martes, 8 de septiembre de 2009

¿Cómo lidiar con el maldito tráfico de la mañana?

Imagínate ir al trabajo de lunes a viernes con el tráfico del domingo en la mañana. Sería una delicia poder contemplar el paisaje y observar los detalles de los sitios que transitamos en el recorrido matutino.

Lamentablemente es improbable encontrar las calles vacías (a menos que seas el que reparte el periódico o la leche), por lo tanto no nos queda más remedio que adaptarnos a la situación.

El tráfico de la mañana puede llegar a causarte una úlcera por el stress que provoca, un semáforo en rojo tras otro pueden quebrar la paciencia hasta de un monje Zen. Así que hay que tomarlo calma y serenidad mí querido Solín (Frase del héroe Kaliman), vamos a repasar algunos trucos para hacer llevadero el congestionamientos vial.

Prepárate mentalmente. Antes de salir de tu casa ve cavilando que te toparas con una serie de individuos que pareciera y fueron criados por simios, así que relájate de antemano, que ellos ya están en la puerta de su casa a punto de partir.

Escucha los reportes de tráfico. Pero no los de la televisión, ya que son escuetos y generalmente son del tipo “video borroso en calle que no utilizo”. Elije el reporte de la radio, ya que además presenta un reporte más actualizado.

Sal temprano de casa. Este pensamiento por lo general ocurre treinta minutos después de la hora en la que tenias que haber llegado. La noche anterior deja tu ropa lista para la mañana siguiente, ve a dormir temprano y así te será más fácil lidiar con el despertar.

Utiliza una ruta alternativa. En la escuela te enseñaron que la línea recta es la distancia más corta entre dos puntos, en la realidad, tomar una ruta alterna que has investigado previamente puede ahorrarte tiempo; tal vez sea una distancia mayor pero el llegar a tiempo hace que valga la pena.

Que se puede hacer en caso de estar atascado en el tráfico.

Ponte a pensar. Si eres de los que acostumbra siempre tener el radio encendido, posiblemente ya tengas el cerebro entrenado a no pensar mientas conduces; apágalo y resuelve algunos asuntos mentalmente en lo que esperas a que el auto avance a mas de 0 k/h.

Juega. En caso de tener compañía es fácil, pero si te encuentras solo puedes contar a las personas que están cantando como si fueran estrellas de rock.

Estiiiiiiirate. Ya que el auto no se mueve, puede ser buen momento para mover cada músculo, relajarlo y recordarles que existen (quita cualquier velocidad al auto, osea, coloca la palanca en "P").

Escucha audio libros o podcast. De hecho esta es mi opción favorita; diariamente selecciono de entre mis archivos el curso de francés, un buen audiolibro o algún podcast de tecnología.

Habla por celular. En la mayoría de los países está prohibido hablar con el celular mientras se conduce, pero si estas varado en el mar de automóviles, pues que más da. Aprovecha la situación para arreglar asuntos pendientes o para estar al tanto de lo que te espera en la oficina.

Come. Puedes desayunar algo ligero y que no ensucie tu ropa, como una barra de grano o una manzana. Y en cuanto a los líquidos... digamos que no es muy aconsejable ya que después tendrás la necesidad de ir al sanitario.

Escucha la radio. Aunque en mi caso no es opción, la radio local es de pésima calidad. Por eso estoy muy complacido de disponer de programas descargados de la red (podcast) ya que hablan de lo que me interesa y puedo adelantarlos y pausarlos a mi antojo

Canta. (Sin comentarios)

El trayecto al trabajo puede ser una actividad que se puede disfrutar, todo es cuestión de prepararse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada