viernes, 20 de noviembre de 2009

Misterios en miniatura en los confines de la vida

¿Qué hace vivir a un ser vivo? ¿Cuál es la fuerza motora que anima a una rana o a una papa, pero está ausente en una piedra? Los seres vivos respiran, se nutren, transforman alimento en energía, excretan, crecen, se reproducen y reaccionan a estímulos. No obstante, esta definición haría pensar a un extraterrestre que llegara a la Tierra que la principal forma viviente del planeta es el automóvil. Los coches parecieran no crecer; pero, hasta cierto punto, respiran, comen, transforman combustible en energía, excretan, se mueven y responden a estímulos provocados por el conductor. Y están bien adaptados a su ambiente.
Sin embargo, las máquinas no tienen vida. Los coches no se pueden reproducir: no tienen forma de crear ejemplares de sí mismos como, en cambio, lo hacen plantas y animales; sin seres humanos que los produzcan, pronto se extinguirían.

¿Dónde está realmente la frontera entre la vida y la no vida? Los virus son organismos que parecen existir en ese límite: carecen del núcleo celular que en seres vivos más complejos es el regulador y la fuente de la reproducción. Para crear ejemplares de sí mismos dependen de otras formas de vida. Proliferan en cuanto invaden células vivas, las ocupan y se valen de su ácido nucleico para reproducirse. Al marcharse los nuevos virus para infectar nuevas células, destruyen la célula huésped.

Muchos parásitos dependen de un cuerpo huésped para vivir y reproducirse. En el caso de los virus, esta dependencia es absoluta: si se les extirpa de los tejidos vivos, no muestran signos de vida. Se vuelven moléculas inertes acomodadas en forma de cristales. Unos científicos de la Universidad de California combinaron las sustancias químicas adecuadas y crearon material viral artificial. Al introducirlo en células vivas adquirió vida y se valió de éstas para crecer y reproducirse.

Las sustancias empleadas fueron moléculas de proteína y ácido nucleico, componentes básicos de los seres vivos. Pero nadie puede explicar qué hace a dichas sustancias adquirir vida. Aún no sabemos qué es ni de dónde proviene la "fuerza vital".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada