Ir al contenido principal

¿Qué tienen en común un diamante, un lápiz y un copo de nieve?

La palabra "cristal" proviene del griego krystallos, "frío" (alguna vez se creyó que cierta variedad de cuarzo era hielo que se había congelado tan intensamente que nunca se derretiría).

Solemos pensar en los cristales como las figuras regulares, muchas veces bellas, que adquieren ciertos sólidos: el hielo en forma de copo de nieve o las brillantes caras de un diamante. Pero el grafito —la punta de un lápiz— también lo es. Para un científico, cristal es toda sustancia sólida estructura molecular sigue un patrón fijo. Los cristales pueden ser casi de cualquier forma o tamaño, y de una gran variedad de sustancias. La Calzada de los Gigantes, en Irlanda, es de basalto de cristal de roca, y mide lo que un edificio de cuatro pisos; en cambio; los cristales de grafito son casi invisibles. Y un solo elemento puede producir cristales asombrosamente diferentes uno de otro. 

El agua, por ejemplo, cristaliza en trozo de hielo o en delicado copo de nieve. Diamantes, grafito y brasas son cristales de carbono. Pero, ¿por qué el diamante es tan duro, y el grafito tan suave que no sólo se usa como punta de lápiz, sino también como lubricante?
En términos científicos, existen dos clases de cristales: aquellos, como el diamante, estructurados en tres dimensiones, y otros, como el grafito, compuestos por capas.

Cada átomo de carbono en un diamante está unido por cada lado con su vecino más cercano, y arriba y abajo con el enlace químico más cerrado, en un modelo simétrico. En el grafito los enlaces también son numerosos y regulares, pero arriba y abajo sólo hay unos cuantos. Las delgadas y débilmente unidas capas de carbono se cortan con facilidad; es esta cualidad la que hace posible escribir o dibujar con lápiz, pues las capas de grafito se separan y se adhieren al papel. Al unirse en capas, los átomos resbalan unos sobre otros y tornan al grafito en lubricante sólido.

Ciertos cristales, como el cuarzo, se cargan eléctricamente al aplicarles presión. En cambio, la electricidad expande el cuarzo o lo contrae. En un reloj de cuarzo, la corriente eléctrica alterna hace vibrar el cristal, y las vibraciones son tan regulares que su margen de error es de un segundo por año.

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…

El calor que congela

A medida que ascendemos por la atmósfera terrestre, la temperatura no disminuye de forma constante al aproximarse al espacio exterior. Al principio lo hace a un ritmo de 1°C cada 150 m, hasta alcanzar un promedio de —65°C a 18 km. Pero ahí, donde comienzan la estratosfera y la capa de ozono, la luz ultravioleta del Sol transforma el oxígeno en ozono. Esta reacción química produce calor y, por lo tanto, la temperatura se eleva otra vez paulatinamente, hasta alcanzar —3°C a una distancia de 50 km de la superficie de la Tierra. Ahí terminan la estratosfera y la capa de ozono. Más allá, el aire es tan ligero que el efecto del calentamiento ultravioleta es insignificante, y progresivamente se va enfriando hasta los 80 km, donde la temperatura baja a —90°C.
Pero en la ionosfera, que se inicia ahí y se extiende hasta 300 km, sucede un efecto muy extraño. Rayos ultravioleta de pequeña longitud de onda y rayos X provenientes del Sol penetran las moléculas de gas y despojan a los átomos de sus…