domingo, 4 de octubre de 2009

7 Cosas que puedes hacer esta noche para prepararte para mañana

Hay quienes sólo tienen mente para planear lo que hay que hacer para cenar, no digamos que no tienen en cuenta que harán el fin de semana. Otros, sin embargo, planean su día siguiente con puntualidad alemana. Las mañanas pueden ser muy estresantes. Hay un montón de cosas que debes llevar a cabo en muy poco tiempo. Especialmente si has de levantarte mucho después de que sonara el despertador. De ser así, el resto del día será poco placentero. Si le dedicas un poco de tiempo a preparar el día siguiente desde la noche anterior, el despertar será mucho más llevadero y menos apabullante.

Planea el día siguiente

Utiliza la regla de la proporción 80/20 o alguna similar para encontrar las tareas más importantes que debes hacer el día de mañana; de tal modo que no se te escape ninguna y termines primero lo de más relevancia.
Visualiza cómo será tu día

Tómate unos cuantos minutos en tu sillón más cómodo, cierra los ojos y visualiza lo bien que te va a ir el día de mañana. Imagina el buen sabor que tendrá tu desayuno, lo mucho que te vas a divertir con tu pareja o con tus amigos y asimismo todo lo demás. Asegúrate de sentirlo también; tal vez te parezca algo tonto al principio, pero una de las causas de que te vaya mal en el día, es que lo esperas de forma negativa. Tal vez un día laboral no sea tan divertido como el fin de semana, todo depende de la actitud que desees tener. Las cosas suceden dependiendo de la perspectiva que le quieras dar.

Prepara la comida

Después de cenar, analiza que de lo que te ha sobrado puede servir para desayunar. Si necesita calentarse de una vez almacénalo en un recipiente que se pueda meter al microondas. Además de ganar tiempo, te ahorrarás algo de dinero.

Pon en orden tu maletín o tu mochila

Este simple hábito puede aliviar la tensión de la mañana. Si dejas en orden tus cosas, no te verás en la necesidad de correr por todas partes como el Demonio de Tazmania, preguntándole a todo el mundo por tus pertenencias. Elimina el pánico de no saber en dónde están esos objetos que te tienes que llevar dejándolo todo listo. Y sobre todo, procura dejar las llaves del auto y de la casa en el mismo lugar siempre.
Invierte en ti mismo

Apaga la televisión, lee un libro, toma una clase nocturna de algún otro idioma, ve a bailar, escucha podcasts que sean de utilidad para tu trabajo o negocio, haz ejercicio, o ponte al día con las actividades que realizan los demás miembros de la familia. Tal vez te preguntes cómo es que eso te puede ayudar al día siguiente, pero créeme, a la larga notaras los beneficios de realizar esta serie de tareas.

Relájate

Antes de irte a dormir, busca la forma de relajarte por completo; no tiene caso dejarle a la almohada todos nuestros problemas, frustraciones y negativismo si está en nuestras manos remediar estos males desde antes de ir a dormir. A algunos les funciona el sexo (más bien a todos) a otros les parece mejor escuchar música y a algunos más la meditación les resulta muy efectivo.

Ajusta tu despertador

Que no se te olvide poner el reloj despertador, y procura que esté lejos de la cama para que no te sea fácil alcanzarlo cuando el sueño aún te domina. También procura dejar a su lado un vaso de agua que te puede ayudar a despertar.

¿Y tu cómo preparas el día siguiente? ¿Que tal un desayuno para llevar?