disfrutar el momento de aprendizaje. Compra revistas o renta películas de ese idioma (pero no le pongas subtítulos sino hasta la segunda vez que la veas)

Boca y orejas.
Tienes que escuchar en lo posible el idioma que estas estudiando, puedes descargar podcasts en Internet, o bien, puede ser simplemente la charla intrascendente de alguien nativo en alguna sala de chat. Una hora diaria servirá para que reconozcas poco a poco las palabras comunes. También es bueno visitar las páginas de internet que son de tu uso frecuente pero en ese otro idioma (por ejemplo algún portal de noticias como el de Yahoo en Francés). Al encontrar un sitio conocido podrás relacionar las palabras.

Palabras sueltas y frases.

Construye tu vocabulario con los términos comunes en tu vida diaria. Después de aprender los básico te podrás sumergir en el diccionario para conocer algunas palabras nuevas. Presta atención en las que siempre van juntas y así podrás construir una base de oraciones con la cual comenzar a comunicarte.

Tú eres tu propio maestro.

No tienes que esperar a que alguien más te diga que aprender o que parte del idioma conocer. Busca por tu cuenta revistas, música, películas y libros que te ayuden a saber un poco más sobre el idioma que te interesa. Existen en la red varios sitios que te conectan con personas que desean aprender el idioma que tu hablas y que a su vez están dispuestos a enseñarte aquel que a ti te interesa.

Relájate.

No te presiones demasiado si no puedes recordar todas las reglas gramaticales, es un hecho que ni aquellos que hablan de nacimiento el idioma que deseas las pueden recordar todas. El aprendizaje es un proceso gradual para tu cerebro, con la práctica podrás ver que repentinamente lo comprendes sin esfuerzo.

Qué curso tomar.

No es por darle publicidad, pero de todos los cursos que he tomado, no fue sino hasta que adquirí el de Michel Thomas que pude descubrir como debería ser la enseñanza de otro idioma. No hay tareas, no hay notas, no tienes que recordar nada; en unas cuantas horas ya comprendes lo básico de los varios idiomas que se ha dado a la tarea de ofrecernos.

Probando el sonido. 

Una técnica muy útil es la de grabar tu propia voz practicando el idioma. Al escucharte podrás corregir tus errores. También puedes usar el micrófono del PC (por ejemplo con software de Audacity) o con cualquier grabadora de cassette (si es que todavía existen).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada