jueves, 28 de enero de 2010

¿Qué pasaría se existiera una píldora para obtener conocimiento?

Imagina aprender lo que sea tan sólo tomando una pastilla.

Si los científicos inventaran una pastilla para obtener conocimiento, los niños no tendrían que asistir a la escuela, y las madres de todo el mundo se levantarían en armas para impedir que se vendiera tal producto. 

¿Hay alguien desarrollando este tipo de maravilla?

No... no hay ningún laboratorio dedicado a tal menester. Pero basados en lo que sabemos hasta ahora en la química que rige la memoria, no podemos decir que sea algo imposible. Lo que si se ha hecho, son experimentos con la memoria de los gusanos y las abejas. A éstas últimas se les ha podido implantar recuerdos de un individuo a otro, siendo el segundo capaz de saber en dónde hay campos de flores para ir de recolección sin haber estado antes en ese lugar.

En lo particular, siempre tuve problemas para aprender los lenguajes de programación. Tal vez se deba en parte a que mis maestros no me enseñaban de la manera adecuada... na!, a quien engaño... no nací para eso. Pero me hubiese gustado tomar una pastilla y no haber desperdiciado  horas y horas enteras estudiando esa materia.

Por supuesto, no tenemos ni idea de cómo los pensamientos abstractos del ser humanos se almacenen en el cerebro, así que lo que parece servir para las abejas, podría tener poca o ninguna aplicación en los seres humanos. Por otra parte, sabemos que muchos medicamentos (drogas pues) afectan el funcionamiento del cerebro, por lo que no resulta imposible que los recuerdos puedan ser creados o alterados por una pastilla.

Ahhh! Pero claro que las drogas dejan efectos secundarios dañinos para todo el organismo, algunos de los cuales se perciben hasta después del uso prolongado de las mismas. Con una droga que mejorase la mente o la memoria, los efectos secundarios potenciales podrían cubrir una gama más amplia. Podrías tomar una pastilla para aprender física nuclear, tan sólo para descubrir que has desarrollado una personalidad de nerd, o que se te antoja comer yeso de las paredes.

Pero a pesar de estos efectos indeseados ¿podría el conocimiento obtenido por una píldora realmente compararse con el obtenido a través del pensamiento? En un sentido más profundo, el conocimiento sobre cualquier tema es mucho más que una colección de hechos, además, es una red de interconexiones entre una diversidad de ideas abstractas. Para saber si podemos o no poder adquirir conocimiento a través de una droga, tendríamos que aumentar considerablemente nuestra comprensión sobre como funciona nuestro cerebro. Imagina lo que le serviría esta información al campo de la robótica, en la cual todo es más simple.

La ciencia ficción la tiene fácil, basta con que inventen una palabra curiosa para definir por medio de ésta la implantación de recuerdos o la simulación de inteligencia. Por ejemplo, en Blade Runner, los Replicantes son seres artificiales a los que le implantan recuerdos de seres humanos. Y en el universo Asimoviano, los positrones (los cuáles sólo el sabía que eran) son los responsables de dotar tanto de inteligencia, como de la capacidad de almacenar recuerdos y crear pensamientos creativos. En los seres que basados en CHON (carbono, hidrógeno, oxigeno y nitrógeno) no es tan fácil como parece, pero tampoco es imposible.

Basta hacer un recuerdo de todos aquellos que han dicho haber sido secuestrados por extraterrestres. En las pruebas de polígrafos que se les aplican se puede ver claramente cómo los recuerdos sobre la nave o el aspecto de los seres que los han raptado son para ellos tan reales como los impuestos que hay que pagar.
Ok... vamos a darnos la oportunidad de imaginar que en el futuro ya está lista la pastilla que nos permite aprender cosas nuevas sin experimentarlas, y que se pueda hacer sin apenas una dificultad aparente. ¿Cuál sería el impacto en la sociedad?

El saber da poder, al menos el poder decir: ¡Lo se! - Francisco Hernández

En gran medida, este impacto dependerá del diseño de las pastillas. ¿Qué tipo de conocimiento se incluiría en cada capsula? ¿Quíen controlaría su distribución? ¿Y cuanto costaría cada unidad? Podríamos imaginar todo tipo de escenarios de pesadilla en el que por ejemplo, un gobierno sólo impartiría la enseñanza básica para mantener a sus habitantes con poca educación, permitiendo que sólo la élite que pueda pagar grandes sumas de dinero sea la más educada. O que a determinado sector se le dieran cierto tipo de pastillas de control, con lo cual la opinión pública fuera fácilmente manipulable. Pero para imaginarte eso no es necesario una pastilla, de hecho, muchos gobiernos del mundo lo hacen ahora con ayuda de los medios masivos de comunicación.
¿Qué otro tipo de repercusiones puede haber? 

La sociedad entraría en un estado de conformidad, ya que saber o aprender no requeriría ningún esfuerzo. Se podría contratar a cualquier persona para un puesto, bastaría tomar "la pastilla del conocimiento" para que en un santiamén aprendiera todas las habilidades que se necesiten. La capacidad mental sufriría de atrofia y dependeríamos de un Big Brother para instalarnos todo este software mental.

El SPAM encontraría nuevas formas de inducir a las personas a caer en estafas y no sería ilógico pensar que cada vez que quieras leer un libro, misteriosamente se te antoje una Coca Cola bien fría. AHHHHHHH!!!!
Cosas que quisiera aprender con una pastilla:


  • Bailar.
  • Karate.
  • Nadar.
  • Cálculo diferencial (no se para qué).
  • Cantar.
  • Entender a las mujeres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada