Ir al contenido principal

Misterios en miniatura en los confines de la vida

¿Qué hace vivir a un ser vivo? ¿Cuál es la fuerza motora que anima a una rana o a una papa, pero está ausente en una piedra? Los seres vivos respiran, se nutren, transforman alimento en energía, excretan, crecen, se reproducen y reaccionan a estímulos. No obstante, esta definición haría pensar a un extraterrestre que llegara a la Tierra que la principal forma viviente del planeta es el automóvil. Los coches parecieran no crecer; pero, hasta cierto punto, respiran, comen, transforman combustible en energía, excretan, se mueven y responden a estímulos provocados por el conductor. Y están bien adaptados a su ambiente.
Sin embargo, las máquinas no tienen vida. Los coches no se pueden reproducir: no tienen forma de crear ejemplares de sí mismos como, en cambio, lo hacen plantas y animales; sin seres humanos que los produzcan, pronto se extinguirían.

¿Dónde está realmente la frontera entre la vida y la no vida? Los virus son organismos que parecen existir en ese límite: carecen del núcleo celular que en seres vivos más complejos es el regulador y la fuente de la reproducción. Para crear ejemplares de sí mismos dependen de otras formas de vida. Proliferan en cuanto invaden células vivas, las ocupan y se valen de su ácido nucleico para reproducirse. Al marcharse los nuevos virus para infectar nuevas células, destruyen la célula huésped.

Muchos parásitos dependen de un cuerpo huésped para vivir y reproducirse. En el caso de los virus, esta dependencia es absoluta: si se les extirpa de los tejidos vivos, no muestran signos de vida. Se vuelven moléculas inertes acomodadas en forma de cristales. Unos científicos de la Universidad de California combinaron las sustancias químicas adecuadas y crearon material viral artificial. Al introducirlo en células vivas adquirió vida y se valió de éstas para crecer y reproducirse.

Las sustancias empleadas fueron moléculas de proteína y ácido nucleico, componentes básicos de los seres vivos. Pero nadie puede explicar qué hace a dichas sustancias adquirir vida. Aún no sabemos qué es ni de dónde proviene la "fuerza vital".

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…

¿Por qué el cuerpo humano conduce electricidad?

Porqué casi el 70% del organismo consta de agua ionizada, un buen conductor de electricidad. De acuerdo con la electrofisiología, ciencia que estudia las reacciones que produce la corriente eléctrica, cada uno de los tejidos de nuestro cuerpo reacciona cuando una descarga circula por el organismo y los efectos biológicos dependen de su intensidad. Se ha descubierto que las partes más sensibles son la retina y el globo ocular, pues ante cualquier estímulo eléctrico producen una sensación luminosa. Le sigue la lengua, la cual manifiesta un sabor alcalino.