Ir al contenido principal

El descubrimiento de Australia por viajeros del Paleolítico

Cuando el capitán James Cook, explorador inglés, condujo a sus hombres a la bahía Botany en 1770, fueron los primeros europeos en pisar suelo australiano. Pero 60,000 años antes, la enorme isla continente había sido descubierta por un grupo aún más extraordinario de exploradores: los antepasados de los actuales aborígenes.

Australia no siempre fue una isla. Hace 200 millones de años formó, con la India, la Antártida, África y Sudamérica, el enorme continente de Gondwana.

El movimiento gradual de las placas tectónicas que componen la corteza terrestre rompió esa gran masa de tierra. Para la época en que el hombre evolucionó en África y se iba expandiendo por el planeta, Australia había sido arrastrada, separada y aislada por el océano. Empero, hace 60 000 años ciertos intrépidos aventureros de la Edad de Piedra emigraron hacia el sur desde Asia y empezaron a poblar esta isla por demás inhóspita y desierta.

Los primeros inmigrantes son los más antiguos navegantes de que se tenga noticia, y debieron llegar desde China por Filipinas, o del sudeste asiático por Indonesia, navegando de isla en isla hasta la costa norte de Nueva Guinea o de Australia. Tuvieron que salvar tramos de océano de hasta 400 km de largo.
Todavía no se sabe cómo un pueblo provisto solamente de las herramientas de piedra más sencillas pudo construir canoas o balsas adecuadas para navegar por el océano. Tampoco se ha dilucidado qué lo motivó a aventurarse en una riesgosa travesía más allá de los estrechos límites del mundo que conocía.

Una vez en Nueva Guinea, los aborígenes ya no requerían botes. El nivel del mar era entonces mucho más bajo que hoy, de modo que Nueva Guinea estaba unida a Australia en una sola masa de tierra, que los geólogos denominan Sahul. A lo largo de decenas de milenios, los aborígenes se distribuyeron por toda Australia, en migraciones durante las cuales recorrían enormes distancias a pie, hasta que hubo casi medio millón de ellos en los amplios espacios de la isla, ocupando incluso la costa del sur.

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

¿Cómo se forma el agua que está dentro de los cocos?

El agua es producida por la propia palmera a partir de los líquidos que absorbe del suelo donde se encuentra plantada y la humedad que captó del ambiente. La procesan las plantas mayores de cinco meses de edad. Cada coco contiene hasta dos tazas de este líquido dulce y cristalino. Es tan puro y estéril que en la época de la Segunda Guerra Mundial, cuando no había a la mano una solución glucosa, se inyectaba directamente en las venas de los heridos a la manera de suero.
Está compuesta básicamente por agua, azúcares, proteínas y carbohidratos. A la hora de adquirir cocos vale la pena agitarlos para escuchar si tienen líquido en el interior. Si no suenan es porque no han madurado o porque ya son demasiado viejos. Desde tiempos inmemorables el agua de coco ha sido empleada como bebida refrescante y hoy forma parte fundamental de la coctelería.


Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…