lunes, 22 de marzo de 2010

Cinco errores históricos del arbitraje en el futbol

La mano de Dios, México 1986

Cuartos de final: Argentina vs. Inglaterra, con arbitraje de Ali Bennaceur (Túnez)
22 de junio en el Estadio Azteca

Al minuto 51 se dio la jugada que inmortalizó a Diego Armando Maradona y al tunecino Bennaceur. Diego quiso pasar el balón entre varios defensas ingleses y en su afán por despejar el zaguero Steve Hodge pateó el esférico hacia arriba, fue entonces cuando Maradona y el guardameta Peter Shilton lo disputaron. Shilton saltó al mismo tiempo que Maradona lo hacía con su puño izquierdo extendido. La pelota pegó en la extremidad del argentino y se metió en el arco inglés. Tras las protestas, el tunecino acudió con el abanderado para ratificar el tanto. Cuatro años después “La mano de Dios” se hizo presente de nueva cuenta en Italia 90, esta vez en el área argentina en un partido frente a Rusia, la cual no fue castigada.
Goles anulados, Corea-Japón 2002

Cuartos de final: Corea del Sur vs. España, con arbitraje de Gamal Al Ghandour (Egipto)
22 de junio en el estadio Gwangju

Anular un gol en el partido de Copa del Mundo no es senillo, pero dos y a un mismo equipo es histórico. Corea hizo valer su localía gracias a la ayuda del egipcio Ghandour y los abanderados Michel Ragoonath de Trinidad y Tobago y Ali Tomusange de Uganda. En el primer tiempo, Joaquín envió un centro a la testa de Fernando Morientes, quien con certero cabezazo manó la pelota a las redes; sin embargo, el trinitario levantó la bandera para indicar que el balón había cruzado la línea de meta cuando esto no sucedió. Para el segundo tiempo extra. Rubén Baraja anotaría otro gol que fue anulado por un fuera de juego inexistente. Tras la calificación coreana, Ghandour se sonreía cínicamente con el técnico coreano.
Cachazo, Estados Unidos 1994

Cuartos de final: Italia vs. España, con arbitraje de Sandor Puhl (Hungría)
9 de julio en el Estadio de Foxboro

Bastó una jugada en la carrera del que solía ser el mejor silbante europeo y uno de los más destacados en su momento para que su fama terminara en el olvido. Con el juego 2-1 a favor de Italia y jugándose el minuto 92, Mauro Tassoti propinó certero codazo al rostro de Luis Enrique, quien entraba sólo por el centro del área grande a la espera del centro de José Luis Caminero. La falta de Tassoti significaba un penal y un hombre menos para Italia… esto nunca ocurrió. Puhl, quien venía de frente a la jugada, no “vio” como el italiano le fracturaba la nariz al ibérico y dejaba a España fuera del Mundial. Semanas después, la FIFA reconoció su error y únicamente castigó a Tassoti con ocho juegos de suspensión, mientras que a Puhl no le dijeron nada.
¿Qué fue lo que marcó?, México 1986

Cuartos de final: Alemania vs. México, con arbitraje de Jesús Díaz (Colombia)
21 de Junio en el Estadio Universitario de Nuevo León

Nunca se supo que fue lo que el silbante cafetero marcó durante una de las jornadas más tristes de la historia del futbol mexicano. Cuando se jugaba el tiempo extra entre teutones y los anfitriones del Mundial, se produjo una jugada polémica en su momento, pero que segundos después se sabría que de eso no tenía nada. Un balón dividido quedó suelto en el área chica de Alemania y como bolos de boliche tanto jugadores del Tri como alemanes cayeron al césped. Antes de Javier el “Abuelo” Cruz golpeara la pelota y la enviara a las redes, el arquero Harold Shumacher levantó la mano por supuesta falta o fuera de lugar. La repetición mostro que no existía foul o posición adelantada; al final México quedó fuera en penales y los teutones siguieron su camino hasta la disputa del trofeo.
Gol fantasma, Inglaterra 1966

Final: Inglaterra vs. Alemania, con arbitraje de Göttfried Dienst (Suiza)
30 de Junio en el Estadio Wembley

Lugo de 90 minutos, ingleses y alemanas se rehusaban a definir la Copa del Mundo. Por ello, se fueron al alargue y esto daría paso al gol más polémico en la historia de los Mundiales. A los 13 minutos del primer tiempo extra, el inglés Geoffrey Hurst disparó y el esférico pegó en el travesaño del portero Tikowski. La pelota dio un bote y picó sobre la línea. El juez de línea soviético Bakhramov, alzó su banderín y dio por bueno el gol, mientras que el suizo Dienst convalidó el tercer tanto inglés. Inglaterra ganaría 4-2, aunque ese gol no influiría. Hasta la fecha no existe toma televisiva donde se muestre que la pelota rebasó la línea de gol Años más tarde, el abanderado soviético diría: “No vi entrar la pelota, pero Dienst puso sobre mi espalda toda la responsabilidad”.

Cinco errores históricos del arbitraje en el futbol