martes, 29 de septiembre de 2009

¿Por qué tenemos dos pulmones pero sólo un corazón?

El cuerpo es algo sorprendente. En cualquier momento tiene una gran cantidad de procesos biológicos en marcha como la digestión, la respiración, el metabolismo, y además lucha contra las bacterias invasoras. Diferentes regiones y sistemas dentro de tu cuerpo trabajan juntos para crear un estado de equilibrio - la cantidad justa de azúcar en la sangre aquí, los electrolitos necesarios allá, todo para mantener funcionando el sistema al máximo rendimiento.

¿Te has preguntado alguna vez cómo tu cuerpo llegó a ser de la forma en que es? ¿Por qué tienes dos de algunos órganos y sólo uno de otros? Toma el corazón y los pulmones por ejemplo ¿Por qué tienes dos pulmones, pero sólo un corazón? ¿No sería mejor tener dos corazones?

Los pulmones, el corazón, el páncreas, el cerebro y el hígado son vitales para la vida. Los pulmones, por ejemplo, respiran el oxígeno y exhalan el dióxido de carbono (uno de los productos de desecho del cuerpo). Los pulmones transfirieren el oxígeno de los pulmones a la sangre, que a su vez lo lleva al corazón y de ahí se distribuye a todo el resto del cuerpo. La sangre transporta los residuos de dióxido de carbono a los pulmones, donde es absorbido y espirado. Es un sistema magnífico. Pero, ¿cómo lo logra?

Este sistema antiguo no es exclusivo de los humanos. 

Los sistemas de órganos que se encuentran en la mayoría de los animales contienen un solo corazón y dos pulmones. Es decir, con la excepción de las lombrices de tierra y cefalópodos,- la clase de invertebrados que incluye pulpos y calamares. Las lombrices de tierra tiene cinco corazones y los cefalópodos tienen tres corazones (dos para enviar sangre a las branquias, y otro para enviar sangre al resto del cuerpo) y no los pulmones.

Dicho sistema empezó a surgir alrededor de 300 millones de años atrás, cuando los animales se mudaron del mar a tierra para escapar de los depredadores y encontrar nuevas fuentes de alimentos. A partir de ese momento ha sido la norma. 

Pero, ¿por qué no siguió evolucionando?

En este caso, la explicación más sencilla suele ser la correcta.

En última instancia la mayoría de los animales desarrollaron un sistema de dos pulmones y un corazón (junto con el resto de sus órganos), porque eso es lo que se necesitaba para sobrevivir y prosperar en la Tierra. La gente no se desarrolla dos corazones u ocho patas o alas porque no los necesita para sobrevivir. Y hemos desarrollado dos pulmones, porque es lo que necesitamos.

Todos evolucionamos en especies tan diferentes como los pájaros, los insectos y los seres humanos, cada uno con su sistemas de órganos particular. Pero todos compartimos las mismas funciones; tenemos el estómago para digerir los alimentos, los pulmones para respirar, y los riñones para filtrar los desechos. Todo esto indica que las especies - incluyendo los seres humanos - se han formado y moldeado específicamente para vivir en la Tierra.

¿Quiere decir entonces que nuestro sistema de órganos internos es perfecto? Sabemos, que si tuviéramos sólo un pulmón nuestra salud se vería muy afectada, pero ¿qué pasa con la adición de un corazón extra? ¿No sería mejor?

Quizás pienses que tener dos órganos de lo mismo es redundante. Tenemos dos pulmones, dos riñones, dos ojos - cada uno haciendo el mismo trabajo, al mismo tiempo. Sin embargo, de todos ellos se requieren dos para realizar el trabajo del cual son responsables, ya que de lo contrario, uno sólo sería insuficiente. Por ejemplo, se puede ver con un solo ojo, pero se pierde la percepción de profundidad y de seguro al caminar se sufrirá de tropezones por no poder contar con esta característica.

Así que… si necesitamos de dos pulmones para funcionar a plena capacidad, con dos corazones el cuerpo se oxigenaría el doble? ¿Con dos corazones sólo se necesitaría un pulmón?

No… el cuerpo es un sistema, y está construido de manera que siempre está funcionando a plena capacidad. Cuando el sistema es atacado - por ejemplo, a través de la inanición - todas las partes del sistema se afectan en la misma proporción. Y cuando una parte se rompe, el sistema entero sufre. Si tus pulmones sufren un daño irreparable - por ejemplo, por una enfisema - el resto del sistema se ralentizará para ajustarse a la pieza dañada.

Así pues, el sistema ya está funcionando a su máxima capacidad, la adición de un corazón no serviría de mucho. Pero el sistema también posee una función potencial, como se observa en los músculos, cuando se les pide dar más de su capacidad normal lo consiguen aunque sea momentáneamente; y también podemos entrenar nuestro cuerpo para funcionar a niveles más altos, como hacen los atletas. Dado que el corazón bombea sangre a los músculos, con un segundo corazón los mismos se harían más fuertes con el tiempo. Una vez que el resto del sistema se ajustara al cambio, las personas podrían crecer más fuertes y tener más resistencia.

Pero no sucede lo mismo con el cerebro, ya que de hecho recibe más sangre de la que necesita, así que aunque recibiera más flujo sanguíneo, no por eso serías más inteligente.

Teóricamente es posible que desarrollemos un método para tener dos corazones, y una vez logrado esto, el resto del cuerpo sería súper fuerte, pero al parecer, así como estamos ahora podemos ser capaces de cubrir todas nuestras necesidades.

¿Por qué tenemos dos pulmones pero sólo un corazón?