miércoles, 30 de diciembre de 2009

Una vez, el agua hirvió a cero grados

Pocas personas conocen al dedillo las escalas de temperatura Fahrenheit y Celsius (centígrada). La mayoría de nosotros, al escuchar una temperatura expresada en la escala que nos es menos familiar, mentalmente la convertimos a la que conocemos mejor. Pero imagínese qué confusas deben haber sido las cosas al principio del siglo XVIII, cuando se empleaban por lo menos 33 escalas distintas.

Sólo en 1714 se empezó a usar una sola escala de temperatura, cuando el alemán Gabriel Daniel Fahrenheit inventó el primer termómetro práctico, el cual consistía de cierta cantidad de mercurio dentro de un tubo sellado y graduado.

Fahrenheit asignó el grado 0 de su escala a lo más frío que conocía, una mezcla de hielo y sal; y había pensado asignar el grado 12, el más alto de su escala original, a la temperatura de una persona sana. Sólo que, al tomar la temperatura del cuerpo, el mercurio subió en el tubo mucho más de lo esperado. Para evitar unidades tan grandes y poco manejables, dio a su escala ocho veces más divisiones. Entonces, asignó a la temperatura corporal un valor de 96° (8 x 12). La cifra exacta es 98.6° en la escala de Fahrenheit (37°C); la variación obedece a la irregularidad del diámetro interior del tubo que él empleó para su termómetro.

Luego registró los puntos de congelación y ebullición del agua pura: 32° y 212°, respectivamente. Ya en el siglo II a.C., Galeno, médico griego, había propuesto una escala basada en estos mismos puntos. Fahrenheit se dio cuenta de que estas dos temperaturas son puntos de referencia ideales, porque son constantes bajo determinada presión. Su escala de temperatura pronto se hizo popular, sobre todo en los países de habla inglesa, y no tardó en ser imitada.

En 1742, el astrónomo sueco Anders Celsius propuso una escala en la que 0° fuera el punto de ebullición del agua, y 100° el de congelación. (Este sistema fue invertido después de su muerte en 1744.)
Cuando, a fines del siglo XVIII, Francia introdujo el sistema métrico decimal, la escala centígrada de Celsius fue bien acogida. Pronto llegó a ser la escala de temperatura normativa para todo trabajo científico, y se emplea en países que han adoptado el sistema métrico. La escala Fahrenheit aún se usa en muchos países de habla inglesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada