martes, 17 de noviembre de 2009

El alimento del flamenco rosado ayuda a la humanidad

Una sencilla planta desempeña una función importante en la lucha contra la hambruna mundial y la contaminación atmosférica, sirve como colorante de alimentos y algún día producirá oxígeno en el espacio para los astronautas. Esta maravillosa obrera es la Spirulina, un alga azul verdosa de ciertos lagos africanos y americanos.

La Spirulina es un alimento tradicional en Chad y quizá lo fue entre los aztecas. Contiene beta-caroteno, y dicho pigmento es el que confiere su color al flamenco rosado. Esta alga se puede cultivar en artesas de agua levemente salada, alimentándola con los subproductos de los generadores de biogás que producen gas metano como combustible a partir de desechos orgánicos, tales como maleza o estiércol en descomposición.
Estos generadores son una importante fuente de energía en China y otras partes de los países en desarrollo. Pero tienen un grave inconveniente: la gran cantidad de bióxido de carbono que producen contribuye al efecto de invernadero, o sea el calentamiento paulatino y potencialmente riesgoso del planeta. La Spirulina consume grandes cantidades de bióxido de carbono, de modo que es ideal su cultivo al lado de un generador de biogás.

En Israel se usa para purificar aguas de desecho, y se confía en poder cultivarla en naves espaciales y submarinos como fuente eficaz de oxígeno. Se produce comercialmente en Francia y en los EE.UU. para cosméticos y como colorante de alimentos.

Además, es alimento excelente para peces y seres humanos. Contiene proteína de alta calidad, ácidos grasos esenciales, vitaminas A y B, y poca grasa saturada. Corno es un organismo primitivo, es fácil de digerir, y ha salvado a bebés próximos a la inanición que no pueden digerir otros alimentos. Aunque se cultiva en agua, es adecuada como alimento para zonas desérticas: con una pequeña inversión en agua, rinde más nutrimentos que ningún otro cultivo. La dieta que vuelve rosados a los flamencos podría llegar a nutrir a los hambrientos del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada