Ir al contenido principal

El aventurero suizo que descubrió la ciudad perdida de Petra

En 1809, Johann Ludwig Burckhardt, hijo de un oficial suizo al servicio del ejército imperial de Napoleón, se embarcó rumbo al Cercano Oriente para explorar el misterioso mundo islámico. Los desiertos y las ciudades santas de los árabes habían estado cerrados a los infieles cristianos por más de un milenio. La única manera de abrirlos era haciéndose pasar por musulmán. Burckhardt aprendió árabe y, al llegar a Alepo, se vistió a la usanza del lugar y se convirtió en el comerciante musulmán Ibrahim ibn Abdallah.

Justificaba su raro acento árabe diciendo que era hindú, y si le pedían que hablara indostaní, farfullaba en suizo alemán y satisfacía a sus oyentes árabes.

Ruinas del desierto

Burckhardt mantuvo su identidad ficticia durante ocho años, en los que vivió muchas aventuras. La más famosa fue el descubrimiento de la ciudad perdida de Petra, en algún tiempo próspera capital del reino árabe de los nabateos y que fue sometida por los romanos en el año 106. En Amán, hoy capital de Jordania, escuchó por primera vez acerca de una magnífica ciudad en ruinas en el desierto, de la que se rumoreaba que tenía escondido un tesoro. Las tribus del desierto no permitían que los extraños se acercaran. Pero Burckhardt o, más bien, Ibrahim ibn Abdallah, manifestó su deseo de inmolar en un lugar santo musulmán cercano, la tumba de Aarón. El permiso para tan sagrada peregrinación no podía negarse.

Avanzó a través del desierto y las montañas de arenisca, acompañado por guías recelosos. Guardaba sus notas furtivamente, escribiendo a hurtadillas bajo sus holgadas ropas árabes. Si sus guías hubieran descubierto su verdadera identidad, sin duda lo habrían matado. E122 de agosto de 1812, el aventurero llegó a las impresionantes ruinas de Petra a través de una grieta en las montañas. Tallados en los acantilados de areniscas roja y ocre, había casi un millar de templos, tumbas y monumentos, con esculturas de águilas y extrañas bestias, y piedras negras consagradas al dios del Sol, Dushara. Burckhardt se convirtió en el primer europeo, desde la época del Imperio Romano, en disfrutar de este espectáculo asombroso.

Burckhardt regresó ileso del viaje a Petra y emprendió una peregrinación a La Meca en 1814. Fue el primer infiel que entró a la más sagrada ciudad del Islam. Su disfraz se había vuelto parte de él mismo, para entonces. Cuando murió de disentería en El Cairo, en 1817, su otra identidad ya se había apoderado de su vida. A petición suya, lo enterraron en un cementerio musulmán. En la lápida se inscribió el epitafio siguiente: "Peregrino Ibrahim ibn Abdallah."

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

¿Cómo se forma el agua que está dentro de los cocos?

El agua es producida por la propia palmera a partir de los líquidos que absorbe del suelo donde se encuentra plantada y la humedad que captó del ambiente. La procesan las plantas mayores de cinco meses de edad. Cada coco contiene hasta dos tazas de este líquido dulce y cristalino. Es tan puro y estéril que en la época de la Segunda Guerra Mundial, cuando no había a la mano una solución glucosa, se inyectaba directamente en las venas de los heridos a la manera de suero.
Está compuesta básicamente por agua, azúcares, proteínas y carbohidratos. A la hora de adquirir cocos vale la pena agitarlos para escuchar si tienen líquido en el interior. Si no suenan es porque no han madurado o porque ya son demasiado viejos. Desde tiempos inmemorables el agua de coco ha sido empleada como bebida refrescante y hoy forma parte fundamental de la coctelería.


Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…