Ir al contenido principal

¿Cuáles son las armas químicas más letales?

Son fáciles de producir pero difíciles de usar, ya que su efectividad está limitada por el tiempo de fabricación y pureza, la forma de dispersión e incluso factores atmosféricos como la dirección del viento. Otro aspecto significativo es que ponen en peligro a sus propios usuarios. Pueden matar de manera rápida, en cuestión de minutos u horas, y a veces con dosis mínimas (en ocasiones puede bastar una sola gota del compuesto). Las más comunes y letales son:

Ricino:
Veneno derivado de las semillas de la planta del mismo nombre. El compuesto venenoso puede fabricarse con facilidad. Se dispersa en aerosol, o se emplea para contaminar el agua o los alimentos. Inhalado causa fatiga, fiebre, dolores de pecho, tos y problemas respiratorios —por ejemplo la acumulación de líquido en los pulmones—. Ingerido provoca severas hemorragias internas.

Sarín:
Es un gas neurotóxico que causa la muerte en pocos minutos. Entra en el cuerpo a través de los ojos y de la piel, y después paraliza los músculos del sistema respiratorio. Sus síntomas son los de escurrimiento nasal, ojos llorosos, visión distorsionada, sudoración, dificultad para respirar, náuseas y cefalea.

VX: 
Neurotóxico en estado líquido que al contacto con el agua se convierte en gas. Aunque es menos volátil que el sarín, es diez veces más tóxico. Se puede esparcir por medio del agua o el aire. Una sola gota en contacto con la piel o inhalada puede matar en unos cuantos minutos. Ocasiona convulsiones y parálisis respiratoria.

Tabún:
Agente neurotóxico que líquido es absorbido por la piel y en forma de vapor se inhala y puede causar la muerte en 15 minutos. Aunque el Tabún puede destruirse por su reacción con cloro, ésta crea un compuesto letal llamado cianógeno clorhídrico. Ocasiona convulsiones y parálisis respiratoria.

Somán:
Neurotóxico más poderoso que el Tabún, actúa más rápido y en concentraciones menores. Se absorbe inhalado o por contacto con la piel y los ojos. Provoca convulsiones y parálisis respiratoria.

Gas mostaza:
Es líquido a temperatura ambiente, aunque puede ser dispersado en aerosol. Incapacita pero no es mortal, a menos que la víctima sea expuesta a grandes cantidades. La inhalación causa quemaduras y ampollas, irritación de los ojos y daño pulmonar, así como tos o bronquitis.

Cloro:
Agente corrosivo que al contacto con la piel y ojos causa quemaduras y distorsiona la visión. Inhalado provoca dificultad para respirar y propicia la acumulación de líquido en los pulmones.

Fosgeno:
Gas paralizante en forma de nube blanca que huele a humedad. Inhalado provoca dificultad para respirar y congestión pulmonar.

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

¿Cómo se forma el agua que está dentro de los cocos?

El agua es producida por la propia palmera a partir de los líquidos que absorbe del suelo donde se encuentra plantada y la humedad que captó del ambiente. La procesan las plantas mayores de cinco meses de edad. Cada coco contiene hasta dos tazas de este líquido dulce y cristalino. Es tan puro y estéril que en la época de la Segunda Guerra Mundial, cuando no había a la mano una solución glucosa, se inyectaba directamente en las venas de los heridos a la manera de suero.
Está compuesta básicamente por agua, azúcares, proteínas y carbohidratos. A la hora de adquirir cocos vale la pena agitarlos para escuchar si tienen líquido en el interior. Si no suenan es porque no han madurado o porque ya son demasiado viejos. Desde tiempos inmemorables el agua de coco ha sido empleada como bebida refrescante y hoy forma parte fundamental de la coctelería.


Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…