Ir al contenido principal

En busca del punto de fuga

A principios del siglo XIX, el químico francés Joseph Louis Gay-Lussac llegó a una conclusión extraña, pero totalmente lógica, respecto al efecto de la temperatura sobre los gases. Empezó por darse cuenta de que éstos, al igual que todas las demás sustancias, se contraen al enfriarse. Sus observaciones demostraron que a una temperatura de –270° C cualquier gas se esfumaría, pues se contraería tanto que no ocuparía ningún espacio, y ocurriría lo imposible: la materia desaparecería.

Medio siglo más tarde, el físico escocés William Thomson (lord Kelvin) encontró la respuesta a este enigma. Demostró que la temperatura de una sustancia indica en realidad la rapidez con que se mueven sus moléculas. Este movimiento requiere de espacio. Cuando un gas se enfría, sus moléculas necesitan menos espacio para circular. Thomson aplicó esta depurada teoría para determinar que cualquier molécula de gas se estancaría totalmente a –273.15° C. De ahí se dedujo que nada podía alcanzar una temperatura más baja que ésta, a la que ahora se conoce como "cero absoluto" o cero Kelvin (0°K).

Como Kelvin había demostrado cómo depende la temperatura del movimiento de las moléculas, se hizo necesario reconsiderar la conclusión de Gay-Lussac.

Cuando un gas alcanza una temperatura de 0°K no se contrae hasta desaparecer, sino que primero se licua —algunos incluso se solidifican—, después se contrae casi del todo; y entonces es prácticamente imposible extraer la energía restante que mantiene a las moléculas en movimiento. En realidad, el estado imposible no era el del gas "esfumado", sino una temperatura tan baja como el cero absoluto.

Los científicos no se amedrentan ante los retos y aún intentan alcanzar ese límite fugaz. La temperatura más baja obtenida hasta ahora requirió del uso de sofisticada tecnología para reducir la energía magnética del etilsulfato de cerio y así minimizar su calor. Su temperatura descendió a 0.00002°K; es decir, dos cienmilésimos por arriba del cero absoluto.

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

¿Cómo se forma el agua que está dentro de los cocos?

El agua es producida por la propia palmera a partir de los líquidos que absorbe del suelo donde se encuentra plantada y la humedad que captó del ambiente. La procesan las plantas mayores de cinco meses de edad. Cada coco contiene hasta dos tazas de este líquido dulce y cristalino. Es tan puro y estéril que en la época de la Segunda Guerra Mundial, cuando no había a la mano una solución glucosa, se inyectaba directamente en las venas de los heridos a la manera de suero.
Está compuesta básicamente por agua, azúcares, proteínas y carbohidratos. A la hora de adquirir cocos vale la pena agitarlos para escuchar si tienen líquido en el interior. Si no suenan es porque no han madurado o porque ya son demasiado viejos. Desde tiempos inmemorables el agua de coco ha sido empleada como bebida refrescante y hoy forma parte fundamental de la coctelería.


Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…