viernes, 30 de abril de 2010

10 Mentiras que la mayoría de los padres les dicen a sus hijos

El padre promedio le dice a sus hijos alrededor de 3000 "mentiras piadosas" durante su niñez, según un estudio en el Reino Unido. Si ese número te suena realmente bajo, entonces eres un padre de familia. Los progenitores les mienten a sus niños por todo tipo de razones: para protegerlos contra el mundo exterior, para evitar que se hagan daño o para que se sienta mejor. Algunas de las teorías más recientes sobre la paternidad pretenden demostrar que decirles a los niños cualquier tipo de mentira, por pequeña que sea, no es bueno para su salud mental. Los expertos recomiendan decirle la verdad sobre Santa Claus, sobre el ratón de los dientes y/o el conejo de Pascua tan pronto como sea posible; pero eso le quita lo divertido a la niñez. Lo que implican en estos estudios es que los pequeños necesitan aprender, a una edad cada vez más temprana, que las mentiras son parte de la vida.

1.- Santa Claus existe, pero sólo te traerá juguetes si te portas bien.

La “Amenaza de Santa” es suficiente para mantener el buen comportamiento de muchos niños. Los padres les dicen a sus hijos que permanecen en contacto con él durante todo el año, y que están informando constantemente de su comportamiento; lo mismo ocurre con el conejo de Pascua y el ratón de los dientes. Cuando nuestros hijos saben que hemos estado mintiendo, el efecto puede ser devastador. Podrían incluso pensar que todo lo que les hemos dicho o enseñado es mentira.

2.- Esto me va a doler más a mí que a ti.

¡Pero qué frase tan estúpida es esa! ¿Cómo podría una vacuna dolerle más al que no se la ponen? Pero al menos en esta circunstancia se dice para tranquilizar; sin embargo, se utiliza comúnmente en otra situación. Al ver que el pequeño se ha portado mal, y se decide por un castigo físico, el que recibe el golpe es al que le duele…. PUNTO. Si has tomado la decisión de aplicar la fuerza bruta para corregir un comportamiento, al menos no digas esta frase tan imbécil.

3.- Mamá y papá están durmiendo la siesta.

Sólo aquellos que son padres entenderán el doble sentido de esta pequeña mentira piadosa. Sí, mamá y papá están en el dormitorio, pero no, en realidad no están durmiendo. Cuando la puerta de la habitación está cerrada se les dice a los niños que no entren a menos que se trate de una VERDADERA emergencia. Lo que sucede detrás de esas puertas cerradas no tiene que ser compartida con el jovencitos ¿verdad? Pero según crecen les dará más curiosidad por saber qué es eso que se escucha cuando les dicen que sus padres están dormidos. Poco a poco se las ingenian para darse una idea de lo que en verdad ocurre

4.- Comer verduras te hará crecer grande y fuerte

Les decimos a nuestros hijos toda clase de falsedades para conseguir que se coman sus vegetales, las frutas y demás cosas nutritivas. Uno de los clásicos es que la espinaca los convertirá en un hombre grande y fuerte (Maldito Popeye porque no comía hamburguesas). Si, los vegetales harán su parte, sin embargo, la genética es la que realmente juega papel más importante en la estatura y la fuerza que alguna vez pueda llegar a obtener. Por suerte los chicos no saben esto, de lo contrario, nunca podríamos lograr que se coman ese horrible, horrible betabel.

5.- Si juegas con tus partes privadas te vas a quedar ciego

Siempre es más fácil decir esta mentira que buscar información sobre cómo educar a los niños sobre su propia sexualidad. No estoy seguro si la mentira tal cual sea muy común, lo que sí es seguro es que la mayoría de los adultos no desea que ese autodescubrimiento se dé nunca, o que al menos comience muy, muy tarde.
6.- Si haces muecas se te va a quedar la cara de esa manera
"Si cruzas los ojos, se quedarán así para siempre " es otra mentira relacionada. Los padres usan estas advertencias simplemente para obligar a los hijos a dejar de hacer gestos extravagantes. Si, así de sencillo. ¿No me digas que tu no haces gestos?

7.- Mamá / papá nunca tomó drogas ilegales o bebió alcohol siendo menor de edad, o no tuvo relaciones sexuales prematrimoniales.

En un intento por asegurarse de que sus propios hijos no cometan los mismos errores del papá/mamá en la adolescencia, es probable que se les diga que nunca, pero nunca se ha hecho algo similar. “No, por supuesto que no tuve relaciones sexuales antes del matrimonio, eso está mal. Te tienes que espera hasta estar casado(a)” “No, Nunca tomé alguna droga ilegal cuando tenían tu edad” “Yo no bebía alcohol hasta que tuve 21 años, y sólo con moderación”. Esta categoría de mentiras puede ser la mentira más grande y popular de las que los padres les dicen a sus hijos y la que se da con más frecuencia.

8.- Hoy no puedes ver a Bob Esponja porque el televisor está roto.

Desafortunadamente, la mayoría de los niños son lo suficientemente inteligentes para darse cuenta de que esto no es verdad, no importa con qué frecuencia y vehemencia se los digamos. En un intento de tener algo de paz y tranquilidad, es muy fácil decirles a los hijos que su programa favorito fue cancelado, que el cable no se ha pagado, o que la antena está rota. Luego, su pequeño aficionado a la tecnología se prestará como voluntario para reparar el desperfecto, y voila, Bob Esponja una vez más dirá a todo volumen “ESTOY LISTO”.

9.- La cigüeña te trajo a nosotros.

"¿De dónde vienen los bebés?" o, aún más común, "¿De dónde vengo?" es una pregunta que TODO niño hace alguna vez. Los pre-púberes lo preguntan y los padres eligen una variedad de esta mentira para no explicar la verdad tal cual es. El método directo probablemente sería lo mejor, pero muchos padres aún confían en el folklore y la leyenda para explicar este fenómeno a su descendencia. Dependiendo de la edad del niño, él o ella probablemente no se creerán la metáfora de la cigüeña, pero estoy seguro de que se han inventado muchas formas creativas y falsas para explicar el proceso de dar a luz a su hijo.
10.- Si me dices la verdad, no tendrás problemas
Casi todos los padres lo hemos dicho, pero es una total mentira. Sí, tal vez si dice la verdad el castigo será menor, pero de todos modos está metido en un lío. Cuando los niños crecen, su mente se las ingenia para resolver este dilema, y con la ayuda de los programas policiacos aprenden que todo lo que diga no solo puede, sino que será usado en su contra. Entonces, deciden convertirse en mentirosos consumados para evitar una condena.

¿Y tú qué mentiras dices/te dicen? Déjalo en los comentaros… la más creativa se ganará un iPad. (Ja, Ja!, eso es mentira)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada