Cómo prevenir las hemorroides

Por si no lo sabías. todos tenemos hemorroides, pero no todos desarrollamos enfermedad hemorroidal. Sigue estos consejos para cuidar esas incómodas venitas que se asoman por el rincón más oscuro de tu cuerpo. Si, ahí donde no te da el sol.

¿Qué hacer para cuidarte?

Mantén buena higiene anal y no rasques o frotes las hemorroides, puedes infectarlas y provocar sangrado; si tienes mucha comezón, opta por darte unas palmaditas suaves para sentir alivio. Evita el estreñimiento con una dieta rica en fibras, esto mejorará tu digestión y evitará, en el mejor de los casos, que hagas esfuerzo cuando defeques, pues el estreñimiento comprime las venas hemorroidales al forzar el paso de las heces.

Si padeces diarrea, acude con un médico. Ésta puede afectar la hemorroide debido a la irritación que se produce en el ano por las deposiciones continuas. Reduce el consumo de alimentos condimentados. Sólo irritan el estómago y lastiman el área donde tienes hemorroides.

No ingieras alcohol en exceso; si puedes, mejor evítalo. Recuerda que los agentes del alcohol que salen con las heces agravan la irritación e inflamación de las tumoraciones. No pujes de más cuando vayas a defecar, el esfuerzo que hace el ano y sus alrededores lesiona las hemorroides. Si no excretas, sé paciente y comienza con una dieta alta en fibras.

El escusa do no es sala de estar, reduce el tiempo que pasas sentado en él, ya que el peso ejercido por la fuerza de gravedad en el ano puede activar y/o agravar las hemorroides. Utiliza papel higiénico suave o toallas húmedas desechables sin perfume ni alcohol. No olvides que se trata de una parte muy sensible cuando tienes hemorroides inflamadas.

No reprimas el deseo de defecar; si tienes dolor, pregúntale a tu médico qué debes tomar y qué pomada untarte para reducir el dolor. Procura evacuar una vez al día como mínimo, esto evitará que te estriñas y otros males digestivos.

Aplícate baños de asiento con agua tibia, cuatro veces al día durante 15 minutos, esto aminorará la inflamación y molestias. Si aparece una hemorroide por el ano, intenta 'meterla' de nuevo cuidadosamente con tus dedos índice y pulgar; si no te animas, espera a que regrese por sí misma a su lugar.

Ponte  bolsitas con hielo para que disminuya el dolor y la inflamación. No te  untes pomada  antihemorroidal por más de siete días. Podría incrementar el sangrado debido a la sensibilidad de la hemorroide.

Si tienes alguna de estas molestias, no te auto mediques; la mayoría de los productos que venden en la televisión no sirven. Visita a tu médico, él te recetará el medicamento adecuado para el problema que tienes.

¿Y tú tienes hemorroides?

  • Se forma un bulto en tu ano que provoca intenso malestar y dolor.
  • Sensación de ardor en el recto.
  • Mucha comezón.
  • Humedad constante.
  • Sangrado al evacuar o manchado de la ropa interior o papel higiénico.
  • En las hemorroides internas, el sangrado no se acompaña de dolor.
  • También pueden salirse del recto, y cuando vuelven a su posición, te arde el ano, sobre todo a la hora de defecar o limpiarte.

Es un mito que las hemorroides sean contagiosas o aparezcan por sentarse en lugares calientes. También lo es que las relaciones sexuales por el ano las curen; al contrario, pueden empeorar el cuadro.