jueves, 18 de febrero de 2010

Diez consejos para usar y cuidar las memorias de la cámara digital

Acabas de llegar de la mejor fiesta de tu vida, tomaste fotos increíbles y cuando llegas a casa enciendes el ordenador para poder disfrutar de ellas inmediatamente. Pero te llevas una desagradable sorpresa cuando el equipo no reconoce la memoria ya que lamentablemente tus fotos se han ido al paraíso digital por no tratarlas con la debida precaución.

Así que para que no sufras una perdida de esta magnitud, he aquí 10 consejos para cuidar la memoria de tu cámara digital.

Consejo número uno: Si le sucede un accidente a tu memoria deja de usarla.

Si accidentalmente borraste las imágenes o si te aparece un error en la pantalla debes dejar de usarla inmediatamente, no tienes de que preocuparte aun, ya que la mayoría de estos desastres suelen repararse; aunque no en un 100 % pero al menos puedes tener la esperanza de que no todo estará perdido. Pero en caso de seguir usándola, lo más probable es que pierdas totalmente la información almacenada.

Consejo número dos: No borres las fotos en la cámara

No es que no lo puedas hacer nunca, pero si tienes la costumbre de borrar todas las fotos en la cámara digital, disminuirás la vida útil de la memoria. En vez de eso, quítala del aparato y descárgalas al equipo, de ahí las puedes borrar o formatear la unidad. Te aconsejo que no utilices “mover a” es más seguro “copiar” para que en caso de que se interrumpa el proceso de copiado, esto no afecte el dispositivo.

Consejo número tres: Siempre… repito Siempre remueve la memoria del equipo cuando te indique que es seguro hacerlo.

Te puedo asegurar que de no seguir esta consejo (que debería ser regla) tendrás una bonita unidad inservible muy pronto.

Consejo número cuatro: Varias tarjetas son mejores que una.

Esto es debido a varias razones, la primera puede ser que hs tomado tantas fotos que es mejor traer otra más o de ser posible varias, no importa la cantidad que puedan almacenar, esto es, que pueden ser de capacidades diferentes. Otra razón es que en caso de que se dañe una no pierdas la oportunidad de capturar esos momentos. Y un último punto puede ser que las utilices para propósitos diferentes; por ejemplo, puedes usar la tarjeta de mayor capacidad para capturar video y la de menor para las fotos (aunque esto no es regla)

Consejo número cinco: Periódicamente formatea las tarjetas de memoria.

En ocasiones, si sólo hacemos el borrado de las fotos, pueden quedar fragmentos de archivo dañados o que entorpezcan el buen funcionamiento de la cámara, para evitar esto, cada cierto tiempo formatea las memorias.

Consejo número seis: formatea la memoria en la cámara en la que la vas a utilizar.

Esto asegura que la estructura de los archivos que necesita la cámara para almacenar las fotografías estará tal y como las necesita, evita mezclar las memorias de diferentes cámaras y en caso de que tengas que formatear una memoria que se haya usado en una cámara diferente, asegúrate de respaldar las fotos que almacena para no perderlas.

Consejo número siete: Apaga la cámara antes de remover la memoria.

Este consejo es similar a lo de asegurarse de removerla del ordenador con seguridad, ya que en caso de que la remuevas mientras ésta está grabando información, lo más seguro es que sufra algún daño.

Consejo número ocho: Actualiza tu cámara (para expertos)

Algunos fabricantes de cámaras en ocasiones actualizan las funciones que la misma puede realizar, para esto hay que descargar un programa para cada modelo y seguir una secuencia de pasos exactos, en caso de que alguno falle, puedes inutilizar la cámara y esto no lo cubre la garantía. Así que atrévete sólo si tienes la confianza de saber que lo vas a hacer bien.

Consejo número nueve: Periódicamente cambia tus memorias

¿Qué tan periódicamente? Eso depende del uso, de la marca y de varios factores más como el clima, pero digamos que una vez al año, en un año de uso rudo y constante es suficiente para que cualquier tipo de tarjeta de lo mejor de sí.

Consejo número diez: Reemplaza las baterías antes de que se agoten

Y nuevamente este consejo trata la perdida de datos, es decir, si esperas a que la cámara se quede sin baterías, probablemente en un intento de grabar la última foto que has tomado, la imposibilidad de terminar el trabajo ocasionará que dañes el contenido, así que cuida el medidor de carga.