lunes, 21 de septiembre de 2009

¿Quién creó la primera máscara de luchador?

En la década de 1930 el talabartero Antonio H. Martínez, oriundo de la ciudad de León, Guanajuato, abrió un taller de calzado deportivo en la Ciudad de México, especializándose en botas para boxeador. En aquellos años la lucha libre era un deporte nuevo, traído de Estados Unidos, que tuvo bastante auge entre el público mexicano. Antonio se hizo aficionado a él y muy pronto comenzó a diseñar botas especiales para estos gladiadores. Un día recibió la visita del luchador de origen irlandés Ciclón McKey, quien entonces era la principal atracción en las funciones. Éste le pidió la confección de un antifaz que le permitiera ocultar su identidad en el cuadrilátero pero además fuera difícil de quitar por sus contrincantes.

El secreto del talabartero fuer tomar 17 medidas específicas de la cabeza, que aseguraban un diseño anatómico, para crear la máscara perfecta, fórmula que aún permanece.

El primer luchador mexicano que ocultó su identidad tras una máscara fe el Murciélago Velázquez (1909-1972) y la más popular de todas las máscaras es la del famosísimo Santo, el enmascarado de plata. Santo jamás perdió su máscara plateada en combate y se creó el mito de que nunca se la quitaba su máscara. Se retiró de los encordados en 1982. A principios de los años 80, se presentó en el programa "Contrapunto" de Jacobo Zabludosky, donde el presentador logró lo que nadie pudo hacer en el cuadrilátero: despojar de su máscara a "El Santo", dejando ver por primera vez parte de su verdadera identidad. Murió de un infarto al miocardio después de una actuación en el teatro blanquita, unos días después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada